21 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Siete partidos liderados por Esquerra Republicana de Catalunya, Junts per Catalunya y Euskal Herria Bildu convocan un apagón para la noche del viernes

Los socios independentistas de Sánchez rompen con el Gobierno en materia energética

/ Pacto de Llotja.
Los socios independentistas de Pedro Sánchez rompen con el Gobierno en materia energética. Esta noche a las 22.00 horas siete partidos que ejercen de puntal del Ejecutivo socialista han auspiciado un gran apagón en protesta por la infinita colección de subidas de la factura eléctrica. El Ejecutivo, por su parte, aseguró ayer que vuelve a cambiar de estrategia con las eléctricas.

Las infinitas subidas de la factura de la luz han provocado el enésimo cambio de estrategia del Gobierno de España que ayer, por boca de su vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, anunció que inicia una ronda de contacto con los máximos responsables de las compañías eléctricas para ofrecerse a retirar el recorte que aprobó en septiembre si Bruselas toma medidas en Europa a cuenta de la subida del gas.

Este nuevo cambio de rumbo inquieta a las siete fuerzas independentistas y republicanas que firmaron el 'pacto de Llotja' para desmarcarse de La Moncloa en materias como la forma del Estado o la posibilidad de autodeterminación de los pueblos del Estado.

Esquerra Republicana de Catalunya, Junts per Catalunya, Euskal Herria Bildu, Bloque Nacionalista Galego, las CUP, Més per Mallorca y Més per Menorca han suscrito ahora una hoja de ruta que en el día de hoy promoverá un gran apagón entre las 22.00 y las 22.30 horas, amén de movilizaciones en numerosos puntos del Estado.

"Gran estafa"

Las citadas formaciones aseguran que convocan estas protestas por "la gran estafa que se está perpetrando contra la ciudadanía, generada por gobiernos, eléctricas y los intereses económicos compartidos por todos ellos".

También señalan a socialistas y 'populares', dejando fuera de los palos a Unidas Podemos: "Las eléctricas enriqueciéndose, la ciudadanía empobreciéndose y el Gobierno español dejando a miles de hogares vulnerables a oscuras. Fueron ellos, los partidos que han gobernado el Estado español, el PSOE y el PP, el PP y el PSOE, quienes privatizaron, vendieron y desmantelaron las empresas públicas, desregulando el sistema y dejándolo en manos del 'mercado'. Mercado que ellos mismos controlan y manipulan desde los Consejos de administración que ocupan no pocos expresidentes y exministros y exministras de ambos partidos. Todos compartiendo un único objetivo: enriquecerse a costa de un bien esencial como la energía".

Y continúan: "Así construyeron un mercado eléctrico a medida en el que la energía más barata se paga a precio de la más cara. En el que se especula y manipula la generación eléctrica mediante bienes públicos como el agua o el viento. En el que las grandes empresas del oligopolio como Endesa, Iberdrola o Naturgy acumulan ganancias milmillonarias anuales, mientras saquean a los y las consumidoras y expolian a los territorios productores, generando consecuencias sociales y ambientales muy negativas. Todo un entramado con beneficios caídos del cielo que acaban en los bolsillos de los y las consejeras de estas eléctricas. Un negocio redondo".

Frente a esto, denuncian, "el Gobierno español solo ha adoptado medidas coyunturales y parches para enfrentar este escándalo hasta que se ha visto obligado por la presión de la opinión pública y de las fuerzas políticas soberanistas y progresistas. Y cuando ha tomado una sola medida que afecta mínimamente los beneficios de las grandes empresas, estas se rebelan, amenazan y chantajean no solo al Gobierno, sino a toda la ciudadanía que espera que su factura se vea aliviada. Estamos ante un pulso entre las élites y las mayorías sociales y populares".

Las subidas de la factura de la luz no paran en 2021 en el Estado español. 

También lamentan que pueblos como Euskadi, Cataluña o Galicia "no tienen  la soberanía que necesitamos también para enfrentar la estafa eléctrica y sus responsables. Nuestros parlamentos y gobiernos están atados a un Estado, el español, que permitió y permite que todo esto ocurra. Se nos niegan las herramientas e instrumentos propios para poder intervenir el mercado, para poder plantar cara a las eléctricas y para tomar todas las medidas que el Gobierno ni quiere ni se atreve a tomar".

"Nuestra dependencia política del Estado español es una rémora para proteger a nuestras ciudadanías de los abusos que cometen las empresas energéticas. Nos impide marcar precios máximos, intervenir y controlar desde lo público. Nos impide crear tarifas propias, regulaciones propias y, por tanto, soluciones propias. Nos impide devolver a lo público lo que nunca debió dejar de serlo. La falta de soberanía energética nos sale muy cara a gallegos, catalanas y vascos. Es hora de que en la construcción de nuestras naciones, avancemos también hacia la soberanía energética que nos permita contar con sistemas propios que rompan con el oligopolio impuesto para construir desde lo público sistemas justos que respeten el bien y derecho esencial que es la electricidad", concluyen.

COMPARTIR: