20 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Melià, NH Y H10, entre las posibles empresas afectadas si se reactiva la ley que favorece a los cubanos expropiados por el régimen castrista

El futuro de los hoteles españoles en Cuba en riesgo por las posibles demandas de la Ley Helms Burton

Las empresas hoteleras españolas en Cuba podrían ser víctimas en breve de las consecuencias de la Ley Helms Burton
Las empresas hoteleras españolas en Cuba podrían ser víctimas en breve de las consecuencias de la Ley Helms Burton
Cerca de una veintena de hoteles de cadenas españolas en Cuba podrían verse afectadoa por la activación del Título III de la polémica ley Helms Burton de Estados Unidos contra la isla caribeña. Esta famosa ley ha estado veinte años suspendida pero ahora podrá permitir a los afectados reclamar las propiedades que fueron expropiadas por el régimen castrista.

Será a partir del próximo 2 de mayo cuando se reactive este criticado apartado de la normativa estadounidense que podría costar muy cara a las grandes corporaciones hoteleras españolas, las que cuentan con mayor presencia en la isla, aunque sus dirigentes, por el momento, restan importancia al asunto.  Pero según  las previsiones lanzadas por el  Gobierno estadounidense, los edificios afectados podrían ser al menos seis inmuebles que hoy albergan establecimientos turísticos de Iberostar, otros 11 de Meliá (incluyendo los Paradisus) y los cuatro  de H10.

Las compañías hoteleras españolas están muy asentadas en Cuba desde hace varias décadas y son las mayoritarias en la Isla.

Todos estos hoteles están en régimen de gestión o copropiedad. Es por esta razón por la que las  empresas rebajan el coste de las posibles consecuencias de la activación de este nuevo embite de EEUU contra Cuba, ya que en buena parte de estos negocios son meros administradores. Por ejemplo, la cadena Meliá ha emitido ya un comunicado informando de que no tiene bienes que puedan ser objeto de reclamación en Cuba.

La compañía de los hoteles NH ha descartado que la aplicación total de la ley vaya a afectar a su negocio puesto que, al menos en el caso de esta cadena, sólo operan dos hoteles en la isla en régimen de gestión y aseguran que no tienen grandes inversiones en la Isla. Por ello, concluyen  que las reclamaciones serían dirigidas contra los propietarios de los edificios en cuestión.

Pero el texto de la ley Helms Burton, aprobada por Estados Unidos en 1996, permite demandar tanto a los propietarios de los inmuebles como las empresas que los explotan. Es decir, esta norma legítima a cualquiera que antes del año 1959 tuviera algo que el régimen castrista hubiera confiscado, a presentar una reclamación de daños y perjuicios contra quien actualmente lo explote. 

Hace años, una primera estimación calculaba unas posibles 200.000 demandas en los juzgados estadounidenses por parte de ciudadanos cubanos que ahora viven en Estados Unidos.

Ley Helms Burton: la amenaza constante de EEUU sobre Cuba 

Hace ya meses que el Gobierno de Donald Trump amenazaba con reactivar esta ley pese a las advertencias de la Unión Europa, cuyos países miembros, encabezados por España, tienen grandes intereses económicos y estratégicos en Cuba. Pero Washington la utiliza como como castigo contra el régimen venezolano de Nicolás Maduro, muy dependiente de Cuba. Hay que tener en cuenta que muchas de las propiedades que fueron confiscadas son ahora de titularidad estatal.  

La Helms Burton ha sido desde que fue redactada por el senador estadounidense que la dio nombre, un recurso útil que los diferentes gobiernos de EEUU han azuzado y que amagaban con reactivar contra otros países dependiendo del escenario  y conflictos internacionales del momento.

Las empresas hoteleras españolas están alerta pero restan importancia  porque dicen ser "explotadoras" en edificios afectados.

En los últimos treinta años, las compañías hoteleras españolas se han ido estableciendo y ampliando sus negocios en Cuba. De hecho, son las empresas españolas que más presencia tienen en la isla caribeña. Se calcula que hay unas 270 empresas españolas turísticas en suelo cubano.

Entre las principales y de mayor dimensión destaca Meliá, que  gestiona 39 establecimientos y recientemente ha firmado un acuerdo con el Gobierno cubano para renovar las licencias hasta 2042, lo que requerirá una inversión prevista de 350 millones de euros. Iberostar tiene catorce hoteles y H10, cuatro.  Barceló gestiona tres mediante un acuerdo con Gran Caribe  y Globalia y NH, dos cada una.

COMPARTIR: