28 de noviembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Jornadas eternas, exigencia de facturación mínima abusiva y el uso de sanciones para forzar a abandonar la empresa son algunas de las quejas

Los conductores de Uber convocan una huelga en Madrid para el día 22 en demanda de mejoras laborales

El sindicato Comisiones Obreras (CCOO) convoca a las plantillas de los servicios UBER para protestar contra los atropellos empresariales. Jornadas eternas, exigencia de facturación mínima abusiva y ahora el uso de sanciones para "invitar" a abandonar la empresa, son los motivos que han llevado a organizar esta huelga convocada el próximo 22 de octubre.

Una quincena de empresas pertenecientes al grupo MOOVE CARS, el mayor de los que explotan las licencias VTC, dan servicio de transporte de viajeros a través de la plataforma UBER. En total son más de 1.000 trabajadores, muchos menos de los más de 2.000 que han llegado a ser. Aun así, la codicia empresarial quiere hacer pagadores de la baja facturación a conductores/as, exigiéndoles unas facturaciones imposibles por la pandemia y presionándoles a abandonar la empresa cuando no las alcanzan.

Pero no es solo eso. Los conductores se ven obligados a pasar más de diez horas al día al volante, seis días a la semana establecida, son sancionados o se ven obligados a trabajar más horas si quieren conservar su puesto de trajo para entregarle la sanción, les ponen trabas a su asesoramiento sindical con Comisiones Obreras, y directamente le da a elegir entre dejar de pagarle, debido a la sanción, o cobrar el paro si acepta una salida simulando una modificación sustancial.

Se da el caso, además, de que los conductores tienen un convenio colectivo aprobado para el sector que hace válida la jornada de 10 horas, con propuestas que retuercen la legalidad y que encontraron aprobación por parte de otro sindicato, el Sindicato Libre de Transportes (SLT).

Por todo ello Comisiones Obreras (CCOO) convoca, en una jornada de huelga, a una concentración que tendrá lugar el jueves 22 de octubre la mañana a 13 horas, en la calle Luis I, 54, de Vallecas. Por el respeto a las trabajadoras y trabajadores de las empresas VTC al servicio de UBER.

Las condiciones laborales precarias, con jornadas maratonianas de trabajo frente al volante, hacen que muchos conductores de las empresas de VTC provoquen accidentes de circulación por graves deficiencias en la conducción causadas por esas jornadas maratoninas obligadas de trabajo. Problemas mucho mayores que los habituales para cualquier conductor profesional, tal y como denunciaba  ya un trabajador elcierredigital.com hace unas semanas.

Los atracos, problemas de los conductores

No es el único problema al que se enfrentan los conductores de VTC. Al igual que en los taxis, sus grandes competidores, los robos al final de la jornada se han convertido en un gran problema para ellos. La novedad está en que desde hace meses ya pueden cobrar las carreras en efectivo. Los robos se están produciendo fundamentalmente en la zona de Madrid, en barrios como Carabanchel y Vallecas.

Para los que cometen estos atracos es mucho más cómodo, ya que en las aplicaciones para recurrir a los servicios de estos medios de transportes no es necesario identificarse con un nombre real y un DNI. Así, al no tener la necesidad de unir al perfil el número de una tarjeta de crédito y poder pagar en efectivo no hay manera de identificarlo.

El modus operandi que siguen es el siguiente: Marcan el punto de recogida y seleccionan como el destino barrios conflictivos donde los conductores se sienten desprotegidos y sufren el robo a manos del ‘cliente’.

Un trabajador de UBER.

“Los coches no están preparados como los taxis. Aunque hay un Jefe de Flota no sirve de nada. Sobre todo, por las noches. Estás completamente desprotegido y, por si fuera poco, te descuentan la cantidad robada. Contratan a cualquiera porque las condiciones son penosas con sueldos que no llegan a los mil euros netos y jornadas de hasta doce horas, de tres de la tarde a cuatro de la mañana y de cuatro de la madrugada a las tres del mediodía siguiente, con el riesgo que supone para el tráfico como se está viendo últimamente con muchos accidentes de circulación. Y justo lo que ahora nos faltaba con estos graves problemas de los robos. Si tienes un golpe, además, también lo paga un conductor por la franquicia establecida”, asegura a Elcierredigital.com un conductor que prefiere mantenerse en el anonimato.

El número de coches de los que dan servicio a Uber o Cabify sigue aumentando coincidiendo con las primeras regulaciones del sector que diseñan las comunidades autónomas. En Cataluña, por ejemplo, la obligación de contratar estos servicios con quince minutos de antelación ha supuesto que Uber y Cabify dejaran de operar en Barcelona. Por su parte, Baleares, Valencia y País Vasco están también apostando por fijar plazos de antelación para contratarlos.

En el lado opuesto, está Madrid. La capital de España es la ciudad con mayor número de VTC, alrededor de la mitad del total nacional. Por ahora, el Ejecutivo regional ha declinado entrar de momento a regular el sector, a pesar de las movilizaciones del gremio del taxi.

COMPARTIR: