25 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La primogénita del empresario gallego Amancio Ortega heredó la gran fortuna de su madre Rosalía Mera y está al frente de la Fundación Paideia Galiza

Sandra Ortega, la segunda persona más rica de España: La otra cara femenina del emporio de Inditex

Sandra Ortega.
Sandra Ortega.
La empresaria Sandra Ortega, primera hija del magnate gallego del sector textil Amancio Ortega, es la mujer más rica del país gracias al importante accionariado que ostenta de Inditex. Además de ser la presidenta de la Fundación Paideia Galiza desde 2013, cuando murió su madre Rosalía Mera, Sandra se adjudicará en abril el patronato de la Fundación Amancio Ortega tras la marcha del empresario Pablo Isla.

La empresaria Sandra Ortega (53 años) –más conocida por ser la primera hija del fundador del grupo textil Inditex, Amacio Ortega– es en la actualidad la mujer más rica de España después de su padre. Tras la muerte en 2013 de su madre, Rosalía Mera, la primera mujer de Amancio, heredó su participación del 7% en Inditex, reuniendo hoy en día un patrimonio neto de 7.300 millones de dólares. Actualmente es la presidenta de la Fundación Paideia Galiza, entidad ubicada en La Coruña que fundó Rosalía para dar oportunidades de integración a personas con discapacidad –dado que su segundo hijo, Marcos Ortega, nació con una parálisis cerebral.

Después del anuncio de la marcha del empresario Pablo Isla de la presidencia del gigante textil gallego y la próxima toma de posesión de la segunda hija de Amancio –Marta Ortega–, Sandra quedará a cargo de la Fundación Amancio Ortega

En septiembre de este año la empresaria protagonizaba una guerra judicial contra el que fuera su hombre de confianza, José Leyte, situación propia de todo un culebrón jurídico financiero. La hija de Amancio Ortega acusaba a Leyte de haberla engañado y falsificado su firma para solicitar a entidades financieras créditos en beneficio de Room Mate, la empresa de Kike Sarasola.

La primera 'dama dorada' de Amancio Ortega

Tras un noviazgo corto, Rosalía Mera y Amancio Ortega se casaron a las cinco de la tarde, hora taurina, del año 1966 en la parroquia de San José. El matrimonio tuvo dos hijos, Sandra y Marcos, este último nació con una discapacidad psíquica. Se separaron de mutuo acuerdo veinte años más tarde, en 1986.

Sandra Ortega Mera, que estudió en un instituto público, aunque en su infancia pasara por el colegio de monjas Las Esclavas de A Coruña, estaba muy vinculada a su madre –fallecida en 2013– y no trabajaba con su padre en la empresa textil. Es psicóloga y actualmente es la presidenta de la Fundación Paideia, a la que dice dedicar muchas horas. Está casada con Pablo Gómez, que forma parte del grupo Inditex, un chico muy querido en la casa en la que ocupa un alto cargo directivo. Juntos tienen tres hijos y ya le han dado a Amancio su primera nieta.

Sandra Ortega y su marido Pablo Gómez.

Hace unos años Sandra vendía todas sus acciones en Inditex (un 1,99%), al igual que hiciera su madre, por lo que ingresó la cantidad de 30.330 millones de pesetas. Tanto Sandra como Rosalía movían la práctica totalidad de sus ingresos a través de sociedades de inversión mobiliaria de capital variable (SICAV), que en poco tiempo se han convertido en el vehículo de inversión favorito de los poderosos, en una nueva manera de esquivar al Fisco.

Las sociedades de Sandra Ortega

Estas sociedades, además de una gran rentabilidad media, ofrecen a sus partícipes grandes ventajas ya que, a diferencia de los fondos, permiten a sus titulares diseñar y modificar cuantas veces deseen su política de inversión. Además, gozan de un tratamiento privilegiado en lo que se refiere al pago de impuestos ya que sobre las ganancias tan sólo se abona un 1% frente al 35% general. Y permiten que no afloren plusvalías sobre las que tributar, salvo que se vendan participaciones de la misma.

La creación de este tipo de sociedades tiene sentido para patrimonios superiores a los 30 millones de euros, que invierten, en ocasiones gracias a una información privilegiada, en una buena cesta de valores y fondos. Por eso, las SICAV constituyen otro eslabón más de la cadena que configuran las grandes fortunas creando auténticos entramados de sociedades instrumentales.

En la actualidad, la hija mayor de Amancio Ortega figura como principal accionista y presidenta de la sociedad de inversión Quembre de Inversiones Simcavf S.A., creada en mayo de 2001 con un capital social inicial de 18 millones de euros y con el único fin de reinvertir el dinero recaudado con la salida a bolsa de Inditex.

A su vez, Sandra aparece como administradora de Breixo Inversiones Sicav S.A., Soandres de Activos Sicav S.A. y Mateus Inv Sicav S.A. Todas ellas radicadas en la capital de España. También figura como administradora de varias sociedades de su madre: Rosp Corunna SL, Rosp Corunna Participaciones Industriales SL., Ferrado Inmuebles S.L, Trebore Transporte S.L., Trebore Planta Joven S.L., Talleres Trebore Jardinería S.L. Cultivar S.L. y Viveros Borrazas S.L.

Las 'batallas' de Sandra por el poder

Sandra Ortega, fiel a la política de su padre, el fundador de Inditex, de huir de la publicidad y los medios de comunicación, vio cómo su ruptura profesional con el que fuera su hombre de confianza, José Leyte, saltaba a los medios cuando este la denunciaba al considerar la indemnización por despido insuficiente. 

José Leyte.

Fue en ese momento cuando Ortega denunció a Leyte, hecho que prueba la pérdida de confianza después de años siendo su sombra y su asesor en la family office Rosp Corunna, creada en 2000 por su madre, Rosalía Mera, a través de la que Sandra Ortega controla el 5,05% del imperio Inditex.

Una historia de traiciones, presuntas o reales, que se dirimirán en los tribunales, con riesgo de convertirse en el culebrón jurídico del momento al afectar a dos nombres destacados de la jet set empresarial: Sarasola y Ortega. Mientras el primero siempre ha sido carne de titulares, Sandra Ortega ha procurado vivir de forma discreta para evitarlos. 

Por otro lado, a mediados de este año 2021, Kike Sarasola se desvinculaba de Sandra Ortega como socia en sus negocios hoteleros –Room Mate, que les mantuvieron unidos durante años. La empresaria gallega se empezaba a alejar de Sarasola mientras éste veía la solución momentánea a sus problemas en Roberto Centeno, yerno de Juan Roig de Mercadona, que le habría realizado un préstamo de 15 millones de euros después de que él solicitase 50 al SEPI para evitar su bancarrota.

COMPARTIR: