24 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

Uno de los más grandes de la escena española se dedica actualmente a formar a una nueva generación de actores en su Estudio Teatro 2 de Madrid

Manuel Galiana, actor y presidente de honor de AMIThE: "los políticos están mandando el mensaje de que la cultura es un bien gratuito y es un error"

Manuel Galiana (Madrid, 1941) es uno de los históricos de nuestro teatro y nuestra televisión. Ha representado sobre las tablas a todos los grandes autores de nuestra historia, desde el teatro clásico a los autores revelación. Durante décadas se ha colado en la pequeña pantalla en espacios dramáticos que han hecho historia en la televisión como Historias para no dormir, Estudio 1 u Hostal Royal Manzanares.

Aunque el cine se le ha mostrado esquivo, Galiana sigue triunfando en nuestros escenarios además de formar a nuevos actores desde el Teatro Estudio 2. Es además presidente de honor de AMIThE (Amigos de los Teatros Históricos de España).

¿Cómo recuerda sus inicios en el teatro?

Fue en el Colegio San Isidro, yo tendría unos dieciséis años o así. Tenía un profesor de literatura al que le gustaba mucho como leía y una cosa llevó a la otra. Mi primera obra como profesional fue La casa de los siete balcones de Alejandro Casona. Ahí es nada. Luego me apunte a la Escuela Oficial de Cine para formarme como actor cinematográfico.

En la tele empieza con Chicho Ibáñez Serrador en El último reloj ¿Cómo fue la experiencia?

Pues todo un lujo. Era un texto magnífico de Poe que él había interpretado con su padre en Argentina. Me vio en el teatro y pensó que yo tenía que hacer su papel. Imagínate eso queda ya para siempre.

Con él rodó otros cinco episodios de la mítica Historias para no dormir ¿Cómo fue rodar con él? Tiene fama de duro

Lo era. Era riguroso y exigente, pero con suavidad. No había gritos innecesarios. Sabía muy bien lo que quería de la gente y lo buscaba y realmente funcionaba.

Manuel Galiano en una escena de El último reloj de Chicho Ibáñez Serrador / RTVE

También trabajó con otro de los grandes de la televisión, Valerio Lazarov, en Especial pop

Era todo lo contrario. Su mundo era muy creativo. A veces te sorprendía lo que te pedía, pero él lo tenía muy claro dentro de su cabeza.

El cine es un poco su asignatura pendiente ¿A qué se debe?

Creo que a que no tuve un buen representante en su momento, la verdad. Tenía éxito en teatro y televisión y, modestia aparte, tenía buena fotogenia. Sin embargo, no estaba con un representante que se moviera bien en el mundo del cine. Aquí siempre ha habido cuatro o cinco que colocaban a sus clientes y, claro, trabajaban los mismos.

Bueno, a pesar de lo escaso de su filmografía ahí están sus trabajos con José Luis Garci

Sí he rodado con él tres películas y para es todo un placer rodar ni más ni menos con un director que ha ganado un Oscar. Además, es un director al que le gustan mucho los actores y si nota.

“Es vergonzoso que el Ayuntamiento permita tener cubierto con vallas el Palacio de la Música en plena Gran Vía”

En una carrera tan larga ¿cuál es el truco para elegir papeles sin haber dado un paso en falso?

Cuando leo los textos ya sé si voy a ser capaz de dotar de algo al personaje. Si no me siento cómodo directamente digo que no.

Ha combinado durante años su papel de director con el de directos. ¿Cómo se dirige estando uno mismo en la escena?

Siempre he conseguido distanciarme. Al principio parece complicado y muchos compañeros me decían que iba a ser complicado dirigir siendo parte implicada como intérprete. Aun así, ya te digo que ha conseguido verme en escena como actor y al mismo tiempo controlar el trabajo de otros. Me ha resultado sencillo. Sé cómo ha de trabajar un actor y eso me lo pone fácil.

Y esto hay que sumar su experiencia como profesor en Escuela Teatro 2

Desde luego. Es un placer ayudar a prepararse a nuevos actores.

¿Cómo viene la nueva generación?

Bien. Cada vez están más preparados. Aunque como te digo una cosa te digo que en la televisión se ha convertido en algo habitual que la gente no vocalice. No se le entiende. Hasta tal punto que mucha gente me dice por la calle que cuando ve series o películas españolas tiene que subir el volumen. Desde luego no es culpa del técnico de sonido. Dicen que hablan así para ser más naturales. Coño, claro que hay que ser natural, pero se te tiene que entender.

¿Cómo ve la situación actual del teatro español?

Pues sinceramente creo que en España siempre se ha hecho mejor teatro que cine. El público español cada vez más a ver teatro. Hay para todos los gustos e incluso se reinventa en tiempos de crisis como se muestra con todo esto de los microteatros. La parte negativa es que cada vez se construyen más teatros y a veces no se cuidan los que ya hay, pero toda ciudad y pueblo quiere tener su centro cultural y luego a veces solo se hacer por hacerlo sin que luego se use como pasa con el teatro de La Vaguada.

Bueno ahí está el caso del Palacio de la Música en Madrid. Desde AMIThE estáis en esa lucha

Es que es vergonzoso lo que está ocurriendo. No se puede tener una fachada vallada entera en plena Gran Vía cubriendo un edificio histórico como esté.

¿Cómo ve el plan del Ayuntamiento para solventarlo?

Si es real me parece bien, pero es un parche. Lo que necesita España es una buena Ley de Fundaciones o una Ley de Mecenazgo como ocurre en Francia. En nuestro país el problema es que todo se hace para solucionar las cosas de un día para otro. Evidentemente, se le da luz verde a esto cunado hay unas elecciones a la vista eso no se me escapa.

¿Utilizan los políticos al teatro?

No lo dudes. Cuando hay unas elecciones cerca lo primero que hace un candidato es ir a sacarse una foto yendo al teatro. Luego está el mensaje que están mandando. Eso de la cultura como bien gratuito me parece un horror. O sea que no están enseñando a no pagar el teatro, el cine, por ir a un concierto… Eso es tremendo porque cala en la gente y el forma en la que el pueblo se relaciona con la cultura.

COMPARTIR: