20 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La gestión de comunidades de vecinos en tiempos de coronavirus

La pandemia de coronavirus ha supuesto un vuelco en muchos factores de nuestra vida, desde trabajo, estudios, vida social, hasta también en nuestro ámbito más cercano, el del lugar en el que vivimos. Nuestras comunidades de propietarios son lugares de convivencia en la que compartimos lugares comunes y en las que se han producido cambios no solo importantes, sino que se han ido modificando o ampliando en el tiempo.

Todos estos cambios no han sido ni serán sencillos, pero para conseguirlo ha sido fundamental el papel de las oficinas de administrador de fincas en Madrid  que de forma activa han contribuido a la implementación de todos los cambios de seguridad e higiene dentro de las comunidades de vecinos, en todos sus puntos básicos como los que señalamos a continuación.

Zonas comunes

 

Es sin duda uno de los puntos esenciales y más problemáticos, más cuando los administradores se enfrentan a comunidades muy diferentes en su tamaño o en los servicios que prestan, por ello la personalización de los servicios es fundamental y adatarse a todos los cambios.

Así, por ejemplo, se ha pasado de recomendar el uso de mascarilla aún cuando la distancia entre personas sea de 1,5 metros a que esto sea obligatorio. Pero también ha sido fundamental coordinar con vecinos y empresas de servicios la gestión de zonas de aforo importante como son las instalaciones deportivas al aire libre, parques infantiles o una zona especialmente delicada por el riesgo de contagio como son los gimnasios, donde además de usarse con un aforo más limitado es fundamental unas labores de limpieza e higiene minuciosa.

Pero, sin duda, lo más polémico ha sido la piscina. La labor de los administradores de nuevo ha sido fundamental en cuanto ofrecer soluciones alternativas (por ejemplo, personal que controle el aforo o la gestión de este desde la propia comunidad), coordinar todos los trabajadores y la limpieza e informar sobre los aforos máximos que en plena campaña veraniega han cambiado.

El último cambio ha surgido con la obligatoriedad de la mascarilla en el exterior. Muchos vecinos han tenido dudas sobre si esto cubre pasillos, traslados a garajes o trasteros, escaleras… Aclarar esta obligatoriedad es importante, primero para cuidar la salud de todos los vecinos y también para evitar problemas y conflictos.

Gestión del personal que trabaja en la comunidad

 

Coordinar todos los cambios con el personal que tienen muchas comunidades es fundamental: conserjería, limpieza, piscinas, jardinería… Muchas comunidades tienen contratos con muchas empresas distintas las cuales han tenido que adecuarse a los protocolos actuales y también hacerles que cumplan con nuevas funciones, como las de reforzar la limpieza.

Aunque la responsabilidad es de las empresas, los administradores de fincas son fundamentales a la hora de ayudar las juntas de gobierno de la comunidad a comprobar que todo es correcto, cumplen todas las obligaciones y asesorar en el buen funcionamiento de todos estos servicios.

Gestión económica, más importante que nunca

 

La gestión de los ingresos, gastos y del presupuesto general de la finca siempre ha sido un punto fundamental en la administración de fincas y ahora lo es incluso más. Muchos servicios han visto como sus gastos han aumentado al adecuarse a los nuevos requerimientos, algo que se reflejará especialmente a la hora de renovar contratos.

Por todo ello su labor es de nuevo fundamental a la hora de analizar nuevos presupuestos y adecuar estos gastos con el menor perjuicio económico para los propietarios, por los que cuida y vela.

COMPARTIR: