23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

3 errores habituales que la gente comete al solicitar un préstamo online

Hay muchas ocasiones en la vida en la que un préstamo es fundamental, ya sea para un imprevisto o para una necesidad mayor y planificada los préstamos son fundamentales en nuestro día a día. En este sentido los préstamos online han surgido como una de las mejores alternativas por aunar todo tipo de ventajas, esencialmente en el acceso y la facilidad para tramitar el préstamo, el estudio y la recepción de fondos.

Esto ocurre con un préstamo rápido que como su propio nombre indica, en muchas ocasiones se necesita tramitar de la forma más diligente para cubrir imprevistos. Unos préstamos que, aunque nos solucionen de problemas no dejan de ser un compromiso entre dos partes que hay que cumplir y un coste financiero. Por ello, solicitar un préstamo de forma responsable y evitar errores tan comunes es tan importante.

Pedir más dinero del que se necesita

Aunque empresas como Moneyman ofrecen el primer préstamo de hasta 300 euros sin intereses en unos pocos minutos, en la mayoría de los casos los préstamos online tienen coste y por ello, cuanto más pidamos, mayor coste tiene y también mayor riesgo de no poder devolverlo a tiempo.

Por todo ello el primer principio para una financiación responsable es siempre solicitar solo lo que se necesita y en un plazo en el que podamos cumplir nuestro compromiso de devolución. Gracias a ello, si volvemos a tener algún tipo de necesidad de fondos podemos recurrir a esta herramienta que de forma rápida y transparente nos puede aportar el dinero necesario.

No comparar entre distintas opciones

Un segundo error es lanzarnos al primer préstamo disponible. Es importante analizar las distintas ofertas y así, por ejemplo, beneficiarnos de mejores condiciones como el préstamo sin intereses de Moneyman que acabamos de señalar.

En este análisis debemos tener muy en cuenta diferentes aspectos. No solo el coste, aunque tenga gran importancia y ver cual es el más económico, también es necesario analizar otros puntos clave como que cantidad máxima ofrece, el plazo de devolución o las formas de pago. El objetivo es contratar siempre el producto con mejores condiciones y más flexible para conseguir el objetivo que nos hayamos marcado.

No tener ingresos para su devolución

Como también hemos mencionado, un préstamo es un compromiso entre dos partes, la entidad nos entrega el dinero para cubrir nuestra necesidad y quien recibe a devolverlo en el plazo y forma acordado.

Por eso, en un préstamo online, en el que los plazos son además generalmente más cortos, hay que tener siempre en cuenta que vamos a cumplir los plazos prefijados y que vamos por tanto a poder devolver el préstamo; es decir, que podamos cumplir con lo pactado.

El riesgo de no hacerlo va mucho más allá de asumir un sobrecoste por gastos de demora, si no también en no volver a poder recurrir a una herramienta que está ayudando a miles de familias a cumplir sus metas o a equilibrar su economía familiar cuando surgen pequeños problemas financieros.

COMPARTIR: