28 de noviembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La planta sita en la localidad de Castejón no cerrará el 31 de diciembre y se asegura trabajo para 2022 y 2023

El Grupo CAF acaba con la agonía de su filial navarra Trenasa, que continuará abierta

/ Trenasa
El Grupo CAF ha comunicado que mantendrá abierta su planta filial en Navarra después de haber batido récord de ventas durante los nueve primeros meses de 2021. Trenasa, sita en Castejón, tendrá carga de trabajo en 2022 y 2023.

La agonía se acaba de forma temporal para la empresa navarra Trenasa, filial de la multinacional vasca Grupo CAF. Esta planta, sita en Castejón (Navarra), no cerrará a finales del presente ejercicio tal y como se temía, y se mantendrá abierta en 2022 y 2023 tras haber recibido carga de trabajo para los 54 empleados de la compañía de la Comunidad Foral.

El Grupo CAF ha comunicado la noticia tras haber celebrado que durante los primeros nueve meses de 2021 facturó más de 2.000 millones de dólares y ha obtenido 57 millones de euros de beneficios netos. Este hecho ha ayudado a que derive a su filial el montaje de 105 trenes que han sido encargados desde Francia por la Administración Autónoma de Transportes Parisinos.

Izquierda Unida ha deseado "que las buenas noticias supongan el inicio de una estabilidad más que justa y merecida para la plantilla de Trenasa", que acumula un sinfín de recortes y expedientes de regulación en los últimos años.

Cabe recordar que el comité de empresa de la planta ribera, compuesto por CCOO y LAB, lamentó hace unas semanas el trato que dispensa CAF a Trenasa asegurando tener "la sensación creciente de que la decisión" sobre el futuro de la filial "está o debería de estar tomada desde hace mucho tiempo, y que pese a ser los principales afectados vamos a ser los últimos en enterarnos".

Hace unos meses CAF, que exigía contratos de Renfe para mantener abierta Trenasa, no deshojaba la margarita porque continuaban "vigentes las mismas causas que obligaron a la empresa a posponer su decisión sobre el cierre y las mismas limitaciones de ocupación que ya se preveían en el acuerdo de ERE suscrito el pasado 5 de noviembre".

Jerusalén

La multinacional con sede en Beasain también está siendo criticada por los sindicatos por firmar un contrato para realizar un tren ligero en una ciudad que es objeto de disputa entre Israel y Palestina: Jerusalén.

BDS Movement recuerda que "en agosto del 2019, un consorcio de empresas liderado por la empresa vasca de ferrocarriles CAF y la empresa constructora israelí Shapir fue seleccionado por el Ministerio de Finanzas israelí para llevar a cabo la expansión de la red de tren que conecta las colonias ilegales en territorio palestino ocupado, conocido como el tren ligero de Jerusalén (JLR)".

Tren en Jerusalén. 

Y explica que "los asentamientos israelíes se consideran un crimen de guerra bajo el estatuto de Roma del Tribunal Penal Internacional. Además, Shapir que está en el consorcio con CAF para expandir la JLR, está listado en la base de datos de la ONU de empresas que son cómplices con los asentamientos ilegales de Israel".

"El proyecto JLR quebranta el derecho internacional porque fortalece el control de Israel sobre tierra palestina ocupada incluyendo Jerusalén Este. Con su participación, CAF está contribuyendo a las graves violaciones israelíes del derecho internacional y de los derechos humanos palestinos", añaden.

La organización recuerda que "el proyecto JLR es tan burdamente ilegal que otras empresas multinacionales, como Alstom, Siemens, Systra, Bombardier o Macquarie, que participaron en la fase inicial de la licitación se retiraron quedando solo dos consorcios en la fase del concurso".

Y aseguran que "con su participación en este proyecto CAF está también violando su propio código de conducta, que establece que 'toda actuación de CAF y de las personas que la integran guardarán un respeto escrupuloso a las leyes, a los derechos humanos y a las libertades públicas'".

COMPARTIR: