18 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El fondo británico Zegona recibió ayer autorización del Gobierno de España para adquirir la filial de la teleco británica que prepara un ERE en España

La renovada Vodafone lanza una 'agresiva' campaña comercial para 'robarle' abonados a Telefónica y Digi

El Cierre Digital en Sede de Vodafone.
Sede de Vodafone.
El fondo británico Zegona recibió ayer autorización por parte del Gobierno de España para hacerse en nuestro país con la filial de Vodafone, que acaba de lanzar una campaña comercial agresiva a través de su marca Lowi, donde ofrece móvil y fibra por 20 euros al mes. La renovada teleco británica busca quitar clientes a Telefónica y Digi, mientras diseña un ERE que provocaría centenares de despidos aquí. Hasta ahora Vodafone buscaba vías complementarias como modo de paliar su pérdida de clientes.

El Consejo de Ministros aprobó ayer la compra de Vodafone España por parte del fondo británico Zegona, que desde hace meses tiene los mandos del tercer operador autóctono del sector de las telecomunicaciones tras comprometerse a desembolsar 5.000 millones de euros (4.100 en líquido y 900 en acciones).

Zegona creía que la operación iba a desencallarse en el primer trimestre de 2024, pero finalmente ha tenido que esperar pese a que en los últimos días ya había comenzado a desplegar la 'agresiva' estrategia comercial que ya implementó en España como accionista de referencia de Telecable, Euskaltel y MásMóvil

En todas ellas contó con la dirección de José Miguel García, al que quieren volver a reclutar si este rompe con Masorange para proseguir la campaña ya iniciada en los últimos días por la marca low cost de Vodafone, Lowi

La filial de Vodafone España ha igualado a Digi al ofertar móvil y fibra por 20 euros mensuales con la intención de robarle abonados a competidores como Telefónica o Masorange (nueva compañía resultante de MásMóvil y Orange). 

Lowi ha informado que la clave en la rebaja de precios está motivada porque usa la red Vodafone en su nueva oferta, nombrada como Fibra Fit: "Al no tener que pagar por el uso de la red a otras operadoras de telefonía, podemos eliminar los costes de intermediación, ofrecer un precio más reducido y un servicio de mayor calidad", aseguran. 

"La Fibra Fit es nuestra propia fibra óptica. Para poder acceder a ella es necesario que esté disponible la cobertura de Lowi en tu área. Sin embargo, si no es así, no te preocupes, ya que contamos con una gran variedad de ofertas de Internet en casa que se adaptan a tus necesidades", aseguran. 

El Gobierno bendice la operación pese al ERE

El Ministro para la Transformación Digital y de la Función Pública de España, José Luis Escrivá, afirmó ayer que "el sector de las telecomunicaciones se encuentra en un momento de profunda reorganización, y es obligación de los poderes públicos garantizar que este servicio estratégico no solo esté asegurado, sino que salga reforzado cuando se produce una operación empresarial de alcance". 

El ministro hizo oídos sordos al ERE que podría ejecutar Zegona y que podría afectar a cientos de trabajadores, al asegurar que ante "los compromisos asumidos por el comprador, estamos convencidos de que el liderazgo de España en conectividad podrá consolidarse". 

Vuelve Zegona al mercado español

"Llevaban dos años esperando una oportunidad". Esta frase, pronunciada desde voces autorizadas del sector de las teleco, resume el sentir de los 'tiburones' británicos Eamonn O'Hore y Robert Samuelson, dos exdirectivos de Virgin Media que en 2015 pusieron en marcha el fondo Zegona.

Oferta de Lowi. 

Esta compañía con escasa valoración bursátil (apenas 2 millones), quiso experimentar en su nacimiento con una inversión en el sector que conocían, el de las telecomunicaciones, y en un país del que desconocían todo, España. 

Y en 2015 Zegona compró Telecable, que dos años después era digerida por Euskaltel, que disparó su valor bajo la batuta de José Miguel García, que previamente se había hecho de oro con la resurrección de Jazztel

Zegona vio la oportunidad, invirtió hasta convertirse en primer accionista de la cablera vasca y en 2021 tuteló la venta de esta a MásMóvil. ¿Resultado? 428 millones de euros de plusvalías en apenas 6 años, de los cuales 21 fueron a parar a sus directivos, que ahora quieren repetir el pelotazo con Vodafone España.

Vodafone se movía entre la pérdida de clientes y los recortes

El saludablemente competitivo mercado de las telecomunicaciones en España se mueve al ritmo que marcan los precios low cost de MásMóvil y Digi, que se están comiendo a las tres grandes: Telefónica, Orange y Vodafone

Esta sangría afectaba especialmente a Vodafone, que ha vivido cambios en su cúpula a nivel global tras la sustitución de Nick Read por Margherita Della Valle, que ha ascendido desde la dirección financiera de la compañía con un plan debajo del precio que implicará 11.000 despidos en Europa con el objetivo de reducir 1.000 millones de costes hasta 2026.

Vodafone España cuenta con más de 2 millones de clientes, pero estos ya no pagan las facturas de antaño porque el hipercompetivo mercado español, señala la propia compañía, "ha dado lugar a un modelo de competencia basado exclusivamente en los precios".

Vodafone España apuntaba importantes caídas de ingresos y estaba intentando crecer con otras vías complementarias a la tradicional de su negocio. Es el caso de su Marketplace, un espacio que cuenta con miles de productos en las categorías de hogar, bricolaje, salud, movilidad urbana, deportes y juguetes, además de dispositivos electrónicos de las mejores marcas, con un catálogo más amplio que el existente en la tienda online de la operadora y con más subcategorías.

COMPARTIR: