21 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Como mejorar seguridad de un producto digital

La digitalización en las empresas es una realidad con múltiples caras. Quizá la más visible es el crecimiento en la venta de productos y servicios a los consumidores en la búsqueda de las empresas en ampliar su mercado.

Pero, detrás de todo ello, en muchas empresas está infraestructuras que mejoran su productividad, eficiencia y su relación con otras empresas. Este enfoque business to business (b2b) está siendo fundamental para que las empresas compitan, pero también para que hagan frente a nuevos retos. Uno de ellos, por ejemplo, es crecer controlando sus costes. En este sentido el desarrollo de soluciones en la nube se ha vuelto imprescindible para lograrlo ya que permite superar las limitaciones de una infraestructura física permitiendo algo tan importante para cualquier negocio tener una infraestructura flexible, escalable, a medida y siempre optimizada a las necesidades reales de la empresa. Pero detrás de este beneficio también existe un riesgo principal, la seguridad y por ello aplicar las soluciones más avanzadas como ci/cd y siempre de la mano de profesionales líderes como Ackstorm.

Seguridad digital, un punto fundamental

Las soluciones en la nube permiten a las empresas gestionar los productos y servicios digitales de la empresa, todos sus procesos, desde cualquier dispositivo permitido, pero esto supone un gran reto de seguridad en el que contar con servicios profesionales de cloud security nos permitirá afrontar todas las necesidades de forma integral.

Por un lado, en cuanto a la seguridad de la infraestructura propiamente dicha, creando los protocolos de seguridad y analizando las operaciones, detectando las posibles amenazas existentes y las normas de cumplimiento necesarias, así como las de la propia gobernanza de la empresa.

En segundo lugar, la gestión de las operaciones propiamente dichas que se ejecutan en la nube, con un sistema de detección de intrusiones de host (HIDS), poder monitorear la integridad de los archivos (FIM), gestionar las vulnerabilidades, y de forma muy relevante evaluar la configuración, ya que, como hemos señalado, uno de los potenciales más importantes de la infraestructura en la nube está precisamente en su escalabilidad que conlleva cambiar su configuración.

Esta propia escalabilidad tiene su reflejo en uno de los objetivos de la nube como es el control de sus costes. Las buenas prácticas exigen no solo el control continuo y la búsqueda de mejora, de forma automatizada, buscando su mejora y reduciendo riesgos lo cual a su vez repercute a su vez en los costes de esta infraestructura.

Y si se produce algún problema, tener siempre la confianza de contar con un servicio de respuesta por parte de los mejores especialistas de Ackstorm para poder solventarlo de la mejor forma posible.

En definitiva, la infraestructura en la nube supone para las empresas claras ganancias en eficiencia a la hora de trabajar, reducción de costes y con ello mejora en la productividad. Pero, para conseguirlo, es fundamental contar siempre con la mejor infraestructura de seguridad que actúe de forma proactiva antes de que surja algún problema y reactiva si estos se producen. Un binomio rentabilidad y seguridad que siempre deben ir de la mano.

COMPARTIR: