30 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Cuatro cosas que debes preguntar antes de convertirte en autónomo

La idea de convertirte en autónomo puede resultar muy atractiva; implica trabajar de manera independiente y ser tu propio jefe. Sin embargo, existen ciertas consideraciones que uno debe realizar previamente antes de emprender la tarea. Las siguientes son preguntas más importantes que debes hacerte antes de convertirte en autónomo.

¿En qué consiste convertirse en autónomo?

El trabajo o emprendimiento independiente comporta una serie de requerimientos que condicionan la actividad. Además de las estrictamente formales de inscribirse en el Ministerio de Hacienda para tributar impuestos y en la Administración de la Seguridad Social para obtener las prestaciones sociales correspondiente, las condiciones económicas son muy importantes.

En 2021, se establecieron requisitos más flexibles y condiciones fiscales que resultan beneficiosos para todos aquellos negocios, profesionales o freelancers que trabajen por cuenta propia. Sin embargo, si bien estos beneficios son múltiples y muy útiles, lo cierto es que, para una persona que trabaja por su cuenta, trámites de este tipo pueden resultar complejos.

Este es uno de los principales dilemas de la actividad; más allá del producto o servicio brindados, ¿eres capaz de afrontar los requerimientos administrativos de la actividad? Para muchos, lo más conveniente es recurrir a gestorías especializadas como Xolo, una de las más reconocidas del sector. De esta manera, se reduce la carga y se puede operar maximizando el rendimiento operativo.

Antes de efectivamente emprender como autónomo, debes tener presentes esta y otras consideraciones. La siguiente lista dispone de las cuatro cosas que debes preguntarte antes de convertirte en autónomo.

¿Estás listo para ser tu propio jefe o jefa?

Una práctica profesional, negocio o emprendimiento independiente requieren de ciertos conocimientos y habilidades que se orientan a la administración y la gestión de la propia actividad que efectivamente lo que sea que produzcamos o vendamos.

En este sentido, una de las principales preguntas de que debes hacerte antes de emprender es: ¿eres capaz de gestionar y administrar tu negocio? Esto incluye tu perfil como emprendedor, tu disposición para el trabajo administrativo y la realización de trámites de todo tipo en función de los requerimientos de la actividad.

Por lo general, suele comenzarse de a poco y luego sumar un servicio de gestoría —como el mencionado más arriba— cuando el negocio comienza a tomar forma. De esta manera, el autónomo puede dedicarse a rendir en el mercado mientras alguien más gestiona el negocio. El costo asociado con la contratación de una gestoría profesional resulta marginal en comparación con los beneficios que comporta.

¿Dispones de ahorros y respaldo financiero?

Emprender de manera autónoma y exitosa requiere de un gran esfuerzo e inversión de tiempo, especialmente durante los primeros meses de la actividad en los que se debe organizar el funcionamiento y conseguir clientes. En este sentido, debes dedicarte a ello de manera íntegra y suspender cualquier otra fuente de ingresos.

Por lo tanto, debes preguntarte: ¿dispongo de ahorros o posibilidades de acceder a respaldo financiero? Esto resulta muy importante antes de convertirte en autónomo, ya que la inestabilidad económica y los imprevistos pueden condicionarte e incluso llevarte al fracaso.

El éxito del emprendimiento dependerá de tu capacidad de hacer valer los recursos a tu disposición para obtener ingresos que te permitan cubrir tus costos y eventualmente crecer como autónomo. Lo mismo ocurre con los servicios financieros; conseguir inversores o préstamos que te permitan desarrollar el potencial de tu negocio es fundamental.

¿Eres una persona disciplinada?

La disciplina y la organización son fundamentales en la mayoría de los emprendimientos, especialmente al principio y cuando se tiene la oportunidad de crecer. La persona encargada de la gestión y administración debe ser capaz de mantener un régimen de trabajo relativamente estricto para garantizar que no haya desperdicio y que los recursos se utilicen de manera eficiente.

Justamente por eso, debe preguntarte: ¿eres una persona disciplina?, ¿puedes mantener un esquema de trabajo estable y regular? En caso de la respuesta ser negativa, es cuando se recomienda acudir a una gestoría que nos permita obtener este tipo de estabilidad operacional.

Esto resulta indispensable en lo que a contabilidad, facturación y liquidación de impuestos se refiere: mantenerte libros contables fehacientes, presentar formularios de Hacienda, modelos de liquidación y solicitar ayudas y subvenciones son tareas que debes llevar de manera disciplinada y organizada para garantizar un mejor rendimiento.

¿Eres capaz de desarrollar una red de relaciones comerciales?

Finalmente, debes considerar que la autonomía no implica que la propia actividad ocurra en un vacío. De hecho, esta se inscribe en un ecosistema muy variado denominado sector industrial e incluye a proveedores, instituciones gubernamentales, competidores grandes o pequeños, y muchos otros actores que se influyen mutuamente.

En este sentido, es muy importante que te preguntes: ¿eres capaz de desarrollar contactos comerciales? Esto resulta indispensable para conseguir clientes, obtener asistencia financiera o ingresar en mercados inexplorados. La capacidad de establecerse como autónomo y destacar entre la competencia es un objetivo que debes perseguir activamente.

Esto es más importante todavía en el caso de trabajar como freelance y no disponer de una estructura organizativa. Los contactos y las relaciones comerciales serán tu única herramienta disponible para obtener clientes y vender o prestar tus servicios. Por lo tanto, debe tratarse de una prioridad de nuestra actividad.

 

COMPARTIR: