04 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Amber Kotrri tiene una boutique llamada 'House of Zana' y recibió una carta de la empresa Inditex instándole a no registrar el nombre de su tienda

Una empresaria inglesa gana a Amancio Ortega la guerra por el supuesto uso de la marca Zara

El Cierre Digital en Amber Kotrri.
Amber Kotrri. / La dueña de 'House of Zana' ha ganado a Inditex.
Amber Kotrri tiene una boutique llamada 'House of Zana' y recibió una carta de la empresa Inditex instándole a no registrar el nombre de su tienda. Lejos de acobardarse, la inglesa inició un litigio con el gigante textil de Amancio Ortega que ha terminado, después de dos años, con su triunfo. Según las autoridades británicas, la similitud de los nombres era "demasiado insustancial y efímera".

Inditex es uno de los grandes gigantes de la industria textil mundial. Sin duda, la marca más importante de entre las muchas que coexisten bajo el paraguas del conglomerado gallego es Zara, un nombre reconocible en todo el mundo y que se identifica en los cinco continentes con la empresa fundada por Amancio Ortega

Ahora una mujer inglesa ha ganado una batalla judicial contra la empresa, precisamente por un asunto vinculado al nombre de Zara. Una especie de David contra Goliat del ámbito empresarial y judicial. Amber Kotrri, que así se llama la protagonista de este litigio, tenía desde hacia tiempo una boutique en la localidad inglesa de Darlington llamada House of Zana

La historia de Amber comenzó hace dos años cuando inscribió su nombre comercial en la Oficina de Marcas del Reino Unido y desde Inditex se pusieron en contacto con ella mediante una carta para intentar disuadirla del registro. 

"Solo tienes un par de semanas para firmar diciendo que retirarás tu solicitud de marca registrada y luego otros tres meses para 'eliminar gradualmente' tu nombre de marca, esa es la única opción", asegura Kotrri en la BBC que rezaba la carta enviada por el gigante textil. 

House of Zana. 

"La carta dice que la 'firme preferencia de la compañía es resolver este asunto de manera amistosa', pero no hay término medio, no hay posibilidad de discutir nada", añadía Kottri. 

Sin embargo, Kottri pensó que la razón estaba de su parte y que no había tenido ningún ánimo de copiar a la famosa marca de ropa. Por este motivo, decidió ir a los tribunales donde, además, se defendió a sí misma sin contratar ningún abogado. 

Finalmente, la Justicia le ha dado la razón debido a que, según el supervisor del registro de marcas, la similitud de los nombres era "demasiado insustancial y efímera"

En sus declaraciones a la radio televisión pública británica, Amber asegura que se han puesto en contacto con ella más pequeños empresarios que han vivido situaciones similares con Inditex. “Fue una victoria para mí y para mi negocio, pero también lo es para otros independientes que están pasando por esto. Lo que demuestra que se puede hacer frente a las grandes empresas”, dijo Amber a la prensa tras ganar el litigio.

Zara tiene más de 6.000 tiendas en todo el mundo. 

Hace años otra mujer corrió desigual suerte. Fue Juhi Jain, de Jaipur (India), que decidió bautizar su empresa de venta de zapatos hechos a mano con el nombre de Zarsá una palabra que, tal y como aseguró, nació de la unión de la palabra urdo Zar y la hindú Sa que se traduce como la expresión comparativa "como el oro". 

Con Jain se puso en contacto Inditex de la misma forma que con la empresaria inglesa. Fue en 2017 y también ella decidió empezar un batalla legal que le costó mucho dinero y que se alargó durante dos años para, finalmente, claudicar ante el gran gigante textil y cambiar su nombre por otro que no recordara en nada al de Zara, un nombre que va unido a la fortuna de Amancio Ortega y que pasó por vicisitudes antes de ser una marca reconocida a nivel mundial. 

Zara, la historia de una marca

En 1963 Amancio Ortega constituyó la sociedad Goa Confecciones, el germen de Zara España S.A. y comenzó a vender por toda España sus batas de boatiné.

En ese periodo, desde 1963 hasta 1975, el negocio de batas y camisones experimenta un crecimiento sostenido. Y como esta primera aventura empresarial tuvo éxito, el matrimonio Ortega se anima a embarcarse en otro proyecto mucho mayor.

Fue así, sin dejar de ser fabricantes, como se convirtieron también en distribuidores y en vendedores. Así surgió como una necesidad la marca de Zara, que abrió en mayo de 1975 su primera tienda en A Coruña, en pleno Ensanche, en la calle Juan Flórez, números 64-66. Allí se vendían los jerséis a 500 pesetas. Hoy Zara es un nombre mundialmente reconocido gracias al Registro de Patentes y Marcas que le vetó el nombre que inicialmente habían elegido: Zorba.

Amancio Ortega. 

Su éxito, bajo el anonimato, fue creciendo y sus cuentas corrientes fueron engordando. En 1979 había ya seis tiendas Zara en A Coruña, Vigo, Lugo y Ourense. El proceso de expansión fue in crescendo.

Fue en junio de 1985 cuando el matrimonio de Rosalía y Amancio deciden dar otro salto creando Inditex (Industria de Diseño Textil SA), empresa cabecera del grupo, con el fin de aglutinar las distintas actividades mercantiles derivadas del negocio de distribución de moda. 

COMPARTIR: