01 de agosto de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Los sindicatos critican que olvide sus inversiones en España mientras tramita la compra de una compañía ferroviaria por 1.600 millones de euros

Crece el enfado con CAF por sus negocios millonarios en Francia mientras deja olvidada su planta navarra

/ Grupo CAF
El Grupo CAF quiere entrar a la subasta para hacerse con una compañía de señalización ferroviaria francesa valorada en torno a los 1.600 millones de euros a pesar de sus problemas, para garantizar la viabilidad de su filial navarra Trenasa.

La decisión del Grupo CAF de lanzarse a la subasta por la compañía francesa de señalización ferroviaria TowerBrook, que está valorada en alrededor de 1.600 millones de euros, ha provocado el enfado sindical en la multinacional vasca.

La operación, adelantada por Expansión, ha provocado que algunas centrales sindicales denuncien la paradoja de CAF. Y es que esta empresa radicada en Beasain se muestra incapaz de garantizar la viabilidad de su pequeña planta navarra, Trenasa (sita en Castejón), mientras se lanza a millonarias aventuras en Francia.

Enfado

La posible filtración interesada sobre el cierre de Trenasa provocó el enfado de la plantilla, el hartazgo sindical y un creciente runrún en el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo por la agresiva estrategia de CAF, que abiertamente deja claro que o le dan contratos "a dedo" o cierra Trenasa (cuya plantilla acaba de salir del ERTE).

El comité de empresa de Trenasa reconoció que temen ser "utilizados para continuar el chantaje a Renfe. Ante las noticias aparecidas en los medios de comunicación estos días sobre la paralización de los contratos de Renfe que se hallaban en licitación y que según estas fuentes se frenan, contratos a los que "se nos vinculó en el acuerdo alcanzado el año pasado para de esa manera tratar de evitar el cierre".

Los representantes de la plantilla aseguraron estar cansados "de ser la sufridera de las estrategias empresariales de este gran elefante que es CAF, que hoy nos usa para chantajear a Renfe como en 2015 hicieron con el Gobierno de Navarra, y que con una ínfima parte del trabajo que se subcontrata a empresas muy cercanas podrían habernos evitado todo este sufrimiento gratuito".

Andrés Arizkorreta, presidente de CAF. Foto: Youtube. 

También prometieron pelear "hasta el último minuto por revertir nuestra situación, situación a la que se nos ha llevado como se lleva la mula al surco, a base de palos. Estamos preparados para lo que venga y para empezar, retomaremos los contactos con Gobierno de Navarra tras el parón por el cambio de consejero y las elecciones sindicales".

Millonarios contratos

En Trenasa están pendientes de los encargos que CAF les puede derivar después de que la multinacional vasca haya logrado un contrato de 250 millones de euros para suministrar trenes en Suecia y otro de alrededor de 1.000 para renovar vagones de cercanías parisinos.

Miguel Ángel Molina, presidente del comité de empresa de Trenasa, ha asegurado en la SER que al menos respira por haber dejado atrás los ERTE: "De momento no hay nada de eso. Estamos trabajando con un proyecto de Francia de una rehabilitación para unos trenes de París que ya teníamos adjudicadas 20 unidades; de momento en Trenasa hay dos unidades y no sabemos cuándo va a llegar el resto".

El sindicalista asegura que saben que CAF "tiene muchísimo trabajo subcontratado y por ejemplo, en la sección de los eléctricos se estaba llegando al límite de días máximos de ERTE firmados en el pacto con la dirección y han cogido trabajos que tenían subcontratados y los han mandado realizar en la planta de Castejón, así que tendrán que seguir así".

No es la única polémica que acumula la multinacional, criticada por los sindicatos por firmar un contrato para realizar un tren ligero en una ciudad que es objeto de disputa entre Israel y Palestina: Jerusalén.

BDS Movement recuerda que "en agosto del 2019, un consorcio de empresas liderado por la empresa vasca de ferrocarriles CAF y la empresa constructora israelí Shapir fue seleccionado por el Ministerio de Finanzas israelí para llevar a cabo la expansión de la red de tren que conecta las colonias ilegales en territorio palestino ocupado, conocido como el tren ligero de Jerusalén (JLR)".

Y explica que "los asentamientos israelíes se consideran un crimen de guerra bajo el estatuto de Roma del Tribunal Penal Internacional. Además, Shapir que está en el consorcio con CAF para expandir la JLR, está listado en la base de datos de la ONU de empresas que son cómplices con los asentamientos ilegales de Israel".

"El proyecto JLR quebranta el derecho internacional porque fortalece el control de Israel sobre tierra palestina ocupada incluyendo Jerusalén Este. Con su participación, CAF está contribuyendo a las graves violaciones israelíes del derecho internacional y de los derechos humanos palestinos", añaden.

La organización recuerda que "el proyecto JLR es tan burdamente ilegal que otras empresas multinacionales, como Alstom, Siemens, Systra, Bombardier o Macquarie, que participaron en la fase inicial de la licitación se retiraron quedando solo dos consorcios en la fase del concurso".

Y aseguran que "con su participación en este proyecto CAF está también violando su propio código de conducta, que establece que toda actuación de CAF y de las personas que la integran guardarán un respeto escrupuloso a las leyes, a los derechos humanos y a las libertades públicas".

COMPARTIR: