22 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Ministerio de Fomento quiere controlar que su actividad se ajusta a lo que marca la ley

Uber y Cabify, más transparentes: deben declarar todos sus viajes a un registro público desde el mes de abril

Uber y Cabify deberán comunicar toda su actividad al Ministerio de Fomento
Uber y Cabify deberán comunicar toda su actividad al Ministerio de Fomento
Uber, Cabify y el resto de firmas titulares, plataformas o intermediarias de servicios de vehículos de alquiler con conductor (VTC) deberán notificar todos los viajes que realicen a un registro 'online' del Ministerio de Fomento a partir de este lunes, 1 de abril. Se trata de una norma de obligado cumplimiento y con este registro, el Gobierno busca garantizar que las VTC cumplen lo fijado en la ley.

Es decir,  que sus coches se contratan previamente, que no recogen a pasajeros en la vía pública y que no realizan más del 20% de sus viajes fuera de la comunidad en la que tienen adjudicada la licencia.

Agresión a un taxi en uno de los numerosos enfrentamientos entre VTC y taxi.

De este modo, este instrumento de control digital se pone en marcha algo más de un año después de que en diciembre de 2017 el anterior Gobierno aprobara su constitución mediante un Decreto Ley promovido por el entonces ministro de Fomento Íñigo de la Serna. Con esta iniciativa se buscó habilitar un instrumento de registro y control de la actividad de los VTC para contribuir a eliminar o, al menos, reducir  el conflicto abierto desde hace unos años con el sector taxi. A principios de año, el enfrentamiento entre taxistas y plataforma de VTC se agravó tras numerosos incidentes, huelgas y ataques mutuos que terminaron con algunos conductores heridos en ambos lados. El sector del taxi mantiene, pese a todo, sus denuncias y reclamaciones y acusa a las empresas de  VTC de intrusismo y competencia desleal.

En cifras y con datos de febrero pasado, en España se contabilizaban 13.556 coches de VTC, uno por cada cuatro taxis, frente a la proporción de uno por treinta que fija la Ley de Ordenación del Transporte Terrestre (LOTT). Madrid acapara casi la mitad, con 6.625 vehículos de este tipo, uno por cada dos taxis.

Las protestas contra las empresas de VTC se han sucedido en toda España.

Por tanto, a partir de este 1 de abril,  los titulares de licencias de VTC deben informar de cada viaje que realicen detallando el lugar y la fecha en que se contrata, y también del lugar, la fecha y la hora en que comienzo  y termina el servicio, además de la matrícula del vehículo que lo realiza. También deberá especificarse el arrendatario del servicio, esto es, si se contrata mediante una empresa intermediaria como son las plataformas Uber y Cabify.

Dos meses de transición, después, multas

Fomento impondrá   multas si se detecta alguna irregularidad en esta información. Pero será a partir del 1 de junio, es decir, en dos meses, para dar un periodo transitorio que  garantice el correcto funcionamiento del registro.

Tras el contencioso de entre ambos sectores de transporte privado y el desentendimiento por parte de algunas administraciones, este registro será, por ahora,  una de las vías que el Gobierno central tenga para actuar en el ámbito de los VTC. Recordemos que el  año pasado, el actual ministro de Fomento, José Luis Ábalos, habilitó mediante Decreto Ley a los gobiernos regionales a regular el sector de las VCT en sus territorios. Algunos de esos gobiernos, como el autonómico de Madrid encabezado por el presidente del PP, Ángel Garrido, ha manifestado su oposición y negativa a elaborar una regulación para las VTC, algunas de cuyas empresas y compañías tienen entre sus empleados y asalariados a varios  políticos o personas próximas a formaciones políticas y gobiernos en activo.

Uber y Cabify abandonaron Barcelona tras la regulación de las VTC, pero Cabify ha vuelto a operar. 

Sin embargo, cinco comunidades, Cataluña, Aragón, Baleares, Valencia y País Vasco sí que han  han ejecutado esa transferencia y han aprobando normas para los VTC.  Todas  obligan ya  a contratar uno de estos coches con una antelación mínima, para diferenciarlos así de los taxis. En el caso de Cataluña, esta medida llevó a Uber y Cabify a dejar de dar servicio en Barcelona, aunque esta última empresa ha vuelto a operar en la ciudad para evitar de recoger .

COMPARTIR: