09 de diciembre de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La multinacional tecnológica se hará con ITP Aero y estará gobernada por los poderes afines a Pedro Sánchez que "no navegan contra el Gobierno"

La Moncloa utiliza al presidente de Prisa Joseph Oughourlian para tomar el control de Indra

El Cierre Digital en
/ Javier Monzón Pedro Sánchez y Joseph Oughourlian.
Golpe de timón en Indra tras el relevo de cuatro consejeros independientes y la no renovación de otra. Amber Capital, accionista mayoritario de Prisa, ha irrumpido como el cuarto accionista de la tecnológica. El fondo buitre comandado por Joseph Oughourlian ha conformado un núcleo duro junto a la gubernamental SEPI y a la vasca Sapa, proveedora de Defensa.

Pedro Sánchez ha mostrado este pasado fin de semana su hartazgo por los "golpes" que está recibiendo el primer Gobierno español de coalición progresista en la actual etapa democrática por parte de algunos "poderes económicos y mediáticos".

La Moncloa también quiere jugar sus cartas en el terreno empresarial y para ello ha impulsado la conformación de un núcleo duro en la estratégica Indra, controlada por la gubernamental SEPI, la vasca Sapa (proveedora de Defensa) y Amber Capital (principal accionista de Prisa).

Este trío suma más del 36% del capital de la firma tecnológica y de defensa en un momento clave para esta compañía, ya que España va a duplicar su gasto en Defensa (del 1% del PIB al 2%). Estos más de 10.000 millones extra anuales de inversión, comprometidos con la OTAN a raíz de la guerra de Ucrania, previsiblemente propulsarán a Indra.

Cierto es que el golpe de timón socialista en la estratégica fue muy mal recibido por los inversores, que propinaron una cornada bursátil del 15% a esta compañía de la que han sido cesados cuatro consejeros 'rebeldes', Alberto Terol, Ana de Pro, Enrique de Leyva y Carmen Aquerreta. A estas caídas se les suman la no renovación de Isabel Torremocha y la dimisión ayer de Silvia Iranzo.

el Consejo de Administración de Indra cuenta con 7 miembros, solo 2 de ellos independientes, por lo cual se despeja el camino diseñado por el Gobierno de España para que Indra se haga con el fabricante de motores aeronáuticos y turbinas ITP Aero. En el consejo se sientan, representando a SEPI, el exministro socialista Miguel Sebastián y el exdiputado socialista Antonio Cuevas (y pronto lo hará otro exdiputado del PSOE, en este caso el navarro Juan Moscoso).

La Moncloa también ve con alegría que en el próximo consejo de administración de la compañía, que se celebrará en julio, el presidente, Marc Murtra, pasará a contar con labores ejecutivas con la complicidad de Sapa Palencia (liderada por el nuevo consejero dominical Jokin Aperribay, tercer accionista de Indra, cercano al PNV y presidente de la Real Sociedad) y Amber Capital (primer accionista de Prisa y cuyo presidente se ha convertido en accionista de Mediaset en plena OPA de los Berlusconi).

Murtra, cercano al PSC, preside Indra desde el pasado año en sustitución de Fernando Abril-Martorell, que no gozaba de la plena confianza del Gobierno de España. Cabe recordar que Abril-Martorell accedió al cargo en 2015 tras otra maniobra gubernamental, en este caso liderada por el PP.

Sede de Indra. 

Entonces, el ministro de Defensa Pedro Morenés consiguió tumbar a Javier Monzón, presidente de Indra desde la fundación de la empresa en 1992. Monzón, que luego presidiría Prisa con la ayuda del Banco Santander, se había mantenido al frente de la tecnológica bajo los gobiernos de Felipe González, José María Aznar y José Luis Rodríguez Zapatero.

El directivo, que vio con alegría que Indra recibiera en 2014 el Premio AECA a la Transparencia Empresarial, se marchó con un finiquito de 16 millones de euros sin que los medios que hoy denuncian las "injerencias gubernamentales" abriesen demasiado la boca.

¿Independencia?

Murtra intentó este domingo exhibir en El País una independencia que no resulta demasiado creíble y asegura que piensa "en el 100% de los accionistas, en los pequeños, en los grandes, en los que son activos y en los que son más pasivos. Ese es mi trabajo y solo me dedico a eso. Ni hay interferencias ni hay injerencias, ni las habrá mientras sea presidente de esta compañía. Indra se va a regir por criterios técnicos y profesionales".

"Nosotros nos tenemos que adaptar al mercado para pasar a ser el actor principal en España y uno de los grandes actores europeos en el ámbito de la tecnología. Si esta oportunidad no la captura Indra, la va a capturar otro operador europeo", añade. Lo cierto es que la SEPI deberá rendir cuentas ante la CNMV por este movimiento impulsado en Indra. 

COMPARTIR: