28 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Su exhombre de confianza dijo en el juicio que existen firmas imitadas de la empresaria pero que no las falsificó para créditos a favor de Room Mate

Se complica la batalla de Sandra Ortega contra su exasesor José Leyte: La hija de Amancio Ortega no declaró en el juicio

Sandra Ortega.
Sandra Ortega.
Sandra Ortega se ha convertido, a su pesar, en la protagonista del culebrón jurídico financiero del momento. El que la enfrenta a su exhombre de confianza, José Leyte, al que acusa de haberla engañado para conseguir créditos bancarios en favor de Room Mate, la empresa de Kike Sarasola. En el inicio del juicio, Leyte aseguró que existen firmas "imitadas" de la empresaria pero que no las falsificó. La hija de Amancio Ortega decidió no declarar.

La guerra judicial entre Sandra Ortega y el que fuera su hombre de confianza, José Leyte, va camino de convertirse en todo un culebrón jurídico financiero. La semana pasada arrancaba el juicio en el que la hija de Amancio Ortega acusaba a Leyte de haberla engañado y falsificado su firma para solicitar a entidades financieras créditos en beneficio de Room Mate, la empresa de Kike Sarasola. 

Sin embargo, el juicio se va a dilatar por la estrategia de la mujer más rica de España. Tras declarar Leyte que había utilizado firmas "imitadas" pero con permiso de Ortega y sin tratarse de "falsificaciones", Sandra Ortega se negó a declarar sin garantías ya que, en esta causa, aparecía como perjudicada y una declaración podría devengar en otra situación más complicada. 

Mientras tanto, las entidades bancarias que también aparecen en la causa como perjudicadas no se pronuncian sobre quién tiene la culpa en este lío en el que aparece también el nombre de Kike Sarasola. Un nombre habitual de la 'jet set' al que Sandra Ortega dio la espalda en favor de sus inversiones con éxito en Pharmamar

El origen del culebrón

Sandra Ortega, fiel a la política de su padre, el dueño de Inditex, de huir de la publicidad y los medios de comunicación, vio como su ruptura profesional con Leyte saltaba a los medios cuando este la denunciaba al considerar la indemnización por despido insuficiente. 

José Leyte. 

Fue en ese momento cuando Ortega denunció a Leyte, hecho que prueba la pérdida de confianza después de años siendo su sombra y su asesor en la family office Rosp Corunna creada en 2000 por su madre, Rosalía Mera, a través de la que Sandra Ortega controla el 5,05% del imperio Inditex.

Una historia de traiciones, presuntas o reales, que se dirimirán en los tribunales con riesgo de convertirse en el culebrón jurídico del momento al afectar a dos nombres destacados de la nueva Jet Set empresarial: Sarasola y Ortega. Mientras el primero siempre ha sido carne de titulares, Sandra Ortega ha procurado vivir de forma discreta para evitarlos. 

La primogénita de Inditex

Sandra Ortega es hija de Amancio Ortega y Rosalía Mera. Cursó sus estudios medios en un instituto público aunque en su infancia pasara por el colegio de monjas Las Esclavas de La Coruña. Estaba muy unida a su madre, que falleció en 2013, y no trabaja en los negocios de su padre. Se licenció en Psicología y actualmente es la vicepresidenta de la Fundación Paideia, a la que dice dedicar muchas horas.

Está casada con Pablo Gómez, que sí es empleado de Inditex, muy querido en la empresa donde ejerce de comercial. Juntos tienen tres hijos y ya le han dado a Amancio su primera nieta. Hace unos años Sandra vendió todas sus acciones de Inditex (un 1,99%), al igual que hiciera su madre, venta por la que ingresó 30.330 millones de pesetas. De ahí viene su fortuna.

Sandra mueve la práctica totalidad de sus ingresos a través de sociedades de inversión mobiliaria de capital variable (SICAV), que en poco tiempo se han convertido en el vehículo de inversión favorito de los poderosos, en una manera de esquivar al fisco, ya que sobre las ganancias tan sólo se abona un 1% de impuestos frente al 35% general.

Sandra Ortega y su marido.

La hija mayor de Amancio Ortega figura como principal accionista y presidenta de la sociedad de inversión Quembre de Inversiones Simcavf S.A., creada en mayo de 2001 con un capital social inicial de 18 millones de euros y con el único fin de reinvertir el dinero recaudado con la salida a bolsa de Inditex. Por otra parte, aparece como administradora de Breixo Inversiones Sicav S.A., Soandres de Activos Sicav S.A. y Mateus Inv Sicav S.A. Todas ellas radicadas en la capital de España. También figura como administradora de varias sociedades de su madre: Rosp Corunna SL, Rosp Corunna Participaciones Industriales SL., Ferrado Inmuebles S.L, Trebore y Viveros Borrazas S.L.

COMPARTIR: