24 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Aumenta el número de vendimiadores que emigran debido a la subida salarial ofrecida por el país vecino y a una mayor demanda por parte de las bodegas

Más de 14.000 temporeros españoles trabajarán este año en la vendimia francesa para ganar 2.000 euros en 20 días

La vendimia francesa es tradicional para miles de temporeros españoles.
La vendimia francesa es tradicional para miles de temporeros españoles.
Como cada año, a finales de agosto, mientras muchos españoles ponen rumbo a casa para volver al trabajo tras el veraneo, otros miles de trabajadores españoles cruzarán los Pirineos para vendimiar la campiña francesa. Gente del campo y de ciudad, que acude al país vecino porque aquella sigue siendo una campaña con mayor atractivo económico. Francia ha subido este año el Salario Mínimo Interprofesional de Crecimiento (SMIC) en 10,03 euros/hora, 15 céntimos más por hora trabajada que en 2018.

Más de 14.000 temporeros se desplazarán este año a la vendimia francesa en una campaña con un mayor interés económico, ya que el país vecino ha colocado el Salario Mínimo Interprofesional de Crecimiento (SMIC) en 10,03 euros/hora, 15 céntimos más por hora trabajada que el año pasado. La campaña comenzará a finales de este mes de agosto.  

Los temporeros españoles prefieren trabajar en la vendimia francesa porque hay mejores condiciones.

Andalucía vuelve a ser la comunidad autónoma que más trabajadores envía, con 10.400 del total; le siguen Comunidad Valenciana (1.000), Región de Murcia (650), Castilla-La Mancha (450) y 1.500 trabajadores del resto de regiones. La campaña mantiene una cifra de temporeros similar a la de 2018, si bien supone un millar menos que hace dos años. Se trata de una reducción que el sindicato achaca al leve crecimiento de la economía española y a la pérdida de uva en unas 2.500-3.000 explotaciones de las zonas de Burdeos, Las Landas y Pirineos Atlánticos, a consecuencia del pedrisco caído en mayo.

 

Al igual que en ediciones anteriores, los vendimiadores permanecerán en Francia una media de 20-25 días, aunque algunos grupos realizarán la vendimia más temprana y se trasladarán posteriormente a zonas de recogida tardía, por lo que pueden prolongar su estancia hasta los 50 días. La jornada laboral será de 35 horas semanales y a cada hora extra (hasta las 43) se le aplica una mejora salarial del 25 %; porcentaje que llega al 50 % a partir de las 43 horas semanales.

 

UGT confirma que en Francia hay mejores condiciones laborales

El propio sindicato UGT admite que el  “atractivo” que tiene esta actividad para los temporeros radica en que las condiciones labores y económicas son mejores a las ofrecidas en España. La secretaria de Migración de UGT, Lucía García, cree que “en España no se cumplen los convenios colectivos” en el campo y, “en algunos territorios, no se aplica el Salario Mínimo Interprofesional de 7,13 euros/hora”. “En contraposición, en Francia hay buenas condiciones”, ha insistido, tras incidir en el mayor SMI, el abono de las horas extras o las prestaciones familiares que generarán en la vendimia.

En veinte días suelen ganar 2.000 euros. 

Así, si se realiza una actividad igual o superior a 18 días de trabajo o 120 horas al mes o 200 horas al trimestre, se puede solicitar en Francia un subsidio familiar, siempre que tengan dos o más hijos a su cargo. “Si los trabajadores tuviesen acceso en España a esas condiciones favorables de salario y jornada, no se desplazarían hasta Francia”, según la representante sindical.

 

Entre las recomendaciones que hacen a los temporeros desde UGT, están que se desplacen con contrato en origen, usen líneas de autobuses regulares para los desplazamientos y tengan previsto el alojamiento, ya que la mayor parte de los empresarios no lo ofrecen.

Mayoría de veteranos 

El 90 % de los vendimiadores ya ha participado en anteriores campañas y el perfil suele ser el de un trabajador que se dedica al sector agrario en España durante el resto del año.

 

El secretario sectorial Agrario y de Manipulado Hortofrutícola, Emilio Terrón, coincide en subrayar el atractivo de las condiciones en Francia, mientras en España hay empresarios agrarios que no están aplicando la subida del SMI, especialmente en Huelva, Almería, Extremadura, Murcia y Cataluña, según sus datos. En su opinión, “si los empresarios aplicaran la ley y firmasen convenios con condiciones dignas, propias del siglo XXI, seguramente” no habría desplazamientos a Francia.

COMPARTIR: