08 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El pasado mes de noviembre Javier, el hijo varón del fundador de Globalia, llegó a un acuerdo para vender la aerolinia al consorcio británico IAG

El Covid-19 hace peligrar las ventas de los Hidalgo: Iberia quiere renegociar la compra de Air Europa

María Jose, Javier y 'Pepe' Hidalgo.
María Jose, Javier y 'Pepe' Hidalgo.
Tras anunciarse en noviembre que Globalia vendía su joya, Air Eropa, al consorcio formado por Iberia y British Airways, ahora la crisis del coronavirus Covid-19 ha hecho que el turismo se vea como uno de los factores más afectados. Por este motivo, Iberia quiere renegociar una compra a la que aún no han dando el visto bueno las autoridades europeas, y que se cerró en su momento por mil millones de euros. La intención de la familia Hidaldo es descapitalizar el holding.

El año 2020 se presentaba como uno de los mejores para la familia Hidalgo. Javier Hidalgo, hijo del fundador de Globalia, En noviembre de 2019 se conoció la venta de Air Europa, el buque insignia de los negocios de la saga, por mil millones de euros a IAG, que es el grupo compuesto por Iberia y British Airways. Fue una transacción capitaneada por el consejero delegado de Globalia, Javier Hidalgo, y el de Iberia, Luis Gallego, que aún está pendiente del visto bueno de Bruselas.

Sin embargo, ahora la situación parece haber cambiado y Luis Gallego quiere renegociar antes de que Europa de su visto bueno. Los mil millones pactados en noviembre quieren que se reduzcan debido la crisis del coronavirus. Los Hidalgo decidieron vender para ir descapitalizando Globalia. Ahora, con su pelotazo de la venta a Iberia en el aire, nunca mejor dicho, esperan beneficiarse del fondo de apoyo al sector turístico que ha aprobado hace unos días del Gobierno de Pedro Sánchez.

Al margen de esto, en mayo se supo que la familia se quería desprenderse de la cadena de hoteles Be Live y que encargó a Ernst & Young (EY) sondear el mercado internacional en busca de compradores. Esta operación también presenta también sus complicaciones ya que la mayoría de sus establecimientos hoteleros se encuentran en el Caribe, una zona castigada por la pandemia, y lo que haría que la cadena Be Live tuviera difícil venderse.

Javier Hidalgo y su padre Juan José 'Pepe' Hidalgo. 

La cadena hotelera Be Live tiene 34 establecimientos entre España y diferentes países como Cuba (ocho), República Dominicana (seis), Portugal (dos), Marruecos (tres) y uno en Colombia, sin contar los trece abiertos en España. Esta intención de venta llega después de la venta de Viajes Halcón a Viajes Ávaris, una sociedad turística que controla la que durante muchos años fue una familia rival en los negocios, la saga mallorquina de los Barceló.

Vender antes que perder

Muchos ven detrás de esta descapitalización la decisión del patriarca de la saga, Juan José Pepe Hidalgo, de iniciar su retirada activa del mundo de los negocios y repartir la fortuna en vida entre sus tres hijos. Este salmantino, nacido en Villanueva del Conde en 1941, cumplió 78 años el pasado verano y parece dispuesto a disfrutar más de su vida privada, sobre todo desde que gasta gran parte de su tiempo en su residencia de República Dominicana.

Por otro lado, La venta de la compañía aérea Air Europa supuso también una redistribución de fuerzas dentro del clan familiar de los Hidalgo. Así, las cosas parece que Javier es quien pasa a acumular más poder en detrimento de su hermana María José, que parece no estar muy de acuerdo con las ideas que mantiene Javier para el beneficio de la empresa familiar.

El patriarca Pepe Hidalgo empezó su trayectoria en 1960 cuando solo tenía 19 años y emigró con un contrato de seis meses desde su pueblo natal de Salamanca a Suiza donde trabajó como taxista. Su primer negocio fue montar un sistema de transportes paralelo, más barato y más eficiente que el oficial, para los emigrantes españoles que viajaban ida y vuelta al país helvético. Luego amplió los destinos a Holanda, Francia o Alemania.

Globalia.

Hasta que llegó Halcón Viajes, un tour operator a la española, cuyo nombre se inspiraba en las aves que sobrevolaban los campos del páramo salmantino de su infancia. Pepe, como todos sus amigos le conocen, no podía imaginar por entonces que convertiría en amo y señor del sector turístico español. 

Javier Hidalgo, la vuelta del hijo pródigo

Javier Hidalgo, único hijo varón de Pepe Eloísa Gutiérrez, tiene 48 años y tiene aún el 17 por ciento del capital del grupo, tras comprar las acciones que pertenecían al Banco Santander y a Unicaja. Hoy es su Consejero Delegado. Está soltero, aunque mantuvo una relación formal con Sol González, con la que tuvo una hija en 2014. Algunos años antes también tuvo otro hijo fruto de su relación con María Gomero. Durante mucho tiempo tuvo fama de ser un excelente relaciones públicas, pero sobre todo gran amante del ambiente nocturno de Madrid y Nueva York, donde se mueve perfectamente entre la jet set.

Es licenciado en Empresariales por la Universidad de Pepperdine (California) y cuenta con varios másteres internacionales. Sin embargo, su vida de noctámbulo y sus continúas apariciones en las revistas del corazón, donde era considerado el ‘soltero de oro’, acompañado siempre por bellas mujeres, como la modelo Eugenia Silva, fue el inicio de su prematuro declive, que parece hoy en día haber rectificado. Por entonces, su padre le retiró su confianza en favor de su hermana María José, considerada, por algunos, "como la más lista de la familia".

Fuera de los negocios familiares, Javier Hidalgo optó diversificar sus miras empresariales hacia el sector vinícola, sin olvidar, por supuesto, el mundo inmobiliario donde se mueve perfectamente. Así creó la franquicia Century 21.

María José Hidalgo. 

También ha fijado sus metas en las nuevas tecnologías a través de la oficina virtual Halcón Ticket, que despacha entradas de viajes y espectáculos por internet. Igualmente es dueño de la agencia de modelos View Management y figura como accionista de la línea de ropa Melody Maker. También patrocina eventos deportivos como los que protagoniza en moto acuática su amigo Álvaro de Marichalar, hermano del que fuera Duque de Lugo. Claro que, su gran pelotazo fue la venta de la compañía de telefonía PepePhone por 158 millones de euros.

En 2018, coincidiendo con su separación de Sol González, volvió al emporio familiar con más fuerza que nunca en detrimento de su hermana María José, con la que empezó una dura guerra por el poder.

María José, de 51 años, fue durante años la más firme candidata a heredar el grupo turístico familiar. Pero hoy solo controla el 5 por ciento de Globalia. María José Hidalgo, para muchos "una mujer trabajadora, callada y discreta, muy diferente a su hermano", ocupaba hasta ahora la dirección de Air Europa. También otra de las hijas de Pepe Hidalgo, Cristina, de 39 años, trabaja en Globalia como adjunta del director de marketing. El centro de operaciones y de trabajo de todos ellos se encuentra situado en la Torre Madrid, en pleno centro de la capital de España. Sin olvidar su tradicional base de operaciones en la isla de Mallorca.

COMPARTIR: