02 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Dice que las autoridades de su país se lo han recomendado de manera preventiva ante el nuevo brote de coronavirus en Pekín pero siguen abiertos

Un bulo asegura que los chinos echan de nuevo el cierre en el madrileño barrio de Usera, pero es mentira

Un comerciante chino de Usera abierto.
Un comerciante chino de Usera abierto.
El bulo se ha difundido a la velocidad de la luz por redes sociales. Parece que siempre es más fácil repartir una mentira que contar una verdad. Los locales de ciudadanos chinos en Usera no están cerrando de nuevo, a pesar de la noticia fake que aseguraba lo contrario. Ni la embajada china, ni la junta municipal de Distrito, ni las asociaciones de comerciantes dicen que esto sea verdad.

Siguiendo la máxima china de "excava el pozo antes de tener sed", algo que en España traducimos por "más vale prevenir que curar", se difundió la información de que decenas de ciudadanos chinos que regentan locales en el madrileño barrio de Usera están cerrando de nuevo, como hicieron los primeros días de febrero y contamos ya en el cierredigital.com.

Aunque entonces fue cierto, esta vez no lo es. Un bulo asegura que los chinos echan de nuevo el cierre en el madrileño barrio de Usera, pero es mentira. La culpa es de un mensaje transmitido de móvil a móvil y por las redes sociales que sugiere que la comunidad china del barrio madrileño de Usera, donde reside la mayor población de esta nacionalidad en España, está volviendo a cerrar negocios tras el rebrote en Pekín. No es verdad, pero la búsqueda “comunidad china usera” aumentó en Google Trends durante los días 23 y 24 de junio.

El texto difundido comienza con una pregunta retórica y su respuesta: “¿Os acordáis cuales fueron los primeros en cerrar sus negocios cuando empezó la pandemia? Si, efectivamente fueron los chinos de nuestros barrios”. Tras esta introducción lanza el mensaje principal: “La comunidad china de Usera (Madrid), la más importante y numerosa de España, vuelve a cerrar sus comercios por consejo de su embajada, tras el brote de COVID 19 en Pekín. No digo nada y ya lo he dicho todo”.

La afirmación hace referencia al nuevo brote de coronavirus detectado y ya aislado en Pekín el 21 de junio e incluso se advierte: “Seguid haciendo el tonto, con las terracitas, los deportes, las quedadas, etc… sin mascarillas, o mejor que eso, con las mascarillas de pulsera, de pendientes, o de recogepapadas, que ya veréis qué mes de agosto más bonito vamos a pasar encerrados en casa”.

La comunidad china en Madrid fue la primera en confinarse y la que marcó el camino del resto de españoles. Muchos comercios de la zona de Usera no han vuelto a abrir desde febrero, cuando aprovecharon para "hacer reformas", según aseguraban. Por eso el bulo ha tenido cierta trascendencia.

Sin embargo, el servicio de verificación de noticias de RTVE logró probar con llamadas a la embajada de China y a la Junta Municipal del distrito de Usera, que dice que “oficialmente ninguna entidad vinculada a la comunidad china nos ha comunicado nada”.

Respecto a los locales que permanecen cerrados desde marzo la misma comunidad china explica que el motivo era la prudencia y no se mostraba en exceso preocupada, esperando a que terminase el estado de alarma, porque la mayoría de restaurantes chinos no tienen terrazas porque las calles en la que están ubicados son muy estrechas.

El presidente de la Asociación de Amistad España-China, Jesús Osuna, ha declarado a Verifica RTVE que “lo que pasa en China no implica que tenga que repercutir aquí”, y se lamentaba del “desconocimiento sobre cómo funciona el mundo en China”. Osuna deducía que “probablemente los que no hayan abierto es porque habrán calculado que no tendrán ingresos suficientes, debido a las restricciones”.

Xiao Hai, un pequeño empresario chino del barrio cuya familia regenta un supermercado y una bodega, corroboró esta opinión al confirmar que “la mayor parte de los establecimientos chinos están abiertos” y que los que aún no han abierto es “porque no se han podido adaptar a las medidas de la “nueva normalidad” o bien por falta de personal”.

 

En los establecimientos que reabrieron tras la pandemia en España es obligatorio lavarse las manos con un gel hidroalcohólico abiertos. Los ciudadanos chinos no pasean por Usera sin mascarillas y a pesar del calor de estos días en Madrid también usan guantes. Toman todo tipo de precauciones y recomiendan tomarlas, pero eso no significa que vaya a llegar a Madrid un nuevo rebrote. “Hay que tomar todas las medidas higiénicas –recomiendan- y hacer lo que ha dicho el Gobierno, como guardar la distancia”, añaden.

En España hay 202.000 ciudadanos chinos censados, más del 90 por ciento de zonas lejanas a Wuhan, zona cero del coronavirus. En Madrid viven algo más de 40.000 de estos ciudadanos. Solo en el barrio de Usera hay unos 10.000 censados, que están aprovecharon la alarma sanitaria para emprender "reformas" en sus locales o tomar "vacaciones" aprovechando el Año Nuevo Chino. No hay ni un solo caso detectado entre los chinos-españoles, que se haya conocido.

No hay temor en los negocios chinos con respecto al coronavirus, o al menos no lo hay públicamente. Por si acaso, Antonio Liu Yang, un abogado chino residente en Valencia es uno de los precursores de la campaña "No soy un virus". Se trata de evitar el rechazo a la comunidad china solo por su origen étnico.

Un activista chino.

Es cierto que en España la comunidad china no ha sido masivamente rechazada, muy al contrario se les ha agradecido las muestras de apoyo que mostraron en los primeros días a bomberos, policías y sanitarios a quienes llegaron a donar todo el material antivirus que tenían en stock en sus tiendas.

"Sus majestades los Reyes y el Gobierno nos ha ofrecido su máxima colaboración y solidaridad para la lucha contra la epidemia. El Rey Felipe VI nos ha apoyado muchísimo, los chinos le estamos muy agradecidos", se apresuró a explicar Chen Shengli, presidente de ACHE, la mayor Asociación de Chinos en España que aglutina más de 5.000 asociados de aquel país nada más iniciarse la pandemia.

En el caso del Chinatown madrileño, el castizo barrio de Usera, muchos restaurantes continúan cerrados por la imposibilidad de poner terrazas en la calle y haciendo cuentas para ver si les conviene o no abrir.

El famoso Casa Jinlai, cerrado por vacaciones.

Pero además de restaurantes se han unido a este no apertura de momento una peluquería y algunas tiendas de ropa. Cierto es que el miedo irracional al coronavirus ha hecho desistir también a muchos clientes de acudir a estos locales y los propietarios chinos todavía sopesan si abrir o no ante la falta de clientes. El 90 por ciento de la población china que reside en España son de zonas lejanas a Wuhan, zona cero del virus, pero eso no impide que haya todavía recelos y que se difundan bulos.

COMPARTIR: