27 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La semana pasada el consumo de combustible cayó un 83 por ciento respecto al mismo período del año 2019

Las gasolineras exigen que las saquen de la lista de servicios esenciales para evitar la quiebra

La trabajadora de una gasolinera con mascarilla.
La trabajadora de una gasolinera con mascarilla.
Las últimas medidas del Gobierno han incluido las gasolineras entre los servicios esenciales y por tanto deben abrir a diario. Pero esta obligación, según denuncia la patronal de las gasolineras, está teniendo consecuencias “nefastas” para el sector, ya que el consumo de combustible se ha desplomado por las restricciones impuestas a la movilidad hasta un 80 por ciento y por tanto mantener abiertas las gasolineras sin consumo les hará perder mucho dinero.

“No tiene ningún sentido seguir manteniendo el 100% de la oferta de suministro de carburante cuando la movilidad es apenas un 10% de la habitual y que más de 11.000 puntos de venta estén obligados a permanecer abiertos todos los días, ha dicho la Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio (CEEES), integrada en la patronal CEOE.

Justifican la petición de no abrir  en que el descenso del consumo de combuistible ha diso en torno al 89% en relación a los niveles habituales para esta época del año, según los datos del propio Ministerio de Transportes. Y eso se ha traducido en un hundimiento de las ventas de gasolina y gasóleo.

Respecto a la primera, ya la semana pasada el consumo de gasolina se desplomó un 83% , mientras que la venta del gasóleo de automoción cayó un 61%, según los datos de salidas de carburantes de las instalaciones de la Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH). Unos recortes del consumo que se suman ya a los de la semana previa, la primera de vigencia del estado de alarma, cuando las salidas de gasolina descendió un 41% y la de diésel, casi un 38%.

Una gasolinera en labores de desinfección.

Ante esta situación, la patronal ha reclamado al Gobierno el establecimiento de unos servicios mínimos que garanticen el adecuado abastecimiento de carburante de los servicios esenciales (transporte sanitario, vehículos de transporte de mercancías, de los fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado…), al tiempo que permitan a las estaciones de servicio que así lo deseen cerrar temporalmente sus negocios hasta que España recupere la normalidad que ahora ha perdido a causa de la propagación del coronavirus.

“Cada día que pasa sin adaptar la oferta de combustibles de automoción a una demanda cada vez más reducida pone en riesgo de forma incomprensible e irresponsable miles de empleos y hace peligrar la viabilidad de cientos de pymes del sector”, subraya la asociación empresarial, que advierte de que se viene “la quiebra de cientos de estaciones de servicio” si no se toman medidas ya han añadido desde la Patronal.

Asimismo, CEES alerta de que muchas estaciones, un sector en el que hay miles de centros independientes y pymes, tienen ya “dificultades a la hora de abonar las nóminas” de sus empleados de marzo y a muchas “les resultará previsiblemente inviable pagar las mensualidades del mes de abril”.

Desde la Asociación de Operadores Petróliferos (AOP), que agrupa a las grandes petroleras que operan en el país (Repsol, Cepsa, BP, Galp, Eni y Saras) y que tienen las mayores redes de estaciones de servicio, reclaman también poder flexibilizar horarios y ayudas como exenciones en el pago de cuotas a la Seguridad Social o beneficios fiscales a cambio de seguir con todas las gasolineras abiertas.

Pese al desplome de las ventas, “no hemos aplicado ningún ERTE ni tenemos intención de hacerlo”, explicaba a la agencia EFE Luis Aires, presidente de AOP y de BP España, pero reclama ayudas para mantener la actividad cuando los ingresos se han derrumbado.

 

COMPARTIR: