25 de junio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La sociedad estatal presidida por Juan Manuel Serrano forzó a su equipo a que devolviese el Día de Reyes y una festividad local de Almería

Inspección de Trabajo sanciona a Correos por obligar a su plantilla a tener que recuperar dos festivos

El Cierre Digital en
/ Juan Manuel Serrano
Juan Manuel Serrano no gana para disgustos. A solo unos días de una huelga de tres jornadas convocada por CCOO y UGT, Inspección de Trabajo (dependiente del ministerio de Yolanda Díaz) les ha sancionado por obligar a su plantilla a devolver dos festivos: el día de Reyes y una local de un municipio de Almería. La Sociedad Estatal guarda silencio sobre esta nueva sanción.

A Correos se le acumulan los problemas. La compañía estatal, que perdió en torno a 100 millones de euros en 2021, ha sido sancionada doblemente por la Inspección de Trabajo por hacer recuperar a parte de sus trabajadores las festividades del 6 de enero, día de Reyes, y el 20 de enero, festividad municipal de San Sebastián en Campohermoso (Almería).

El sindicato SIPCTE asegura que la empresa pública Correos vuelve a incumplir en materia de relaciones laborales. En concreto, con lo mandatado en el articulo 37.2 del Estatuto de los Trabajadores donde se establece que no se puede hacer recuperar festivos.

Enmascarando la recuperación de festivos

Según Inspección de Trabajo, dependiente del ministerio que comanda Yolanda Díaz, la empresa intentó "enmascarar la recuperación de dos festivos laborables por medio de la alteración/fijación de prestación de servicios", por lo que aprecia una nueva vulneración del ordenamiento jurídico.

El citado sindicato cree que con estas dos nuevas sanciones, Inspección de Trabajo da un duro varapalo a Correos. Además, tras estas dos nuevas sanciones, el Sindicato SIPCTE desmiente el reciente comunicado de prensa de Correos que decía que "respeta los derechos laborales de sus trabajadores".

La central sindical asegura que con esta sanción "se demuestra una vez más que la empresa no respeta los derechos de parte de su plantilla, así como la impunidad con la que actúan sus directivos pues las sanciones no recaerán en los bolsillos de estos irresponsables".

Se acerca la huelga

Correos se ha convertido en un polvorín bajo la presidencia de Juan Manuel Serrano, que intenta despejar nubarrones con un tour mediático que le ha llevado a conceder cuatro entrevistas en menos de dos meses en medios en los que la compañía que preside invierte fuertes cantidades económicas.

El ex jefe de Gabinete de Pedro Sánchez intenta encauzar la preocupante situación empresarial de una empresa cuyo negocio tradicional se ha desplomado: en los tres últimos años: Correos ha pasado de gestionar 2.600 millones de cartas anuales a alrededor de 1.500.

Oficina de Correos. 

Mientras tanto, Correos sigue sin ejecutar el plan estratégico anunciado en 2019 y, según denuncian UGT y CCOO, carece de Plan de Igualdad, "lo que supone un desprecio al 55% de mujeres de la plantilla, al conjunto de los trabajadores/as y a la sociedad", aseguran.

Denuncia por agresión

Serrano se enfrentan ahora a una huelga de 72 horas que tendrá lugar los días 1, 2 y 3 de junio. Por otra parte, la negociación del Convenio Colectivo ha arrancado mal ya que tres delegadas sindicales de UGT y CCOO han acusado a un miembro de seguridad contratado por la compañía de aplacar unas protestas con una agresión.

Ambos sindicatos señalan a "un inspector de la empresa Sasegur, contratada por Correos por 16,2 millones de euros, para arremeter violentamente contra la protesta sindical, lo que concluyó en una agresión inadmisible a tres delegadas de ambos sindicatos que fueron brutalmente golpeadas".

"CCOO y UGT consideran intolerable la violencia antisindical ejercida por el 'gorila' enviado por Serrano", añaden. Y explican que "el agresor enviado por el presidente desguazador de Correos había acudido a reventar la protesta sindical (que no consiguió) contra la imposición de la negociación de un nuevo convenio colectivo, cuyo objetivo es el desmantelamiento laboral, alcanzar entre 15 y 20 mil puestos a tiempo parcial (30-40% de la plantilla), así como el recorte a final de legislatura de 15.000 empleos (ya ha recortado 7.000 desde 2018) hasta dejarla en 40.000 trabajadores/as".

CCOO y UGT también han denunciado que Serrano "ni ha tomado medidas respecto de la agresión ni se ha preocupado por las agredidas ni ha pedido disculpas por lo sucedido".

COMPARTIR: