13 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El paro del sector se prolonga aunque puede perder fuerza tras el acuerdo alcanzado por uno de los sindicatos con la patronal

Huelga del transporte en Portugal: el pulso de los camioneros que ha puesto en jaque a su país y ha afectado a España

La huelga que ha paralizado Portugal.
La huelga que ha paralizado Portugal.
La huelga del transporte de mercancías peligrosas en Portugal está ocasionando problemas de tráfico y escasez de combustible en el país, por lo que algunas gasolineras españolas, sobre todo las de Huelva, están sufriendo largas colas de espera, según ha advertido la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM), que recomienda a las empresas de transporte que operan en Portugal o circulen por sus carreteras que organicen bien sus rutas para evitar problemas.

El paro de los transportistas lusos  arrancó este lunes y los sindicatos prometieron que sería indefinida. No obstante, conforme se acercaba el fin de semana y después de la intervención del Gobierno, el número de estaciones afectadas comenzó a disminuir.

Este viernes, después de las celebraciones del día de la Asunción, festivo en España y Portugal, se anunció que patronal y uno de los sindicatos de transportistas había alcanzado un acuerdo.  La asociación Nacional de Transportadores Públicos de Carretera de Mercancías (Antram) y el Sindicato Independiente de Conductores de Mercancías (Simm) pusieron en marcha el paro que hasta el momento mantienen el resto de sindicatos convocantes.

La huelga de transportistas ha mantenido en jaque a Portugal.

No obstante, las estaciones de servicio ubicadas del lado español de la frontera siguen teniendo muchos problemas. María Jiménez, que trabaja en una estación de la localidad de Tui en Pontevedra, asegura que nunca antes había visto tanto movimiento en la estación de servicio. “De aquí a la frontera son cuatro minutos en coche, por lo que es común que gente de Portugal reposte aquí, porque es menos costoso. Sin embargo, hoy tenemos el doble de lo habitual”.

La trabajadora de la estación gallega aclara que no hay riesgo de que se queden sin combustible porque la capacidad de la estación no se ha visto sobrepasada, pero teme que la huelga se prolongue porque la operativa ha hecho que se aumente el personal y se cambien los protocolos para adaptarse al volumen de vehículos.

Por su parte, Ramón, uno de los veraneantes del puente del 15 de agosto, ha explicado a este diario que visitará Esposende cerca de Oporto y como previsión repostaría justo antes de cruzar la frontera. "Prefiero llevar el tanque completo y evitar cualquier tipo de incidente en Portugal. Escuché lo de la huelga, que no se cumplían los servicios mínimos... En teoría la zona del Minho no se ve afectada, pero es mejor prevenir”.

Los transportistas se han hecho fuertes en sus posturas aprovechando el mes vacacional.

Según los usuarios, las zonas más afectadas son las del sur de Portugal, lo que ha influido en gran medida a las estaciones de servicio de Huelva. Durante los primeros días de huelga en la que no se cumplieron los servicios mínimos algunas estaciones de la provincia andaluza se quedaron sin material para repostar.

Pero, según varias estaciones de la zona fronteriza, después de la Huelga de Semana Santa, ya se tenía previsto un aumento repentino de los clientes y por tanto, las estaciones hicieron previsión para evitar quedarse sin combustible. Finalmente, fueron pocas las estaciones de Huelva y Galicia que echaron el cierre por falta de material. 

Del paro total a la intervención del Ejército

El lunes, el paro inició con algunos percances, ya que varios transportistas habían acudido a trabajar antes de lo previsto. Algunos sindicalistas aseguraron que los conductores recibieron amenazas o sobornos para que no cumplieran con las condiciones del paro. Sin embargo, el gobierno aseguró que la situación era cívica y que el paro se desarrollaba con normalidad.

El día martes La CETM aseguró que los transportistas ya no cumplirían con los servicios mínimos después de que varios camiones cisterna con combustible comenzaran a operar una hora antes de lo pactado durante el inicio de la huelga. El Gobierno del primer ministro luso, Antonio Costa, ha declarado la situación de crisis energética como mínimo hasta el 21 de agosto.

Esta declaración obliga a los transportistas a prestar servicios a hospitales, puertos y aeropuertos, aunque permite realizar racionamientoa  conductores particulares. Con el incio del fin de semana, la huelga se mantiene pero no causa el mismo efecto que los primeros días. 

Aunque amplias zonas del país han sido afectadas por el poco carburante, la reactivación parcial de los servicios han permitido surtir a varias estaciones. 

COMPARTIR: