29 de julio de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Qué se esconde detrás de las tarjetas revolving Wizink

El año 2020 ha cerrado con un hito con respecto a las reclamaciones que los ciudadanos han presentado al Banco de España. Por primera vez las reclamaciones por tarjetas ya superan a la suma de todas las realizadas por productos tan usados como cuentas corrientes y depósitos. Este incremento exponencial de quejas que se lleva viendo especialmente de 2018 tienen su razón en las tarjetas revolving en general y en las de la entidad financiera Wizink en particular. Pero, si como consumidor estás perjudicado por estas tarjetas, mientras que las quejas al Banco de España ni son vinculantes, aunque te den la razón, ni conllevan una restitución económica de los perjuicios que te haya ocasionado. Por el contrario Reclamar tarjeta Wizink si conlleva poder recuperar todo ese sobrecoste que se ha incurrido con estos plásticos por sus malas prácticas.

Los peligros que esconden las tarjetas revolving

El primer gran perjuicio de este tipo de tarjetas está en sus intereses abusivos. Precisamente la sentencia del 4 de marzo de 2020 del Tribunal Supremo contra Wizink señaló que el carácter usuario de los intereses de las tarjetas Wizink, situados por encika del 27%, conlleva su nulidad. Aunque desde entonces muchas de las tarjetas, incluidas las de Wizink han ido bajando sus tipos de interés el perjuicio que han ocasionado a los consumidores es enorme y por ello, es importante contar con profesionales como Reclama Por Mí para conseguir la devolución de estos intereses abusivos.

Y es que, otra de las claves de estas tarjetas está precisamente en el modo en el que incentivaban su uso y su forma de pago, que conllevaba la multiplicación de estos intereses.

Por un lado, se fomenta el pago de cuotas muy bajas. Precisamente las tarjetas Wizink, si no cambias el modo de pago, tienen como opción forma predeterminada de pago aplazado con cuotas reducidas que van actualmente desde los 18 euros de mínimo siempre que se cubran todos los intereses y comisiones que genere y tan solo el 0,5% del capital pendiente. Esto conlleva a que si un usuario se deja llevar por esta fórmula que parece cómoda y económica para su presupuesto familiar lo que está haciendo es pagar casi exclusivamente intereses y apenas reducir cuota. Todo ello si no sigue acumulando compras, ya que, si fuera así, lo que haría es seguir acumulando capital pendiente.

Y es que, otro de los peligrosos está en el elevado crédito de estas tarjetas, algo que también las entidades que las comercializan incentivan constantemente para que debas lo máximo posible. La ecuación es clara, más debas más intereses, ya de por si elevados pagas y si pagas unas cuotas tan bajas, las mínimas o cercanas a ellos, más se eterniza el pago.

Para conseguirlo, una práctica muy utilizada son los reclamos para que consigas dinero en efectivo que ingreses en tu cuenta bancaria y que lleve hasta el límite de la tarjeta. Estos reembolsos que conllevan comisiones elevadas (de entre un 4%-5% de media) a veces se incentivan con el reclamo del no cobro de esta comisión y con la facilidad de poder seguir pagando “lo mismo que hasta ahora”. El resultado no puede ser más perjudicial, ya que vuelve a ponerte en la “casilla de salida” del reembolso de la deuda si ya has amortizado parte de la misma y pagando elevados intereses.

Por todo ello, si quieres reclamar por tu tarjeta WiZink no lo dudes, pero siempre en profesionales especializados.

COMPARTIR: