29 de enero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Convenio Colectivo de la Banca contempla que se eleven sueldos un 4,5 por ciento en 2023, pero la principal entidad de crédito del país lo rechaza

Rebelión en el Santander contra Ana Patricia Botín, única banquera española que se resiste a la subida salarial

/ Ana Patricia Botín
Los trabajadores y sindicatos del Banco Santander de Madrid, Barcelona, Bilbao y A Coruña se han movilizado contra la estrategia de Ana Patricia Botín. La presidenta de la entidad es la única banquera española que se niega a aplicar la subida contemplada en el Convenio Colectivo de la Banca en 2023 al 60 por ciento de su plantilla, que es el porcentaje que no cobra complementos voluntarios.

La paz interna en el Banco Santander ha saltado por los aires a cuenta de la controvertida estrategia de Ana Patricia Botín, que es la única banquera española que no está dispuesta a aplicar el 4,5 por ciento de mejora salarial para 2023 que plantea el remozado Convenio Colectivo de la Banca. 

Trabajadores de la principal entidad financiera española se han movilizado en Madrid, Barcelona, Bilbao o A Coruña de la mano de Comisiones Obreras, que ha exigido "una subida salarial real para toda la plantilla" de esta compañía que rebasó los 7.000 millones de beneficio atribuido en los nueve primeros meses de 2022 (lo que representa un crecimiento del 25 por ciento respecto al ejercicio anterior). 

Y es que el 60 por ciento de la plantilla que no cobra complementos voluntarios no disfrutará de la subida salarial ya que el Banco Santander se acoge a la cláusula general de compensación y absorción para sortear esta medida. 

BBVA, Banco Sabadell y Bankinter han buscado fórmulas para que la subida de sueldo llegue a sus plantillas al completo mientras Ana Patricia Botín lo sortea para enfado de CCOO, que denuncia que el Santander "es la única entidad que no va a garantizar que la subida salarial sea real y efectiva para toda la plantilla al aplicar la cláusula general de compensación y absorción, negando a gran parte de la plantilla la aplicación de esta medida extraordinaria que tiene como objetivo paliar la desorbitada inflación". 

La carta 

Noemí Trabado Gago, secretaria general de CCOO en el Banco Santander, ha enviado una carta abierta a Botín en la que comienza explicando la situación: "Como sabe, durante varios meses hemos tratado en el Observatorio del Convenio Colectivo de Banca, la situación que se está viviendo en el sector derivada de la subida del IPC y la afectación de éste a los salarios de las plantillas, llegando a unas conclusiones claras: existe una devaluación salarial y una pérdida de poder adquisitivo. Fruto de estas conclusiones, se reabrió el Convenio Colectivo y se ha llegado a un gran acuerdo: una revisión de las tablas salariales pactadas para 2023 hasta alcanzar un 4,5 por ciento de incremento". 

La sindicalista critica a la banquera: "El Banco Santander, pese haber compartido las conclusiones comunes entre la Asociación Española de la Banca (AEB) y sindicatos, no parece dispuesto a aplicar esas mejoras a la totalidad de su plantilla. Banco Santander, líder en el sector financiero español e internacional, con unos magníficos beneficios, superiores a sus directos competidores, es la única entidad del sector que ha decido aplicar la cláusula de compensación y absorción sin tomar en consideración las conclusiones de las que es partícipe a través de AEB, dejando así a gran parte de su plantilla sin una subida real y palpable". 

Ana_Patricia2

Ana Patricia Botín. 

Trabado Gago añade: "El Banco Santander además de ser líder en el sector financiero en cuanto a posicionamiento y beneficios, también lo ha sido en otras muchas ocasiones en cuanto a mejoras para su plantilla con grandes acuerdos con la representación sindical. Las situaciones excepcionales no deben corregirse con la aplicación de unas actuaciones habituales. Una situación excepcional, merece un trato especial y diferente, como ya han hecho otras entidades del sector bancario y también de las cajas rurales. La plantilla somos el mejor activo de esta empresa, somos su activo imprescindible. Las trabajadoras y trabajadores de Banco Santander estuvimos en primera línea y fuimos servicio esencial durante toda la pandemia. Una plantilla que en todo momento hemos demostrado nuestra gran valía y profesionalidad". 

Y remata: "Ahora tiene la oportunidad de recompensarnos por nuestro gran esfuerzo y dedicación, mostrando el compromiso de Banco Santander con su plantilla. Por todo lo expuesto anteriormente, esperamos que nuestra empresa no se quede atrás y retome el liderazgo en este aspecto. Desde CCOO solicitamos que Banco Santander reconsidere su decisión y no aplique la cláusula general de compensación y absorción al incremento salarial pactado para el año 2023 que, como hemos visto en otras entidades, es totalmente factible". 

Ana Patricia Botín se enorgullece por la presunta apuesta ecologista del banco

Mientras tanto, Ana Patricia Botín continúa con su campaña para intentar que se relacione al Banco Santander con el ecologismo a pesar de que algunas voces la critican por hacer "greenwashing" (lavado verde) y financiar a empresas relacionadas con el contaminante carbón. 

La banquera, que ante Jesús Calleja en 2020 se presentó como una persona comprometida con el Medio Ambiente, ahora se enorgullece porque el Santander se sitúa entre los bancos más sostenibles del mundo, según el índice Dow Jones Sustainability Index 2022, y entre los tres primeros en Europa. 

El banco ha alcanzado una puntuación total de 83 puntos sobre 100, lo que le sitúa en el percentil 98 de todos los bancos analizados. Santander forma parte de la lista de las empresas más sostenibles elaborada por Dow Jones desde hace 22 años. Este índice de referencia internacional evalúa el comportamiento sostenible del grupo en las dimensiones económica, medioambiental y social.

El Santander explica que han obtenido "altas puntuaciones en todas las dimensiones del índice: económica (86), medioambiental (76) y social (83). Santander destaca en diversas áreas evaluadas tan importantes como inclusión financiera, información medioambiental y social, y ha mejorado este año en aspectos como estrategia climática, protección de la privacidad y gestión de la relación con los clientes". 

La entidad bancaria también asegura que mantiene su compromiso de destinar a financiación verde 220.000 millones de euros entre 2019 y 2030, y ha establecido, además, un objetivo intermedio de 120.000 millones para 2025. A septiembre de 2022, se han movilizado 78.700 millones de euros.

También aseguran que en la agenda social el banco "ha empoderado financieramente a más de nueve millones de personas facilitando el acceso al sistema bancario, educación financiera y financiación para particulares y pymes con dificultades de acceso al crédito, ha concedido más de 387.000 becas, prácticas y ayudas de empoderamiento, y ha ayudado a más de seis millones de personas desde 2019 a través de sus programas de inversión en la comunidad gracias a su colaboración con ONGs y otras entidades sociales". 

COMPARTIR: