19 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La última actitud de Cristiano Ronaldo en la Eurocopa provocó la bajada de 4.000 millones de euros en las acciones de Coca-Cola

Pérdidas millonarias: El peligro que suponen los gestos inadecuados de los vips para las empresas patrocinadoras

Caída de acciones
Caída de acciones
El pasado lunes, el futbolista portugués Cristiano Ronaldo decidió retirar unas botellas de Coca-Cola de la mesa en la que iba a dar una rueda de prensa. Debido a este gesto, la empresa, que es patrocinadora principal de la Eurocopa, perdió 4.000 millones de euros en el valor de sus acciones. Pero esta no es la primera vez en la que una empresa ve como pierde una gran cantidad de dinero por culpa de la actitud de una celebridad.

Los eventos deportivos internacionales son uno de los mayores escaparates para que las empresas aumenten su alcance y su visibilidad. Debido a la gran difusión que tienen estos torneos, en su mayoría retransmitidos por todo el mundo, la opción de convertirse en uno de sus patrocinadores principales es un lujo por el que pujan muchas marcas reconocidas. Estas empresas obtienen un doble beneficio con su inversión ya que no solo logran una gran exposición mediática sino que también consiguen que el público relacione su negocio con los valores del deporte.

Pese a estos beneficios, la inversión que se debe hacer para convertirse en el patrocinador principal de estos torneos es muy elevada por lo que, la entidad que organiza la competición, debe asegurar a la marca que todo funcionará correctamente.

El pasado lunes, el futbolista portugués Cristiano Ronaldo compareció en sala de prensa con motivo de su debut en la Eurocopa. Este conocido torneo de fútbol es organizado por la UEFA cada cuatro años y determina qué selección nacional reina en el mundo del fútbol de todo el continente.

En esta competición, la conocida marca de bebidas Coca-Cola es una de las patrocinadoras principales por lo que, en la mesa donde Cristiano Ronaldo debía hablar ante los medios, la organización del torneo había colocado dos botellas de esta famosa bebida. Cuando el futbolista portugués se dio cuenta de la existencia de estas botellas, decidió retirarlas y recomendó beber agua y no este tipo de bebidas carbonatadas.

Lo que, en un primer momento pudo parecer un gesto inocente por parte del futbolista, se convirtió en un golpe millonario para Coca-Cola que asistió impotente a la bajada de más de 4.000 millones de euros en el valor de sus acciones.

Pero esta no es la única vez en la que la actitud de una persona conocida afecta a las acciones de una marca. El caso más reciente tras el de Cristiano Ronaldo es el del famoso y multimillonario emprendedor Elon Musk y su influencia en el valor de la criptomoneda Bitcoin. El valor de esta criptomoneda antes de su caída rozaba los 50.000 dólares, pero una publicación en redes sociales de Musk dando a entender que se había deshecho de su inversión en la criptomoneda provocó que, en pocos días, su valor cayera casi un 40%.

Una compañía de deportes que también ha sufrido este tipo de incidencia es la UFC. Esta empresa es la mayor promotora de artes marciales del mundo y su valor a finales de 2020 rozaba los 10.000 millones de dólares, algo que le permite posicionarse como uno de los deportes más importantes del continente americano. Uno de los patrocinadores principales de la UFC es la bebida energética Monster Energy, una marca que invierte una gran cantidad de dinero en diferentes deportes como MotoGP.

Rueda de prensa de UFC patrocinada por la empresa Monster Energy

Debido a algunos desencuentros con uno de sus trabajadores, ciertos peleadores de la UFC han realizado gestos similares al de Cristiano Ronaldo, ocultando las botellas de esta marca para que no se vieran en las emisiones de las ruedas de prensa. Las consecuencias que han tenido estos gestos han sido evidentes para la marca Monster Energy, pues un número considerable de usuarios en redes sociales han tratado de boicotearla para apoyar a sus peleadores favoritos.

Otro caso similiar es el del futbolista francés Paul Pogba, que también se unió a este desafío contra las grandes marcas apartando una botella de la conocida marca de cervezas Heineken en la rueda de prensa posterior a un partido que también se disputó en la Eurocopa.

Parece que las entidades organizadoras de eventos deportivos tendrán que buscar una solución ante estas "rebeldías", pues podría verse en peligro el patrocinio de estos grandes eventos deportivos.

COMPARTIR: