21 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Utilizará sus grandes almacenes como centro operativo de distribución, lo que le podría ayudar a cuadrar sus números

La estrategia de El Corte Inglés frente Amazon: La empresa de Marta Álvarez se adentra en el negocio logístico

Fachada de El Corte Inglés. /El Corte Inglés
Fachada de El Corte Inglés. /El Corte Inglés
Tras finalizar un 2019 'flojo' en ingresos, El Corte Inglés se aventura en un año aún más catastrófico. La crisis sanitaria y las medidas restrictivas provocaron la llegada de ERTES y una difícil toma de decisiones. Ahora, la empresa de Marta Álvarez espera abrir nuevas oportunidades al adentrarse en el negocio logístico, donde pasaría a competir, cara a cara, contra el gigante estadounidense Amazon. El uso del comercio electrónico en España está, de hecho, en pleno auge.

La desaparición de muchos negocios, modificaciones laborales o una adaptación para cumplir con las actuales medidas que conforman la ‘nueva realidad’ son algunas de las dificultades que ha acarreado el 2020. Para la multinacional española de Marta Álvarez, El Corte Inglés, la situación no ha sido diferente, y han tenido que encarar el año tomando una serie de decisiones que garantizaran la obtención de beneficios.

No obstante, nada ha podido evitar que, tras la temporada navideña de 2019 que trajo consigo importantes caídas con respecto a años anteriores, las presentes fiestas hayan conducido hacia un balance todavía más crítico. Un escenario que ha llevado a la empresa a decantarse por el negocio logístico y a enfrentarse, de esta manera, al gigante estadounidense del comercio electrónico, Amazon.

Así lo ha adelantado el periódico El País, donde aseguran que, con este movimiento, pueden triplicar el volumen del negocio logístico hasta generar alrededor de 1.200 millones de euros. El comercio electrónico ha evolucionado en España hasta unos picos en los que, en base al VII Estudio Anual de eCommerce, un 72% de los navegantes de Internet gestionan sus compras a través de la red.

Fachada de El Corte Inglés en Navidad. /El Corte Inglés

El Corte Inglés buscaría acceder a esta gran cuota de mercado y para ello mejoraría su infraestructura logística y la correspondiente área de transportes, ofreciéndosela a terceros y creando una filial independiente. En otras palabras, se adaptaría casi en su totalidad al negocio logístico aprovechando sus instalaciones.

Las pérdidas a las que se ha enfrentado la multinacional este año de pandemia han llevado a Marta Álvarez a no optar por su tradicional contratación navideña. Por primera vez en la historia de la empresa, no han formalizado ningún contrato durante la Navidad, algo que contrasta directamente con los 9.000 nuevos empleados temporales que hubo durante la temporada anterior.

Año de crisis sanitaria

A principios de año, encarando un inicio de la pandemia que rápidamente introdujo en España la etapa de cuarentena, muchas empresas tuvieron que tomar medidas. El Corte Inglés presentó en marzo el que sería su primer ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo), que afectó a más de 22.000 trabajadores. Desde otra perspectiva, se trataría del 33% de la plantilla de la empresa.

Se trataba de una actuación que volvería a repetirse más adelante. En octubre, adelantaban nuevas medidas restrictivas para sus miles de empleados. En noviembre, se hablaba de un nuevo ERTE, esta vez dirigido a unos 5.000 trabajadores de las zonas más afectadas por la crisis sanitaria, donde la normativa se mantiene acorde al número de afectados por el virus. Incluso el mítico espectáculo de Cortylandia tuvo que ser cancelado, tras 42 años de ininterrumpida celebración.

Ahora, todos los ingresos perdidos han abierto la búsqueda de nuevas formas de negocio. Tras el ‘fracaso’, comparativamente con otros años, de las divisiones relativas al comercio minorista o al relacionado con las agencias de viajes, El Corte Inglés reformula sus pasos y apunta al e-commerce.

El apoyo de los sindicatos

La empresa de Marta Álvarez tiene como sindicatos mayoritarios a las organizaciones FASGA y FETICO. La relación de conveniencia ya ha dejado pistas en el pasado, cuando la multinacional hacía frente a plantillas bajo mínimos, cierre de centros y dudosos planes de expansión, mientras que los sindicatos se mantenían en silencio o sacaban pecho por las subidas salariales a principios de 2020.

Con la llegada de los ERTE, estos organismos sindicales comunicaron su apoyo hacia las decisiones de la empresa para sobrellevar la crisis de la pandemia, dada la solvencia de El Corte Inglés : “La parte sindical valora muy positivamente las mejoras sobre los mínimos que establece el Real Decreto para ERTE en la situación actual pues, además de asegurar el EMPLEO, mantiene el 100% de los salarios del personal”.

Los Sindicatos, informando sobre la llegada del ERTE.

A juicio de muchos trabajadores, FASGA y FETICO se han mostrado benévolos con las decisiones de la empresa, llegando incluso a perjudicar “gravemente a los empleados”, según informaban algunos trabajadores a elcierredigital.com.

Recientemente, el grupo FASGA ha sido acusado de “sindicato amarillo” por parte de los empleados de Carrefour. Abogando por unos intereses que van más en la línea de las empresas que en la de los que forman la plantilla, estas acusaciones han provocado que el sindicato perdiese las elecciones en la ciudad navarra de Tudela, alejándose así, de su mayoría en el comité de la empresa del hipermercado.

COMPARTIR: