05 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La búsqueda de más de 160 millones de dólares en Bitcoins sepultados en un vertedero de Gales

A James Howells, de Newport, en el sur de Gales, se le conoce como el hombre que tiró accidentalmente un disco duro que contenía 8.000 Bitcoins. Y ahora ha ideado una búsqueda del tesoro de alta tecnología con un presupuesto de 11 millones de dólares para recuperarlo.

La popularidad del Bitcoin ha ido en ascenso desde su aparición en 2009, convirtiéndose en la criptomoneda más conocida del mundo, con más de 180 millones de usuarios en todo el mundo. Se utiliza habitualmente para invertir y hacer transacciones, pero la moneda también es popular para un sinfín de operaciones, desde la compra de relojes de lujo, vehículos y productos electrónicos hasta el uso de la criptomoneda para los juegos de casino en línea.

En 2013, Howells cometió el error más caro de su vida. Pensando que se deshacía de un disco duro vacío durante una limpieza en su oficina, tiró sin querer un disco duro que contenía 8.000 Bitcoins. Hoy, esos Bitcoins valen una fortuna: más de 160 millones de dólares. Nueve años después, es un hombre con una misión, deseoso de recuperar su tesoro perdido.

Pero no será tarea fácil. Para recuperar su tesoro, Howells debe convencer a las autoridades locales para que le permitan excavar el vertedero donde está enterrado el disco duro. Durante casi una década, el gobierno municipal de Newport le ha negado el acceso para desenterrar su disco duro. Dicen que es demasiado caro y que causaría daños al medioambiente.

Sin dejarse intimidar por sus continuas objeciones, Howells ha ideado un elaborado plan. Espera que su propuesta de 11 millones de dólares, respaldada por fondos de capital riesgo, convenza al gobierno de buscar entre 110.000 toneladas de basura.

Aunque la famosa frase “buscar una aguja en un pajar” parece bastante adecuada para la tarea, Howells cree que es posible. Propone una combinación de clasificadores humanos, perros robot y una máquina con inteligencia artificial entrenada para buscar discos duros en una cinta transportadora.

Decidido a abarcar todas las posibilidades, Howells tiene dos variantes de su plan, en función de qué parte del vertedero le conceda el gobierno. La opción más extensa, que llevaría unos tres años y supondría la limpieza de las 110.000 toneladas de basura, costaría 11 millones de dólares. La versión reducida, que implica un menor volumen de basura, tiene un precio ligeramente inferior, de 6 millones de dólares, y tardaría 18 meses.

Howells ha reunido un equipo de expertos especializados en áreas como la clasificación por IA, la gestión de residuos, la extracción de datos y la excavación de vertederos. Incluso ha conseguido convencer a un asesor que trabajó para la empresa que recuperó los datos de la caja negra del transbordador espacial Columbia que se estrelló para que se una a su equipo. Su grupo de expertos, junto con sus empresas, serían contratados para ejecutar la tarea, recibiendo una bonificación si se recupera con éxito el tesoro.

El plan en sí implica que las máquinas desentierren la basura y luego una mezcla de recolectores humanos y maquinaria de IA se encarguen de examinarla en una instalación itinerante. La máquina, llamada Max-AI, sería similar a un escáner colocado sobre una cinta transportadora de basura, y utilizaría un brazo mecánico para escoger cualquier objeto que pudiera ser un disco duro. En línea con su meticulosa planificación, Howells ha presupuestado los gastos de seguridad para garantizar que nadie más intente recuperar el disco duro, lo que incluye perros robot Spot® que patrullarán la zona.

Para evitar daños al medioambiente, Howells propone que todo se deje en mejores condiciones. Tras la excavación, se limpiaría la basura y se reciclaría la mayor cantidad posible. El resto se volvería a enterrar. Incluso ha ofrecido al gobierno municipal una parte del dinero, se ha comprometido a entregar acciones de Bitcoins a los residentes locales y a financiar la apertura de un centro de criptomonedas si tiene éxito.

La extraordinaria historia de James ha captado la atención de los amantes de la tecnología de todo el mundo, incluso el expresentador de Top Gear, Richard Hammond, ha realizado un documental con él sobre su búsqueda, describiéndola como una “historia que va de lo increíblemente mundano a lo colosal”.

Hasta la fecha, el gobierno municipal de Newport sigue sin aceptar la propuesta de Howell de 11 millones de dólares. Su cruzada continúa.

COMPARTIR: