02 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este empresario, nacido en 1949 en Chile de padres republicanos, ha pasado también por puestos muy estratégicos desde el INI, Repsol, Acerinox o BBVA

Óscar Fanjul, el ideólogo: De asesor de Alicia Koplowitz a vicepresidente de Ferrovial con Rafael del Pino

Óscar Fanjul.
Óscar Fanjul.
Óscar Fanjul ha sido nombrado vicepresidente de Ferrovial, compañía de Rafael del Pino, donde entró en 2015 como vocal independiente. Este viernes esta empresa celebra su Junta General. Se trata del nuevo paso de un empresario con una carrera profesional marcada por muchos hitos,desde la presidencia de Repsol (1987-1996) a su unión con Alicia Koplowitz como vicipresidente de la sociedad Omega Capital, a través de ella la conocida empresaria realizada con éxito sus inversiones muy diversificadas.

La compañía de servicios Ferrovial, presidida por Rafael del Pino, acaba de nombrar vicepresidente de la compañía a Óscar Fanjul Martín, quien ocupaba desde el año 2015 el cargo de vocal independiente y consejero coordinador de la conocida constructora. De este modo Ferrovial nombra a un nuevo vicepresidente cuando este viernes celebra su Junta General de Accionistas, que además será la primera para el consejero delegado de la compañía Ignacio Madridejos, ya que este ingeniero de caminos, presidente de Cemex USA,  asumió el cargo el pasado mes de octubre.

Esta relevante noticia económica trae de nuevo a la actualidad la figura de Óscar Fanjul, el veterano y discreto empresario de origen chileno, de padres españoles republicanos. que rehúye de la popularidad y que desde hace ya muchoa años es el gran apoyo de Alicia Koplowitz en todas sus inversiones millonarias, a través de la sociedad de cartera Omega Capital donde figura como vicepresidente.

Una vida en el poder económico

El empresario Óscar Fanjul Marín nació en Santiago de Chile el 20 de mayo de 1949,  perteneciente a una familia de exiliados republicanos. Quizá por eso nunca ha olvidado sus orígenes familiares. “Desde pequeño se despertó mi imaginación la historia de un barco huyendo de Francia y cruzando el Atlántico. En la imaginación infantil tiene mucho impacto”, contaba en una entrevista para la Agencia Efe.

Como tantos otros nombres pertenecientes al bando perdedor de la Guerra Civil española, huían del hambre y de la represión que se desató en la nueva España con la dictadura de Francisco Franco. Fue en un puerto de Francia desde donde embarcaron rumbo a América los abuelos maternos de Óscar Fanjul en el barco Winnipeg. “Yo me pregunto cómo se encontraron entre esas grandes multitudes de gente. Siempre me llamó la atención, y la verdad es que nunca se lo pregunté a mis abuelos, me olvidé. Porque a Francia fueron mi madre y mi abuela por un lado y mi abuelo fue por su cuenta”, explicaba en la citada entrevista para Efe.

Óscar Fanjul.

 

Ellos formaban parte del grupo de dos mil republicanos que el Premio Nobel Pablo Neruda seleccionó para ser acogidos en Chile por el entonces gobierno de Pedro Aguirre Cerda. No fue un viaje tranquilo debido a los varios incidentes de la travesía, incluido un encontronazo con un submarino de la Alemania Nazi. Finalmente, llegaron a la ciudad chilena de Valparaíso.

 “He oído muchas veces que el pacto de no agresión germano-soviético causó un 'shock' muy fuerte dentro del barco, además con grandes discusiones y enfrentamientos entre mucha gente que no entendía cómo la Unión Soviética podía llegar a un acuerdo de este tipo con Hitler”, contaba Fanjul.  En Chile “recibieron muy bien a nuestra gente y pudiron reconstruir sus vidas”, explicaba Fanjul.

Con el gobierno 'del cambio'

Regresó a España a los 11 años, en 1960, y se instaló en Madrid, donde estudió en el conocido Colegio del Pilar, donde también se formó el expresidente español José María Aznar. Después estudió la carrera de Ciencia Económicas en la Complutense de Madrid,  en la que se doctoró. Amplió estudios en el Massachusetts Institute of Technology y en la Universidad de Harvard, en Estados Unidos.

Logró luego compaginar esta actividad académica, como catedrático de Teoría Económica en la Universidad Autónoma de Madrid, con el trabajo como economista para la Dirección General de Estudios del Instituto Nacional de Industria (INI), donde le llevó Miguel Boyer en 1972. Ya en 1975 fue nombrado director de estudios del Programa de Investigaciones Económicas de la Fundación Empresa Pública.

Pero su vida profesional dio un giro cuando los socialistas llegaron al poder a finales de 1982. Carlos Solchaga, flamante Ministro de Industria, lo puso al frente de Instituto Nacional de Industria (INI) cargo que ocupó hasta 1985 cuando las batallas entre las dos facciones dentro del gobierno provocaron una renovación del gabinete de Felipe González cuya baja más llamativa fue la Miguel Boyer, hasta entonces encargado de la cartera de Economía y Hacienda, que abandonó la política para seguir su relación con Isabel Preysler, entonces casada con el Marqués de Griñón, y harto de los enfrentamientos con el todopoderoso vicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra.

Carlos Solchaga pasó a dominar el área económica del ejecutivo y Fanjul se convirtió en presidente del Instituto Nacional de Hidrocarburos. Dos años más tarde se crea la petrolera estatal Repsol y Fanjul se colocó al frente. Fue responsable de la salida a bolsa de la misma e iniciador de la privatización de la misma en 1989 que se finalizó en 1997, ya con el PP de José María Aznar en el poder. El cambio de Gobierno afectó a Fanjul que en 1996 fue sustituido por influencia del nuevo Ministro de Economía Rodrigo Rato por el recientemente fallecido por coronavirus Alfonso Cortina, hasta entonces presidente de la cementera Portland Valderrivas, precisamente una empresa del grupo FCC de las hermanas Koplowitz.

Alfonso era hermano de Alberto Cortina y primo de Alberto Alcocer. Ambos fueron conocidos durante años como ‘Los Albertos’ casados durante años con ‘las Kolplowitz’. Precisamente, una de las dos hermanas, Alicia, influiría sobremanera en la vida profesional de Fanjul.

Mano derecha de Alicia Koplowitz

 

Después de su salida de Repsol, Óscar Fanjul comenzó a acumular distintos cargos. Fue nombrado consejero externo con capacidad ejecutiva de la multinacional anglo-holandesa Unilever. Y un años más tarde,  el 11 de junio de 1997,asumió la fue nombrado presidente de Cofir, la sociedad financiera.

Poco tiempo después ya comenzó a llevar todos los designios económicos y financieros de Alicia Koplowitz. Así, el 25 de mayo de 1998 era nombrado consejero del BBV en representación de Morinvest, una de las sociedades patrimoniales de la hermana menor de las Koplowitz.

Óscar Fanjul decidío abandonar el sillón en la entidad crediticia  en abril de 2002, tras el expediente abierto por el Banco de España un mes antes. Las tensiones entre el entonces presidente, Francisco González, y varios de los consejeros, con los fondos de pensiones coleando al margen de la contabilidad del banco, fueron la espoleta final para su dimisión. González le señaló como uno de los beneficiarios de fondos de pensiones depositados en la Isla de Jersey, impulsados por el anterior presidente del BBVA, el ya fallecido Emilio Ybarra. 

 

Alicia Koplowitz. 

Óscar Fanjul ha sido desde entonces, aun más, el brazo ejecutivo de Alicia Koplowitz. Dicen los que conocen bien a la empresaria, que sólo se rodea de gente a la que considera leal y que Fanjul ha sido la persona discreta que le ha asesorado en todos sus negocios, desde que su vida afectiva se rompiera al hacerse pública la infidelidad de su marido con Marta Chávarri.   

Su vida también dio un nuevo giro cuando el 3 de junio de 1998 vendió a su hermana Esther su participación en FCC (un 28,26 por ciento) por 136.624 millones de pesetas, es decir unos 871 millones de euros de hoy. Para invertir su dinero convirtió a Óscar Fanjul en su mano derecha. Juntos, desde el despacho de la sociedade cartera Omega Capital, situda entonces en el número 28 del Paseo de la Castellana, de Madrid, comenzaron una serie de afortunadas inversiones caracterizadas por la diversificación.

La sociedad Omega ha llegado a manejar aproximadamente unos 600 millones de euros en total en sus fondos Penta Inversión, Laredo, Adler y Alphaville y la Sicav Morinvest, la Sociedad de Inversión de Capital Variable de Alicia Koplowitz. 

 

El dueño de Ferrovial, Rafael del Pino Calvo-Sotelo 

Ahora Fanjul se convierte en el número de dos la empresa Ferrovial de Rafael del Pino Calvo-Sotelo, que al igual que Alicia en su día, también ha vivido un momento complicado en lo privado tras su complicado divorcio de la guionista y escritora Astrid Gil-Casares. En Ferrovial, Fanjul, además, de gestionar los más de dos millones de acciones que la propia Alicia Koplowitz tiene en la constructora de Del Pino, deberá ahora asesora al rico empresario madrileño, tercera fortuna de España con más de 4.000 millones de euros.

COMPARTIR: