27 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El nuevo líder del Partido Popular presidió la empresa pública con José María Aznar entre 2000 y 2003, ahora en "quiebra técnica" con Juanma Serrano

La primera medida de Feijoo: Limpiar Correos, la Sociedad que le vio nacer hoy en manos del exjefe de Gabinete de Sánchez

/ Alberto Núñez Feijóo y Juanma Serrano.
El Congreso votará este jueves a propuesta del PP una moción sobre Juanma Serrano, ex jefe de Gabinete de Pedro Sánchez y presidente de Correos. La compañía estatal estaría en los peores momentos económicos de su historia, según los 'populares'. Feijóo, que presidió Correos entre 2000 y 2003, utilizará los conocimientos de la compañía.

Alberto Núñez Feijóo asegura que no ha saltado desde Galicia a Madrid para insultarle, sino para vencerle en las urnas. Y es por ello que el todavía presidente de la Xunta quiere alejarse de las guerras identitarias que promueven formaciones nacionalistas, Vox o Junts per Catalunya, y hablar sobre 'los problemas de la gente'.

Y entre ellos se encuentra el estado de los servicios públicos como Correos, que estuvo presidido por el propio Feijóo entre 2000 y 2003, con José María Aznar.

Feijóo en Correos

El triunfo por mayoría absoluta de José María Aznar en el año 2000 supuso un triple salto para Alberto Núñez Feijóo, alumno aplicado de Romay Beccaría, tanto su etapa como consejero de Salud de la Xunta (1991-96) como en el paso de este al Ministerio de Sanidad en la primera legislatura del PP en el Gobierno estatal (1996-2000). 

Y es que Feijóo, con fama de "eficaz y discreto", pasó de dirigir Insalud a comandar Correos en una etapa en la que la compañía pública dejaba de ser un mastodóntico monopolio estatal para convertirse en una empresa más ligera que tenía que empezar a competir contra las emergentes paqueteras privadas. 

Este hecho forzó a que Feijóo aplicase unas medidas privatizadoras que fueron criticadas por los sindicatos. Es cierto que su etapa al frente de Correos duró apenas tres años porque le reclamaron desde su tierra para reforzar a Manuel Fraga, que se estaba haciendo mayor. 

El nuevo presidente del PP se convirtió en consejero de Obras Públicas y en vicepresidente de Fraga antes de convertirse en su sucesor tras la derrota del fundador del partido en 2005. Para entonces había adquirido experiencia en empresas como Correos, contra la que ahora disparará gracias al conocimiento que tiene de la compañía pública. 

Serrano en el foco

El nuevo presidente del PP está satisfecho de que este jueves, a petición de los 'populares', el Congreso vote una moción sobre Juanma Serrano, presidente de Correos tras haber sido jefe de Gabinete de Pedro Sánchez.

El diputado Celso Delgado ha pedido a la ministra de Transportes, Raquel Sánchez, el cese de Serrano "por notorias deficiencias de gestión" y se nombre a otra persona con "conocimientos del sector" y "experiencia de gestión empresarial".

Delgado dice que Correos está "en quiebra técnica" y prevé que la compañía presente pérdidas de 100 millones en 2021, un resultado de explotación negativo de 353 millones y un flujo de tesorería negativo por primera vez en su historia.

El PP asegura que Correos ha pedido créditos por más de 1.000 millones de euros y, al igual que algunos sindicatos, critica que la compañía compita con empresas de paquetería privada para hacerse con contratos, en algunos casos incluso con pérdidas.

Serrano. 

Los 'populares' denuncian la "gestión deficiente" de Serrano, que cobra 200.000 euros anuales y ha llevado a la compañía "a las peores cuentas de resultados de su historia" tras presidir una compañía que ronda pérdidas de 400 millones en los últimos años.

La última apuesta polémica de Serrano

Correos ha anunciado recientemente el nacimiento de Correos Cargo, servicio de transporte aéreo de paquetería y mercancías creado "para fortalecer y ser referente del eje logístico Latinoamérica-Europa-Asia, dando respuesta así al incremento de la paquetería experimentado gracias el auge del comercio electrónico", asegura la compañía pública.

Este proyecto se llevará a cabo de mano de Iberojet, la aerolínea de Ávoris, que destinará aeronaves Airbus A330 que comenzarán operando la ruta Madrid – Hong Kong – Madrid, y la operación, según Correos, "da respuesta al notable incremento del negocio de la paquetería que Correos lleva percibiendo en los últimos años y que supuso un incremento de ingresos del 25% en el primer semestre del 2021, hasta alcanzar los 135 millones de paquetes enviados, un 12,6% más que en el mismo periodo de 2020".

La empresa asegura que "busca potenciar la economía española ayudando a nuestro tejido empresarial a aprovechar su situación estratégica para convertirse en un eje logístico entre Asia, Europa, África y Sudamérica".

Críticas

El colectivo de trabajadores Clara Campoamor de profesionales postales de Correos ha firmado un artículo donde asegura que este proyecto beneficia al propietario de Iberojet, el Grupo Avoris (unión de la división de viajes de Barceló y Halcón que fue rescatada con más de 320 millones de euros de préstamos gubernamentales a través del Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas). También recuerdan que el plan inicialmente incluía América Latina, e incluso África, mientras que ahora se limita a la ruta Madrid - Hong Kong – Madrid.

El colectivo asegura que "resulta absolutamente patético, por burdo, el intento de retorcer la realidad manipulando sin pudor las cifras. El departamento de comunicación de Correos utiliza para justificar Correos Cargo literalmente el mismo texto que difundió el 13 de julio de 2021 para informar de los resultados del primer semestre, aunque en aquella ocasión afirmaba que la paquetería seguía 'siendo uno de los motores de esta recuperación, con un incremento de ingresos del 25%, alcanzando los 135 millones de paquetes enviados en los seis primeros meses del año, un 12,6% más que en el primer semestre de 2020', según consta en una nota informativa publicada en la propia web de la empresa".

Y recuerdan que "han pasado 6 meses desde entonces, y la realidad, siempre tozuda, ha venido a dar las primeras señales del desastre que se avecina. Los paquetes nacionales distribuidos por Correos han descendido en el segundo semestre del año 2021 un 33%, con una caída de 18,75 millones. Solo en el mes de diciembre el descenso ha sido de 5,5 millones. La paquetería internacional ha caído, en el mismo periodo, un 53%, con un total de 4,9 millones menos de paquetes sobre el mismo semestre del año anterior. El resultado mensual del segundo semestre ha estado siempre por debajo de las cifras del año anterior, mostrando claramente la tendencia".

Ambas caídas podrían verse aceleradas en 2022 asegura el colectivo, "por una política tarifaria suicida que mermará la competitividad del Operador Postal y se cebará con particulares y pequeñas empresas, especialmente de la España vaciada que tanto dicen defender los publicistas del presidente de Correos".

COMPARTIR: