04 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La patronal catalana ha impulsado otra candidatura liderada por Victoria Guinda, crítica con los 350.000 anuales que percibe el actual presidente

Críticos de la CEOE acorralan a Antonio Garamendi por su alto sueldo y vaivenes políticos

El Cierre Digital en
/ Antonio Garamendi
Antonio Garamendi se juega este miércoles 23 de noviembre su futuro al frente de la CEOE. El presidente de la patronal de empresarios se ha granjeado múltiples enemigos en sus cuatro años de mandato por subirse el sueldo hasta los 350.000 euros, protagonizar varios vaivenes ideológicos y apostar por controlar el organismo con personalismo.

Este miércoles 23 de noviembre el empresariado español elige a la persona que presidirá la CEOE en los próximos cuatro años. El gran favorito para hacerse con el trono es su actual líder, Antonio Garamendi. 

Es cierto que el empresario vasco ha ido granjeándose múltiples enemigos en los últimos tiempos, lo cual ha conllevado que desde diversos sectores críticos con su gestión se haya articulado una candidatura alternativa

Vaivenes

Garamendi bendijo la reforma laboral tras el publicitado pacto que firmó con la vicepresidenta y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, y después pareció apoyar los indultos a los líderes del procés: "Si acaba en que al final las cosas se normalicen, pues bienvenido sea". 

Las críticas que recibió por este segundo aspecto fueron de tal calibre que sus relaciones con el PP de Pablo Casado saltaron por los aires. El presidente de la CEOE tuvo que recordar que la patronal "defiende la unidad de España y la Constitución española. La Constitución permite los indultos, pero eso no quiere decir que nosotros tengamos que opinar"

En la Asamblea General de 2021 incluso rompió a llorar mientras se explicaba: "Todos los que me conocéis sabéis que siempre he defendido el Estado de Derecho, el imperio de la Ley, la unidad de España y la monarquía parlamentaria... Se han utilizado unas palabras de media hora de entrevista que, además, no es literal, se ha cogido el rábano por las hojas". 

Mayores críticas recibió por dispararse el sueldo hasta los 350.000 euros apenas unos meses después de tomar posesión en el cargo. "La Comisión de Control Presupuestario y Financiero en la reunión mantenida el pasado 18 de enero, acordó fijar una cantidad bruta de 350.000 euros por las funciones que le son asignadas al presidente en el artículo 19.1 de los estatutos", dicen las actas de la CEOE. 

Esta decisión motivó el enfado de sus críticos: la patronal madrileña CEIM, la del automóvil (Anfac), la del sector agrícola (Asaja) y, especialmente, la patronal catalana Foment del Treball que, bajo el liderazgo del exdiputado Josep Sánchez Llibre, le ha cocinado una candidatura alternativa. 

En principio esta iba a ser liderada por Miguel Garrido (presidente de CEIM) o, en su defecto, por el presidente de la patronal de concesionarios Faconauto, Gerardo Pérez, que llegó a anunciar que se presentaba y finalmente ha reculado tras no encontrar los apoyos suficientes. 

Garamendi2

Virginia Guinda. 

Foment del Treball, consciente de que Garamendi les iba a complicar el horizonte si ganaba sin oposición, finalmente ha impulsado una candidatura que, en principio, Sánchez Llibre prefería que su número uno no estuviera relacionado directamente con ellos

Pero, vista la retirada de Gerardo Pérez, la vicepresidenta de Foment del Treball, Virginia Guinda, ha dado el paso y asegura que sus dos principales bazas serían bajarse el sueldo y hacer de la CEOE un organismo más participativo, dardo con el que critica el personalismo de Garamendi. 

Este, que ganó en 2018 sin oposición tras ser derrotado por la mínima en 2014 contra Juan Rosell, hace oídos sordos y ni tiene intención de bajarse el sueldo ni de rodearse de su camarilla, entre las que destacan dos ex del PP: el actual vicepresidente de la CEOE, Íñigo Fernández de Mesa, y la presidenta de la Fundación CEOE, la exministra Fátima Báñez. 

Trayectoria de Garamendi

Garamendi está relacionado con el mundo empresarial desde la cuna, ya que su padre presidió Marítima del Nervión. En su juventud se licenció en Derecho en Deusto y posteriormente fundó la Asociación de Jóvenes Empresarios del País Vaco, lideró la Confederación Española de Jóvenes Empresarios y finalmente la Confederación Iberoamericana de Jóvenes Empresarios (CIJE).

En 2014, siendo presidente de la patronal del metal (Confemetal), lo intentó sin suerte contra Rosell. Mañana le tocará volver a las urnas contra Virginia Guinda, que apuesta por implantar un salario mínimo a la carta (por edad y sector) y subir sueldos, aunque sin especificar en qué grado.  

COMPARTIR: