28 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Gubel es la instrumental a través de la que se gestiona el patrimonio familiar en la que hasta ahora su descendiente actuaba como vicesecretaria

La historia de Helena Revoredo, la presidenta de Prosegur, que sitúa a su hija Bárbara Gut al frente de su millonaria fortuna

Helena Revoredo.
Helena Revoredo.
Helena Revoredo, presidenta y accionista mayoritaria de Prosegur, cede más protagonismo a su hija Bárbara Gut, colocándole al frente de la sociedad Gubel, una empresa instrumental a través de la que gestiona el millonario patrimonio familiar. Bárbara Gut se había incorporado a la gestión del negocio en 2009 como vicesecretaria y secretaria de dicha sociedad, dos cargos que a partir de ahora ocupará su hermano Germán Gut, el más pequeño de esta importante saga con un poder soterrado en España.

La historia de Helena Revoredo Delvecchio, la dueña de la empresa de seguridad Prosegur que acaba de ceder ahora su poder a su hija Bárbara Gut es todo un cúmulo de circunstancias personales. Helena nació en Rosario (Argentina) en 1947. Es hija del empresario Juan Federico Revoredo Johnson (propietario de compañías como Pittmetal) y de Esther Delveccio Meeus, ambos fallecidos.

Helena estudió Administración y Dirección de Empresas en la Universidad Católica de Buenos Aires y desempeñó cargos en el sector bancario y en la industria metalúrgica de su país hasta su matrimonio con Herberto Gut Beltrán, dueño de Prosegur. Al enviudar se convirtió en una de las primeras mujeres en dirigir una gran empresa en España, junto a las hermanas Esther y Alicia Koplowitz.

Tras fallecer su esposo Herberto Gut Beltrán, víctima de un accidente de circulación, pasó a controlar la empresa de seguridad Prosegur. Revoredo, que domina cuatro idiomas, fue alumna del IESE, la escuela de postgrado de la Universidad de Navarra, y en junio de 2005 recibió la medalla de oro del Fórum de Alta Dirección. En julio de 2007 también recibió  el XX Premio Juan Lladó por “su contribución a la promoción de la cultura y la investigación”.

Ahora, Helena Revoredo, presidenta y accionista mayoritaria de Prosegur, ha cedido el mando de Gubel, la sociedad instrumental a través de la que gestiona su millonario patrimonio familiar, a su hija Bárbara Gut, la tercera de sus descendientes. Gubel es el instrumento a través del cual Revoredo controla sus principales inversiones.

La joven Bárbara Gut se había incorporado a la patrimonial Gubel en 2009 como vicesecretaria y secretaria de esta sociedad, dos cargos que a partir de ahora ocupará su hermano Germán Gut, el más pequeño de la saga. Hasta ahora, ni Bárbara ni Germán han formado parte del consejo de administración de Prosegur, algo que sí sucede con sus hermanos mayores, el primogénito Cristian, consejero delegado, y Chantal que forma parte del órgano ejecutivo de la empresa de 1997.

Prosegur. 

La empresa Presegur fue creada por Herberto Gut, un argentino de raíces suizas, en 1976 y once años más tarde ya salía a bolsa. El 31 de mayo de 1997 falleció en un accidente con 51 años. Viajaba en un Mercedes 500 y perdió la vida cerca de Buitrago de Lozoya, en la carretera que une Burgos y Madrid. En ese momento Helena Revoredo empezó a dedicar su vida a la empresa a cuya presidencia llegó en 2004.

Revoredo posee el 50% de Prosegur, a través de la sociedad Gubel, y el año pasado cobró una remuneración como presidenta de 620.000 euros. El citado 50% vale en Bolsa 1.888 millones y nutre el patrimonio de Revoredo, igual que los dividendos que recibe. La compañía facturó 3.959 millones de euros en 2015 y ganó 183 millones. Emplea a 160.000 personas y cuenta con más de 5.000 furgones amarillos.

Helena también tiene una Sicav (Sociedad de Inversión de Capital Variable), Romer Capital, y a través de ella controla sus acciones de Repsol, Talgo, Gamesa, PharmaMar (Zeltia), Meliá y Ence. Según la revista Forbes su fotuna se tasa en unos 2.100 millones de euros.

Helena Revoredo odia la exposición pública y por eso mismo es muy difícil encontrarla en actos y celebraciones. Es una apasionada de la caza, que practica en sus fincas de Toledo y Ciudad Real, y de la música clásica. También acaba de dejar su puesto en la empresa Endesa, como consejera independiente por "motivos personales". Así lo informó la pasada semana a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

De esta forma, Revoredo, dejará también de ser miembro del Comité de Auditoría y Cumplimiento y del Comité de Nombramientos y Retribuciones de la multinacional energética. 

Era consejera de Endesa desde el 4 de noviembre de 2014 y el año pasado había renovado como miembro del órgano rector de la compañía, que preside Juan Sánchez-Calero Guilarte con José Bogas Gálvez, como consejero delegado. Es otra huida más hacia la oscuridad de sus negocios y patrimonio millonario. 

COMPARTIR: