22 de abril de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Gobierno de España había mostrado su intención de que fuese inicialmente en una localidad cercana a Martorell (Cataluña)

El PNV pisa el acelerador para que Navarra le arrebate a Cataluña la fábrica de baterías para coches eléctricos

/ Coche eléctrico. Foto: Honda.
El Partido Nacionalista Vasco es consciente de la importancia del sector de la automoción en Navarra y pretende hacer valer su influencia en Madrid para que la nueva fábrica de baterías para coches eléctricos, que será auspiciada por un consorcio público-privado, se vaya al norte en vez de a Cataluña.

El Gobierno de España pretende aprovechar el peso que tiene en nuestro país el sector de la automoción y la 'riada' de millones con los que nos va a regar la Unión Europea para auspiciar un consorcio público-privado que montará la primera fábrica de baterías para coches eléctricos del país.

En este negocio también estarán, entre otros, Seat-Volkswagen e Iberdrola, tal y como anunció hace unos días la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto. La socialista explicó que este será uno de los Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) "que tiene como objetivo la transición hacia el vehículo eléctrico y conectado".

Esta fábrica, según Maroto, "va a permitir desarrollar un conjunto de actuaciones que garanticen que existan en España las infraestructuras, instalaciones y mecanismos necesarios para fabricar de forma autónoma y competitiva un vehículo eléctrico conectado completo. Un compromiso del Gobierno para que España siga siendo líder en la industria del automóvil a nivel mundial apostando por una movilidad sostenible".

El PNV pisa el acelerador

Cataluña entraba en todas las quinielas para llevarse esta fábrica gracias a la mastodóntica fábrica de SEAT en Martorell. Pero el PNV se ha puesto manos a la obra para que esta industria vaya a tierras navaras.

El consejero de Desarrollo Económico y Empresarial del Gobierno de Navarra, el jeltzale Mikel Irujo, visitó hace unos días Madrid para ver en este caso a la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera.

Mikel Irujo y Teresa Ribera. Foto: Gobierno de Navarra. 

El Ejecutivo foral explica que Irujo dejó claro la intención navarra de "orientar las capacidades del sector industrial de la automoción hacia el desarrollo del vehículo eléctrico, autónomo y conectado". El consejero también se reafirmó en la voluntad de albergar en Navarra una fábrica de baterías para atraer nuevos modelos de vehículos eléctricos y contribuir al desarrollo de la industria de la automoción en el territorio.

Navarra, además de pretender la empresa tutelada por el Gobierno central, proyecta una fábrica de ensamblaje de baterías que se ubicaría en la localidad de Tafalla gracias al apoyo de Sodena (Gobierno de Navarra), Ingeteam y Fagor.

Irujo asegura que "el compromiso público-privado con la recuperación, además de ser una condición para acceder a los fondos Next Generation, es clave en el establecimiento de bases sólidas para la transformación de nuestro tejido productivo. Es importante que defendamos juntos los proyectos que contribuirán a dibujar el futuro económico y social de nuestro territorio".

El consejero también le trasladó a la ministra el interés de Navarra por optar a fondos Next Generation para desarrollar varios proyectos en materia de transición energética. A través de los fondos de recuperación y resiliencia europeos, la transición energética y verde se ubica en el centro de la acción política y económica.

Según Gobierno de Navarra, "suponen también la oportunidad de acelerar la transformación de los modelos de desarrollo económico y social para avanzar en los objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero y en materia de eficiencia energética, de producción de energías renovables y sustitución de las energías fósiles, de movilidad innovadora y sostenible, y de economía circular, entre otros".

COMPARTIR: