07 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El lobby de las ETT señala que 7.000 empleados fijos dejaron su puesto en agosto en España, con un crecimiento interanual de más del 168 por ciento

'Cara B' de la reforma laboral: Se disparan las renuncias de los trabajadores indefinidos

Yolanda Díaz.
Yolanda Díaz. / Ministra de Trabajo y Economía social y vicepresidenta segunda del Gobierno de España.
La reforma laboral impulsada por el Gobierno de España hace nueve meses ha disparado los contratos indefinidos, que se han quintuplicado en lo que llevamos de año y se han multiplicado por quince en el caso de los fijos discontinuos. Pero esta medida legislativa tiene una 'cara b', tal y como están denunciando algunas empresas privadas.

Nueve meses después de aprobarse la reforma laboral se ha evidenciado su eficacia en el aumento de los contratos indefinidos, que se han quintuplicado (y multiplicado por 15 en el caso de los fijos discontinuos). Al mismo tiempo, las contrataciones temporales se han desplomado a la mitad. 

Es cierto que esta medida legislativa cuenta con algunas sombras, tal y como denuncia la segunda edición del Observatorio trimestral del mercado de trabajo elaborado por la ETT Adecco Group Institute y el Instituto Cuatrecasas de Estrategia Legal en RRHH. 

Este informe señala que casi 7.500 trabajadores fijos dejaron su puesto de trabajo en agosto en España, lo que supone un crecimiento interanual de más del 168 por ciento. El número de bajas voluntarias por parte de trabajadores fijos supera los 30.000 en lo que llevamos de año, hecho que no se asemeja siquiera a los efectos de 'la gran renuncia' que sufrió los Estados Unidos en plena pandemia. 

El director del Adecco Group Institute, Javier Blasco, afirma que "las cifras de crecimiento del empleo indefinido muestran la cara más exitosa de la reforma laboral, si bien la confirmada ralentización de nuestra economía puede que haya anticipado el agotamiento de los efectos de los cambios legislativos a lo que se unen otras consecuencias indeseadas, sobre todo con relación a la creación de empleo neto y a la calidad del tipo de contratación en algunas modalidades".

Las sombras de la reforma laboral 

La Moncloa puso coto a la temporalidad de los contratos laborales, hecho tan cierto como que no se van a recuperar los derechos laborales anteriores a 2011 a pesar que PSOE y Unidas Podemos se comprometieron a hacerlo. Y que estos cambios legislativos no limarán los aspectos "más lesivos de la reforma del PP", según señalaban ambos partidos antes de las últimas elecciones. 

El sindicato vasco-navarro ELA aseguró que "la patronal CEOE ha logrado imponer su veto al Gobierno de Sánchez, CCOO y UGT para que sigan vigentes los aspectos más lesivos de las reformas de Zapatero y Rajoy (2010 y 2012), como la facilidad para seguir realizando despidos y su posición de ventaja para negociar los convenios (prevaleciendo el marco estatal, lo que acarrea condiciones laborales de miseria)". 

La central sindical recordó que "en un contexto de una fuerte crisis económica, las reformas de Zapatero y Rajoy se utilizaron para dar más poder a las empresas y la patronal. Aquellos gobiernos desregularon la normativa laboral para facilitar el despido individual y colectivo, aumentar la precariedad laboral y bajar los salarios mediante las modificaciones de la negociación colectiva, y ello aumentó aún más el desequilibrio existente". 

Yolanda_Diaz_2

Yolanda Díaz.

"La patronal reconoció entonces que había obtenido más de lo que preveía. Por desgracia hoy también tiene motivos para la alegría, al haber mantenido sin cambios cuestiones tan importantes como la facilidad del despido y su posición de ventaja en la negociación colectiva", añadieron. 

ELA ya había denunciado que el diálogo social era una coartada para no derogar las reformas. "Tomando en cuenta que las empresas contaban con una ley laboral que le otorga numerosas ventajas, era falso, como se ha comprobado, que la reforma laboral pudiese derogarse con acuerdo de la patronal", advirtieron. 

El sindicato aseguró que "la propia ministra Yolanda Díaz ha quedado en evidencia, ya que ha sostenido hasta el último momento su compromiso para derogar la reforma laboral, algo que ha incumplido". Y recuerda "el efecto tan negativo que tienen entre la clase trabajadora cuestiones como los ERE o la centralización de la negociación colectiva". 

Por contra, IU aseguró que era "un gran paso adelante", el PCE habló de "acuerdo histórico" y CCOO aceptó firmar una nota conjunta con la UGT en la que ambos sindicatos afirmaron que los españoles ganaban "derechos". 

COMPARTIR: