14 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Absuelto de apropiación indebida al no existir "apoderamiento" de unas rentas impagadas

Juan Gonzalo Ospina y Beatriz Uriarte de Ospina Abogados saliendo de los juzgados de Madrid.
Juan Gonzalo Ospina y Beatriz Uriarte de Ospina Abogados saliendo de los juzgados de Madrid.

La Audiencia Provincial de Madrid Sección 23, ha tumbado una sentencia condenatoria del juzgado de lo Penal 20 de Madrid en la que se condenaba a un empresario de un delito de apropiación indebida que no cometió.

La importancia de un buen abogado penalista es lo que puede determinar que exista una sentencia condenatoria o absolutoria, para cualquier investigado en un proceso penal. 

En este caso la Audiencia Provincial resuelve con éxito un recurso de apelación interpuesto contra la sentencia condenatoria dictada por un juzgado de lo Penal de Madrid. Y es que la condena en primera instancia, por la que se condenó a 1 año y 9 meses de prisión y una indemnización de 32.000,00 euros, era del todo kafkiana.

Apoderamiento sin dinero

Los hechos se remontan al año 2007, cuando J.F. administraba una serie de inmuebles de una sociedad mercantil. Sin embargo, los inquilinos, por motivos económicos, dejaron de ingresar las rentas en las cuentas habilitadas para ello. Ante esta circunstancia, y en una situación de flagrante enemistad entre el administrador y uno de los socios de la mercantil, el segundo, de manera espuria decidió interponer una querella por un delito de apropiación indebida contra el administrador alegando, que éste se había quedado las rentas en su poder.

Sin embargo, en la fase de instrucción, los inquilinos testificaron que nunca habían ingresado las facturas de la mercantil, y procedieron a ingresar las cantidades impagadas en sede judicial. Pero lejos de archivarse la instrucción, el juzgado determinó que existían indicios incriminatorios y decidió llevar al juicio oral al administrador. No sólo terminó llegando al juicio sino que fue condenado.

 Recurso de apelación de éxito

Ante la sentencia condenatoria del juzgado de lo Penal, y para interponer el recurso de apelación, el condenado decidió cambiar de abogado defensor. Ospina Abogados fue el despacho penalista en Madrid escogido para interponer este recurso.

Juan Gonzalo Ospina y Beatriz Uriarte, abogados penalistas del despacho madrileño decidieron como línea de defensa acreditar, más allá de toda duda razonable que no había existido apoderamiento de dinero alguno. En su recurso plantearon la vulneración a la presunción de inocencia y falta de motivación jurídica en la sentencia condenatoria. Como argumentos, Ospina Abogados, en su recurso de apelación apuntó entre otras cuestiones: ¿Cómo puede existir un delito de apropiación indebida de un dinero que nunca se ha percibido?

Finalmente llegó el desenlace satisfactorio para el acusado, ya condenado, confirmándose su inocencia. La Audiencia Provincial de Madrid corrigió la sentencia condenatoria y le dio la razón tras la nueva estrategia procesal de sus abogados penalistas. El denunciado, se mostró muy satisfecho con la Administración de Justicia y anunció a preguntas de este diario, su interés en interponer una querella por denuncia falsa contra su ex socio, al haberse quedado acreditado, la falsedad en los hechos denunciados -a sabiendas- por la denuncia penal inicial.

 

En Ospina Abogados son especialistas en Derecho Penal.

La Justicia interpreta y valora las pruebas propuestas por los abogado defensores o en su caso por la fiscalía o la acusación particular. Tras el análisis de la prueba son los jueces los que deciden si existe autoría, y si esos hechos tienen calificación penal. Por ello, para una buena defensa penal es fundamental escoger bien, dentro de los mejores abogados penalistas que existen en la actualidad.

Ospina Abogados, es un despacho penalista ubicado en Madrid, en pleno barrio de Salamanca, sus casos de éxito en 2020 le avalan como un despacho en alza, y posiblemente valorado dentro de los mejores despachos penalistas especializado en delitos económicos de la actualidad. Ospina Abogados fundado por el abogado Juan Gonzalo Ospina, fue reconocido dentro del ranking de mejores penalistas en delitos económicos según el directorio norteamericano BestLawyers y en 2019 recibió el premio al mejor abogado penalista (under40) por IberianLawyer.  

El derecho penal requiere de la defensa de los mejores, porque lo que está en juego es nuestra libertad; y como hemos podido comprobar, los pequeños detalles importan en la búsqueda de la verdad.

 

COMPARTIR: