29 de junio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El italiano Andrea Orcel ha conseguido que los tribunales le den la razón después de ser anunciado por este banco en 2018 y ser apartado meses después

Ana P. Botín deberá pagar más de 50 millones de euros por el 'fallido casting' para elegir un CEO para el Santander

El Cierre Digital en
/ Botín y Grisi
Los tribunales han dado la razón a Andrea Orcel que fue anunciado por Ana Patricia Botín como consejero delegado del Banco Santander a finales de 2018 y fue despedido a principio del 2019. Tendrán que pagarle más de 50 millones de euros, es decir, la cifra que le ha costado buscar este cargo durante más de dos años a su presidenta. Ahora, Héctor Grisi se ha convertido en el nuevo CEO. El mexicano cubre el hueco que en principio era para Orcel y que este tiempo ha ocupado José Antonio Álvarez.

Ana Patricia Botín otea su octavo aniversario como presidenta del Banco Santander. Y lo hace con ánimos renovados tras proyectar cierta sensación de estabilidad al haber anunciado al que será su primer gran fichaje como mandamás de la primera entidad de crédito española: el CEO mexicano Héctor Grisi, hasta ahora consejero delegado de Santander México y responsable de la región de Norteamérica.

El directivo ocupará el hueco de José Antonio Álvarez, que arrastraba un cartel de interino desde que hace tres años y medio el Santander anunciase la incorporación del italiano Andrea Orcel como mano derecha de Ana Patricia.

La banquera finalmente intentó invalidar el contrato tras no ponerse de acuerdo con el italiano ni en su sueldo ni en quién debía pagarle el bonus que había acumulado en el banco suizo UBS y que había dejado para fichar por el Santander.

Confianza

La banquera se ha mostrado agradecida a Álvarez "por todo lo que ha aportado al Grupo en los últimos 20 años. Su liderazgo y dedicación han sido fundamentales para el éxito de Santander y para mí ha sido un apoyo muy importante en estos años. Estoy encantada de que siga en el consejo como vicepresidente no ejecutivo y estoy segura de que continuará siendo clave para el crecimiento de Santander en los próximos años".

Botín asegura tener "mucha confianza en Héctor. Acumula décadas de experiencia y un conocimiento profundo de nuestros mercados y nuestras líneas de negocio. Además, en estos años ha demostrado su liderazgo, trabajo en equipo y capacidad para crear valor para nuestros clientes y accionistas. Sus excelentes resultados como CEO de Santander México y responsable de Norteamérica hablan por sí mismos y son la mejor muestra de por qué el consejo le ha elegido para liderar el banco en esta nueva fase de crecimiento y transformación".

Héctor Grisi. 

Bruce Carnegie Brown, consejero coordinador y presidente de la comisión de nombramientos del consejo, explica que "la comisión de nombramientos ha realizado un intenso trabajo para identificar y evaluar, con el apoyo de asesores externos, a un gran número de candidatos, tanto internos como externos, para el puesto de consejero delegado. Héctor Grisi tiene una gran experiencia y conoce muy bien el negocio, lo que le convierte en la persona ideal para liderar el grupo junto con la presidenta, Ana Botín".

Según Brown, Grisi "tiene una larga trayectoria profesional, con gran foco en el cliente y una demostrada capacidad para dirigir procesos de transformación y conectividad entre los mercados del grupo. Me gustaría dar las gracias a José Antonio, en nombre de la comisión de nombramientos, por su enorme contribución al banco. Bajo su liderazgo como consejero delegado, el Grupo ha aumentado el número de clientes en casi 40 millones, mejorado todas las métricas de negocio y reforzado significativamente su capital. Estamos muy satisfechos de seguir contando con su experiencia y conocimiento en el consejo de administración".

Palo al Santander

El cambio de parecer de Botín ha tenido un alto costo para el Santander ya que el juzgado de Primera Instancia número 46 de Madrid cuantificó la indemnización que deben pagar a Andrea Orcel en 51,4 millones, de los cuales se han desembolsado 44.

En el Santander, que ha anunciado que recurrirá la sentencia, al menos han 'celebrado' que la indemnización se rebajase de los 68 millones a los que fueron condenados en una primera instancia

COMPARTIR: