04 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Uno de los riesgos de no evolucionar hacia el trabajo en remoto es perder talento y oportunidades

El teletrabajo flexible: Las claves de una meta necesaria, accesible y rentable para las empresas

Uno de los riesgos de no evolucionar hacia el trabajo en remoto es perder talento y oportunidades. Ahorra costes, mejora la calidad de vida del empleado y aumenta la productividad.

La sexta ola de la Covid ha vuelto a enviar a los trabajadores a sus casas a causa de la variante Ómicron, que ha sorprendido a todos por su rápida y extensa propagación. Cerca de 600.000 bajas laborales fueron registradas sólo en diciembre pasado. Se desbarataban así los planes de muchas organizaciones que, tras el verano, habían obligado a sus empleados a regresar a sus oficinas aprovechando la tregua que la pandemia ofrecía gracias a las vacunas. Sin embargo, muchas de estas empresas han vuelto a tropezar con la misma piedra del inicio de esta crisis sanitaria: no estaban aún preparadas para el teletrabajo.

Las bajas están afectando al desarrollo de la actividad laboral de una manera que ya no se esperaba. Según los sondeos más recientes, cerca del 80% de las grandes empresas tendría en estos momentos entre el 50% y el 100% de su plantilla trabajando en remoto. Cifras que se reducen para las pequeñas y medianas empresas por diferentes motivos como la concentración de múltiples tareas en pocos empleados, entre otros.

“Si algo está demostrando la actual situación es que la incertidumbre se combate mejor con preparación y anticipación. Las compañías que se ha aplicado esta máxima, atraviesan estos meses más serenas y mantienen su rumbo”, señala Joan Pons, CEO de Workmeter.

“Contar con las herramientas tecnológicas adecuadas para desarrollar nuestro trabajo desde cualquier lugar y en cualquier situación, en solitario o en equipo, es una realidad al alcance de todas las compañías hoy día. Sin embargo, hay una gran parte que aún es ajena a estos beneficios y continúa asociando presencialidad con productividad. Cuando esto ocurre, al final, pasa factura porque la tormenta te sorprende sin preparación”, concluye Pons.

De hecho, esa resistencia de ciertas entidades a mejorar sus sistemas de trabajo, implica un riesgo de perder opciones y quedarse atrás en la oferta de flexibilidad, un valor al alza que los empleados solicitan y que priorizan para elegir trabajo. No evolucionar y seguir anclados en el modelo presencial es perder talento además de todos los beneficios asociados al teletrabajo como son:

- Una mayor autonomía para que el profesional se organice mejor su jornada y tareas gracias al ahorro y mejor distribución del tiempo. Un software adecuado para la gestión de tareas y proyectos es el instrumento indispensable para que los trabajadores a distancia puedan optimizar todo su trabajo y disfruten de esa buscada flexibilidad a la que tiende el sistema laboral.

- Fomenta la conciliación porque permite mejorar la integración de la vida laboral y personal, cada vez más prioritaria para las familias.

- Aumenta la capacidad de concentración en el trabajo y con ello la productividad, perjudicada en el modelo presencial por las continuas interrupciones y estímulos externos.

- Contribuye a la protección del medioambiente al reducir los desplazamientos que contaminan.

- Permite y mejora el trabajo entre equipos multidisciplinares y globales. No importa dónde estén y cuándo se conecten. Las herramientas digitales permiten trabajar en remoto y gestionar personas, tiempos y proyectos.

- Es un gran atractivo para la retención de talento, en especial, en sectores muy competitivos.

- Las empresas ahorran gastos al eliminar u optimizar espacios, viajes, reuniones y encuentros físicos…

- Proporciona a los empleados una formación extra en autogestión, con la que aprenden a optimizar el tiempo que dedican a cada tarea y proyecto, lo que también les sirve en su ámbito personal.

- Mejora la motivación del profesional y su relación y fidelidad hacia la empresa.

- Facilita y contribuye también a la necesaria integración laboral de los profesionales con algún tipo de discapacidad o impedimento físico.

- Y ante situaciones como la actual, evita que la pandemia se perpetúe al minimizar los contactos físicos.

Las organizaciones están redefiniendo la productividad y el presentismo está agotándose mientras el trabajo a distancia gana terreno. Este avance natural hacia un sistema optimizado para el desarrollo de nuestra actividad profesional requiere de herramientas tecnológicas adecuadas para poder gestionar los flujos de trabajo y las personas que los llevan a cabo.

Sobre WorkMeter

Workmeter, es una compañía 100% española pionera en la medición automática de tiempos y cargas de trabajo en dispositivos tecnológicos. Gracias a su tecnología son capaces de proveer métricas automáticas de actividad laboral individuales y colectivas. Tales métricas son susceptibles de integrarse en el dashboard general de la empresa para dotar a la Dirección de una mejor comprensión de las tareas y de las oportunidades de mejora en la gestión del tiempo en todas las áreas. Desde su lanzamiento, han consolidado su cartera de clientes en España y han logrado una sólida expansión internacional en Latinoamérica.

COMPARTIR: