15 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

¿Cuál es la importancia real de contratar un abogado laboralista?

En el ámbito del derecho laboral, la lógica subordinación del trabajador frente al empleador es algo que se deriva de la propia naturaleza de esta rama del derecho, lo que hace que en ocasiones surjan fricciones y conflictos a la hora de delimitar adecuadamente las obligaciones y derechos de cada parte.

La normativa laboral, tiende a facilitar un equilibrio imperfecto, pues quien ostenta el legítimo poder de dirección es la empresa y estamos en un ámbito del derecho donde las dos partes no contratan en pie de igualdad.

Frente a cualquier problema o conflicto que pueda surgir, contar con el asesoramiento de un abogado laboralista Madrid supone un gran aliado para cualquiera de las partes; desde el punto de vista del empresario, brindan asesoramiento en derecho laboral y seguridad social, a fin de ejercer adecuadamente y conforme a derecho el citado poder de dirección, mientras que para el empleado supone recibir protección de sus intereses y derechos en caso de un conflicto laboral.

Seguridad jurídica

Los abogados laboralistas, son profesionales especializados en derecho del trabajo.

Su función, en la defensa de los intereses de la empresa o de los trabajadores, según sea el caso, dotan de herramientas adecuadas a fin de evitar un conflicto, si este acontece, tratando de solventarlo de la manera más favorable a los intereses de su representado.

El abogado especializado exclusivamente en derecho laboral, Santiago Satué, sostiene que “en ocasiones tanto los trabajadores, como las empresas suelen desconocer cuáles son sus opciones legales en este ámbito”.

Según el letrado, “el papel de asesoramiento y, llegado el caso, de defensa de un asunto ante un juzgado es imprescindible que sea asumido por un especialista en derecho laboral, una rama del derecho con especificidades y matices tanto en el ámbito de normativa, como del propio procedimiento ante un juzgado o Tribunal, que hace necesario contar con un profesional de este ámbito”.

¿Por qué contratar un abogado laboral?

Por lo indicado, contratar un abogado laboralista ayuda a canalizar la situación desde el primer momento, y su conocimiento y dominio de cada aspecto de la normativa laboral es determinante al momento de evitar, o llegado el caso, ganar un juicio.

Santiago Satué opina que “dejar el caso en manos de un especialista en derecho laboral ahorra tiempo, dinero y consecuencias indeseadas para cualquiera de las partes, pues un laboralista conoce el día a día de la normativa y jurisprudencia en este ámbito”.

Otra razón de peso para la contratación por parte de una empresa radica en la tranquilidad que brinda una actuación certera y oportuna, los trámites se ejecutan en función de las normas vigentes, aspecto que minimiza riesgos.

En resumen, se gana seguridad jurídica y tranquilidad.

Defensa garantizada de los derechos de los empleados

Respecto a la defensa de trabajadores las palabras de Satué son claras:

“En la practica profesional del despacho, nos encontramos cada día con trabajadores que desconocen lo más básico de sus derechos y que confunden sus obligaciones, lo que es también fuente de problemas en el día a día de la empresa”.

Continúa el abogado laboralista Santiago Satué: “se cometen errores de bulto por parte de trabajadores, en casos como despidos, que después son muy difíciles, por no decir imposibles de solucionar y que de haber contado con el asesoramiento adecuado, no habrían surgido; es muy habitual que el trabajador piense que él solo puede, por ejemplo, representarse en el SMAC en un caso de un despido, pero si surge un problema, la situación de indefensión que se genera para el trabajador es inmensa y de difícil solución”.

Contratar a un abogado laboralista especializado es la mejor decisión

En conflictos laborales los abogados especializados en esta materia tienen las competencias para garantizar el mejor asesoramiento y asistencia, la seguridad de depositar la confianza en manos expertas en derecho del trabajo, no tiene discusión.

Cada caso se gestiona desde una perspectiva personalizada. “Aun cuando el cliente desconozca de derecho o de normas laborales, debe conocer las posibles opciones que tiene; no hay dos casos iguales y por eso hay que dar un trato personalizado y en contacto directo con el cliente” dice Satué.

La asesoría especializada reviste en ahorro económico, ya que minimiza las probabilidades de enfrentar consecuencias negativas que incrementen los costes del proceso.

Para Santiago Satué: “El asesoramiento profesional y especializado previene actuaciones contraproducentes que desencadenan resultados desastrosos. Por ejemplo, los casos de despidos presentan aristas que, de no gestionarse de forma correcta, terminan en un resultado desfavorable para cualquiera de las partes implicadas”.

En definitiva, ponerse en manos profesionales en derecho laboral supone una garantía real de eficiencia y buen desempeño. El conocimiento del marco legal de cada caso, permite actuar en consecuencia y a favor del buen hacer, ya sea para el trabajador o para la empresa.

COMPARTIR: