28 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Qué es la metodología OKR y cómo aplicarla

Cumplir con los objetivos que se ha propuesto una empresa es sumamente importante, ya que cumpliendo dichos objetivos se pueden alcanzar otros superiores. En ocasiones, con el ajetreo del trabajo y de todo lo relacionado con el mundo laboral, los empresarios no se centran como deberían en la consecución de sus metas, algo que al final, cuando termina el año y se hace un balance global, hará que los cimientos de la empresa puedan llegar incluso a tambalearse, habiéndose podido solucionar desde un principio con unos sencillos pasos o siguiendo la metodología OKR. Si no sabes qué es la metodología OKR y cómo aplicarla, a continuación te vamos a exponer todo lo que debes saber al respecto.

¿Qué es la metodología OKR?

Para que conozcas en qué consiste la metodología OKR tenemos que estudiar primer de donde viene este acrónimo que le da nombre, queriéndose referir en primer momento a los Objetivos, después a las Claves (en inglés Key), para finalmente analizar los Resultados. Una de las ventajas que encontraremos con esta metodología es que conseguiremos que se aplique de una manera lineal, y mucho más sencilla que en otras estrategias de marketing, consiguiendo que los resultados sean mucho más próximos a lo que esperábamos o a lo que nos habíamos propuesto, pudiendo incluso en la gran mayoría de casos, ser incluso más positivos que si no se siguiesen las técnicas de esta metodología.

Pasos para aplicar la metodología OKR en tu empresa

Proyectar un objetivo anual

Es importante que tengamos presente en todo momento un objetivo general que pueda ser aplicable en un año como máximo. Para analizar y realizar este objetivo anual deberemos de tener claro una serie de pautas, como es el estudio de mercado, la situación de la empresa, entre otros ítems que deberán de ser analizados para que la meta del año sea posible alcanzarla. Sería muy utópico pensar que si se tiene de media unos ingresos anuales, que estos vayan a triplicarse, ¿es posible? Todo es posible, pero será poco probable, por lo que deberemos de crear un objetivo al que se pueda llegar tranquilamente.

Este objetivo puede ser de muchos tipos, como nos comentan los expertos en recursos humanos de Bizneo Colombia, desde económico, pensando en lograr unos ingresos, hasta incluso atraer a más clientes o más seguidores o contar con más franquicias de tu empresa, la importancia de este paso, determinará los siguientes que vayas a realizar.

Objetivos trimestrales

Al igual que los objetivos anuales, conviene tener claro cuáles serán los objetivos trimestrales, ya que los años deberán de ser seccionados en partes para revisar la evolución del objetivo principal, sobre todo para analizar si la empresa va marcando el rumbo deseado. En esta fase de la metodología no deberemos de colocar decenas de objetivos, sino tan solo tres o cuatro para que sean más sencillo seguirlos, ya que si se opta por más de esta cifra lo que se conseguirá es que por lo general, no se consigan y se tambalee el anual.

Resultados clave

Los resultados clave pueden ser considerados como parte de los objetivos, pudiéndose denominar también objetivos específicos, pero se centrarán más en los logros que se deberán de realizar para llegar hasta el resultado clave que, unido a otros resultados se conseguirá el objetivo trimestral. En estos casos se debe apostar alto, pero siempre dentro de una posibilidad tangible. Es decir, si nuestra empresa suele tener una media de 100 clientes a la semana, no podremos exigir que en tres meses subamos a 100.000 clientes, puesto que esto no sería lógico, pero si deberemos de buscar una cifra que pueda costarnos pero que siguiendo una serie de acciones nos lleven a la consecución de lo que andamos buscando. Para esto, al igual que el resto de los pasos, tendremos que seguir unos análisis exhaustivos de mercado y también de nuestras posibilidades, siendo realistas con lo que queremos y sabiendo la competencia que tenemos en el mercado y las situaciones económicas actuales.

Acciones clave

Se denominan acciones clave a aquellas actividades o tareas que el trabajador o la empresa debe de realizar para que se llegue a lograr un resultado clave y con estos, completar los objetivos fijados al inicio de la metodología. En el supuesto de que se quiera tener muchos seguidores en las redes sociales, una acción clave será el publicar una fotografía o un texto que ayude a que los usuarios de estas plataformas puedan comenzar a seguirte o incluso a compartir tu contenido, llegando a más personas e incluso consiguiendo más ventas.

Evaluación de los resultados

Cada trimestre conviene realizar una evaluación de lo que se está consiguiendo y de lo que no, de esta manera lo que logramos es que sepamos a ciencia cierta qué objetivos están siendo alcanzados y aquellos a los que no somos capaces de llegar cuestionarnos qué estamos haciendo mal y como podemos encauzar el rumbo para que al final de año seamos capaces de lograr lo que nos habíamos propuesto.

Ventajas de la metodología OKR

Una de las principales ventajas que ofrece la metodología OKR es que se llega a facilitar mucho el trabajo en equipo y sobre todo, la consecución de los objetivos que nos habíamos marcado. Uno de los problemas primordiales que se puede llegar a tener en una empresa es la falta de planificación, como también la falta de acciones que puedan guiar a los empleados para conseguir lo que propone el equipo de Recursos humanos.

Al tener todo muy bien estructurado, sabiendo los pasos que se deben realizar y que estos sean sencillos pero bien claros, se pueden hacer poco a poco y todos los trabajadores tendrán la posibilidad de aportar su granito de arena para que, cuando llegue el final de año, se puedan ver cumplimentados los objetivos anuales.

Es imprescindible de igual manera el evaluar cada mes o cada trimestre en busca de posibles fallos en la planificación, ya que la situación laboral y económica puede cambiar de un mes a otro y por determinados sucesos, lo que nos fue bien en el anterior mes, en otro pudo ser contrario, debiendo de reajustar los resultados clave.

COMPARTIR: