14 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Los problemas a la hora de conseguir artículos de importación durante la pandemia muestra la importancia de las compañías radicadas en nuestro país

Así se reinventa la industria en España en el COVID-19: Reorientación de producción y productos de alta calidad

Algunas han reorientado su producción, otras no han parado en lo más duro de la pandemia, pero todas han demostrado su enorme utilidad cuando han fallado las cadenas de suministros del extranjero. Se trata entre otras de fabricantes de celulosa, empresas químicas o fabricantes de material sanitario

En enero de 2016 la Dirección general de Costas concedió la extensión de la concesión a la fábrica de pasta de celulosa de ENCE en Pontevedra hasta 2073, pero el Ayuntamiento de Pontevedra y dos organizaciones ecologistas recurrieron la prórroga de la concesión ante la sala de lo contencioso administrativo de la Audiencia Nacional. En marzo de 2019, ya con el Ejecutivo de Pedro Sánchez, Costas presentó escrito de allanamiento aceptando las pretensiones de los demandantes en los tres procesos judiciales, a pesar de que ese organismo hubiera mantenido con anterioridad a lo largo de esos procesos que la prórroga.

La empresa ante esta tesitura que puede llevar al cierre de una de las factorías punteras a nivel mundial ha decidido trasladar 250 millones de inversiones previstas a su fábrica de Navia. A pesar de ello, y que desde ecologistas e incluso el BNG que gobierna Pontevedra, pidieran que cesara sus actividades cuando se paralizó la actividad industrial, su celulosa de alta calidad ha continuado saliendo de su fábrica usándose para fabricar todo tipo de material sanitario y de protección.

Necesidad de una industria española

El mejor ejemplo de como la industria española ha caído y es tan necesaria lo vemos junto a esta misma fábrica de ENCE en Lourizan. Allí estaba una fábrica de productos químicos, especialmente lejías, ELNOSA, la presión ecologista y social terminó cerrándola hace unos meses. En plena crisis España ha tenido déficit de productos desinfectantes.

Y es que, aunque algunas industrias han podido reorientar la producción, no todas es posible y, especialmente es complicado empezar de cero en ciertos sectores. Así, por ejemplo, han sido más flexibles algunas industrias cosméticas o incluso de bebidas alcohólicas que han reorientado su producción para paliar el déficit de soluciones hidroalcohólicas y desinfectantes.

Respiradores fabricados por SEAT

Aunque el caso mas paradigmático ha sido el de las es plantas de fabricación de automóviles SEAT en Barcelona y Renault en Valladolid. Seat, junto a la firma Protofy.XYZ, ensambló respiradores mientras que Renault fabricó material sanitario mediante impresoras 3D proporcionadas por la propia empresa.

Industria textil, desde batas a mascarillas de la máxima calidad

Inditex y Mango, dos de las empresas más importantes en la industria textil española no solo han puesto sus redes logísticas para traer material, también han fabricado batas para nuestro personal sanitario, una labor que también se sumó entre otras la firma de ropa infantil Mayoral.

Pero uno de los casos más paradigmáticos es el de Mascarillas Béjar que a través de Fibras Textiles Sánchez S.L., una compañía con más de 25 años de experiencia fabricando productos para el descanso, se ha convertido en referencia en la fabricación de mascarillas quirúrgicas de la máxima calidad, garantizando el envío rápido a toda España de un producto certificado y con todas las garantías.

En definitiva, tras años de destrucción del tejido productivo español, esta crisis refleja también la importancia de tener una industria nacional que nos haga menos dependiente del exterior y que pueda dar una respuesta rápida a las necesidades de consumidores e instituciones.

COMPARTIR: