10 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Blackstone se queda con estos terrenos madrileños donde el capitán del equipo merengue había invertido gracias a un crédito del Banco de Santander

Sergio Ramos amortiza su deuda de 35 millones de euros en "Los Berrocales" dando los terrenos a un fondo buitre

Vista aérea del terreno de Los Berrocales.
Vista aérea del terreno de Los Berrocales.
El Banco Santander ha vendido varios activos al fondo estadounidense Blackstone, entre ellos la finca en Los Berrocales de Sergio Ramos. El capitán del Real Madrid invirtió en estos conocidos terrenos madrileños a través de su sociedad DILB, contrayendo una deuda de 35 millones de euros con la entidad de Ana Botín. Finalmente, Ramos cancela su deuda con el Santander, realizando una dación en pago de los terrenos. De esta manera, Blackstone se convierte en nuevo propietario de esta gran parcela.

El futbolista internacionla español y capitán del Real Madrid, Sergio Ramos, invirtió en 2011 en la compañía Desarrollos Inmobiliarios Los Berrocales (DILB), comprando al Grupo Lar el 51% de esta empresa, de la que el futbolista controla el 49,99% y su padre José María Ramos un 1%; es decir, la mayoría accionarial. El resto corresponde al grupo de alimentación Eroski. La sociedad controlada por Ramos se hacía de esta forma con cerca de 500.000 metros cuadrados en este privilegiado entorno madrileño situado al sureste de la capital de España, concretamente, en una gran finca conocida como La Fortuna, donde está previsto levantar más de 22.000 viviendas.

Hace ya un año, elcierredigital.com ya contaba en exclusiva que para evitar el embargo Sergio Ramos había iniciado conversaciones a través del Banco de Santander con el considerado fondo "buitre" Blackstone, de capital mayoritario estadounidense, especializado en comprar activos impagados y hacer luego negocio con ellos revendiéndolos o alquilándolos. Una noticia que transcurridos más de doce meses desde que la avanzamos en primicia se ha cumplido.

Ahora parece que por fin el jugador del Real Madrid ha llegado a un acuerdo con su acreedor principal, el Banco de Santander de Ana Patricia Botín, para resolver a través de este fondo buitre la deuda de 35 millones de euros que tiene con Desarrollos Inmobiliarios Los Berrocales.

Fue en el año 2000 cuando la sociedad de Sergio Ramos adquirió dos solares en Los Berrocales, al sureste de Madrid, en varias tandas. La primera, hasta completar 196.651 metros cuadrados; y otros 334.394 metros cuadrados en una segunda. En julio de 2006 el entonces gobierno municipal madrileño de Alberto Ruiz Gallardón dio el visto bueno a la urbanización de esa zona.

Para hacer frente a esa compra el futbolista pidió prestados 35 millones de euros al Banco Pastor, que fue absorbido luego por el Banco Popular y más tarde por el Banco de Santander. Los terrenos fueron tasados en 65 millones de euros en 2010. Tres años más tarde, el gobierno de la Comunidad de Madrid aprobó modificar el plan original y después el Ayuntamiento de Manuela Carmena dio el visto bueno a la construcción de 22.000 viviendas. 

Pero el primer pago del crédito, unos 12 millones de euros, se tenía que haber hecho efectivo en noviembre de 2018, sin embargo como no se había comenzado a construir no existían viviendas que vender y, por tanto, la sociedad no tuvo los ingresos previstos para dicho pago. Al no recibir el primer importe previsto el Banco de Santander comenzó el proceso de embargo.

Un pelotazo paralizado

Para entender todo el proceso es necesario remontarse a la paralización por parte del ayuntamiento de Manuela Carmena del plan original en septiembre de 2018 y su posterior luz verde, pero limitada, en enero de 2019.

La clave de la caída en picado del negocio inmobiliario del jugador del Real Madrid han sido los problemas que ha tenido en la paralización de las licencias para construir, una queja común de todos los promotores inmobiliarios en estos últimos años.

Esto ha ocasionado que el proyecto haya sufrido una paralización de hecho durante los últimos meses, aunque aparente y legalmente se pueda comenzar a urbanizar. El ayuntamiento madrileño y la Junta de Compensación del ámbito acordaron finalmente que el suelo acogiera 22.000 viviendas, pero el 50 por ciento de ellas, unas 11.000, serán viviendas públicas.

Mapa del desarrollo urbanístico del Sureste de Madrid.

La paralización inicial por parte de la exalcaldesa Manuela Carmena del proyecto urbanístico de Los Berrocales en el sureste madrileño, provocó que el negocio que tenía pensado el futbolista del Real Madrid hiciese aguas.

Desarrollos Inmobiliarios Los Berrocales S.A. presidida por el padre de Sergio, José María Ramos García, incluso presentó un recurso a la Justicia porque llevaba perdidos un millón de euros, en junio de 2018, admitido a trámite entonces por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM).

La protesta venía porque el plan aprobado por Carmena reducía a la mitad la construcción de viviendas en la zona. Gallardón había aprobado un plan parcial en 2004 para edificar 22.000 viviendas, que albergarían una población estimada de 66.000 habitantes y la operación se enmarcaría en la llamada Estrategia del Sureste. Pero la nueva alcaldesa, Manuela Carmena, aprobó en enero de 2018 un Plan Director reduciendo el suelo edificable a 2.400 hectáreas. Finalmente, el TSJM declaró nulo este último Plan Director, dando la razón a la reclamación de Sergio Ramos y a otros promotores importantes, como Metrovacesa. Ahora, con la aprobación de 2019 se podrá empezar, previsiblemente, a construir, si el nuevo equipo de gobierno municipal no pone impedimentos.

Deudas millonarias

La sociedad de Sergio Ramos tenía activos validados a cierre del ejercicio contable de 2016 en 65,5 millones de euros y, aunque la empresa del sevillano partió de inicio con un capital elevado, de 13,46 millones de euros, tiene todavía millonarias deudas que afectaban a su patrimonio de manera considerable.

Imagen aérea de Los Berrocales.

Los préstamos a largo plazo de la sociedad mercantil con diversas entidades de crédito ascienden hasta los 35 millones de euros que debe al Banco de Santander y, de la misma manera, Ramos acumula otras deudas con las empresas que forman parte de su accionariado, sumando otros 13,47 millones de euros. Además, la empresa que gestiona tiene pérdidas acumuladas que superan los 553.000 euros, principalmente por el pago de intereses, por lo que la sentencia del TSJM supuso entonces un alivio para el capitán madridista.

A través de este proyecto se pretendía llevar a cabo un plan de crecimiento urbano que abarcaría más de 4.000 hectáreas de terreno, donde vivirían casi 500.000 personas. Pero este plan fue diseñado hace más de quince años y, pasado el tiempo, la realidad ha sido bien distinta.

De todas las empresas del futbolista, es Sermos 32  la más importante. Es su buque insignia a través del cual controla todas las demás. Pero no sólo la utiliza para operaciones mercantiles, sino que también la usa para adquirir propiedades de lujo, como la que compró hace escasos meses en la conocida urbanización madrileña de La Moraleja.

Se trata de una propiedad millonaria en una zona de lujo de La Moraleja, pertenecienente al municipio de Alcobendas, que es su nuevo hogar junto a Pilar Rubio, sus tres hijos varones y el que viene de camino. No hay que olvidar que Sergio Ramos se casó oficialmente por esas mismas fechas en Sevilla con la conocida presentadora de televisión.

La mansión de La Moraleja

La mansión de La Moraleja se encontraba en ejecución hipotecaria y la subasta se resolvió por 1.502.906,40 euros, aunque la tasación de la vivienda ascendía hasta los tres millones de euros. Es una vivienda que cuenta con una parcela de casi 3.000 metros cuadrados y que está dividida en cuatro plantas que rondan los 180 metros construidos cada una, con un total de casi 700 metros útiles con una piscina de doce metros. Una mansión que Sergio Ramos ha rehabilitado totalmente.  

La casa en La Moraleja de Sergio Ramos y Pilar Rubio.

Pero además, el futbolista del Real Madrid ha diversificado la inversión de sus beneficios como jugador de fútbol en diversos tipos de negocios, aunque especialmente haya invertido más en el sector inmobiliario. Su empresa principal, como ya se ha dicho, es Sermos 32 S.L. (el número 32 era el dorsal que lucía en el Sevilla FC), a través de la cual controla, por ejemplo, la sociedad Desarrollos Inmobiliarios Los Berrocales. La actividad principal de esta empresa es el alquiler de bienes inmuebles.

Sermos (formado por el principio y el final de su nombre y apellido, respectivamente) se fundó como una pequeña sociedad dedicada a la explotación de derechos de imagen, constituida el 29 de diciembre de 2004, cuando aún era jugador del Sevilla. Sergio Ramos es el administrador único de la empresa, con domicilio social en la calle de Alcalá, de Madrid, próxima al madrileño parque del Retiro. Sus activos ascendían a 37,4 millones de euros y en el año 2016 declaró unas ventas de 1,16 millones de euros. La entidad también se encarga de la gestión de algunas parcelas de su carrera deportiva como su web oficial.

Esta empresa participa en otra de más reciente creación, como la denominada Gestora Mediterránea de Infraestructuras S.L., constituida en mayo de 2012. También se dedica a la promoción inmobiliaria y tiene su domicilio social en la Calle Almagro de Madrid. Cuenta con unos activos de 2,6 millones de euros y el año pasado puso a la venta 345 plazas de garaje en el Aparcamiento Francisco Norte, situado en el centro de Marbella, a 300 metros del Paseo Marítimo de la capital de la Costa del Sol.

Unos millonarios negocios inmobiliarios, los de Sergio Ramos, que acaban de lograr superar un serio bache económico al paralizar el embargo que le acechaba con el Banco Santander. La venta de sus activos en los terrenos madrileños de 'Los Berrocales' al fondo estadounidense Blackstone han parado una deuda de 35 millones de euros que podía haber sido su tumba. Finalmente, Ramos cancela su débito con el Santander, realizando una dación en pago de estos terrenos.

De esta manera, el fondo americano Blackstone, que también fue quien adquirió las viviendas públicas madrileñas durante la etapa consistorial de Ana Botella, se convierte así en el nuevo propietario de esta extensa parcela en el surereste de la capital de España con un claro futuro especulativo muy próximo.

COMPARTIR: