22 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ahorra restaurando tú mismo el suelo de madera

La pandemia y el confinamiento llevó a un cambio radical de hábitos. Nuestro mayor tiempo en casa multiplicó la demanda de muchos productos y que ciertos hobbies y tareas se multiplicaron. Un ejemplo muy claro está en la cocina, miles de personas se multiplicaron a la hora de hacer postres y se agotaron productos como la levadura.

Pero no ha sido la única forma de dedicar tantas horas dentro de una vivienda, la otra ha sido precisamente mejorar el propio inmueble y dentro de estas, una de las zonas más delicadas es el suelo si es de madera. Por ello, como nos ha demostrado estos días, con un poco de tiempo y siguiendo unos sencillos pasos puedes conseguirlo. Te lo explicamos.

Restaurar el suelo siguiendo unos sencillos pasos

Aunque parezca muy obvio si quieres restaurar bien el suelo de la habitación es esencial dejar todo el espacio vacío de muebles. No suele ser sencillo y conlleva normalmente trasladar muebles y enseres de una habitación a otra, algo que se complica si vives, pero que es posible con una correcta planificación. Eso sí, vivamos o no durante la obra, debemos siempre sellar con plástico las puertas para limitar que el polvo salga a otras estancia.

Ya limpia la zona revisa el suelo. Si vas a pulirlo solamente comprueba que no haya nada que pueda causar problemas como rayarlo cuando uses la pulidora. Y es que, antes lijar o pulir hay que arreglar todas las imperfecciones y problemas que encontremos, pegando aquellas piezas que haya sueltas, rellenando agujeros o espacio entre ellas, etc. Todo ello debe ser minuciosamente comprobado antes de comenzar con la lijdora.

El proceso de lijado es progresivo. Comenzamos el pulido con una máquina pulidora con rodillo con una lija gruesa de 80. Terminado el trabajo debemos sustituirla con una lija media de 100, y por último, para conseguir el mejor acabado una lija fina de 150. Estas lijadoras son de enorme utilidad para trabajar superficies importantes en cuanto a su superficie, pero el reto principal lo tenemos en las esquinas. Lo más fácil para lijar bordes y esquinas es utilizar una lijadora en forma de delta. Si no tienes, en Bricomanitas hacen una selección con algunos modelos a muy buen precio

Lo importante es que cubramos toda el área para evitar cualquier tipo de desnivel en el lijado y en esta labor la pulidora para bordes nos ayudará a mejorar todos sus remates.

Terminado de lijar pasamos a otro paso que debemos hacer con la mayor diligencia posible para conseguir el mejor acabado posterior. Tras ello aplicaremos la primera capa de barniz y dejaremos secar durante al menos 24 horas. La labor de la lijadora no ha acabado, tras ello toca de nuevo utilizarla en este caso con una lija muy fina para preparar la superficie para la siguiente mano de barniz.

La gran diferencia con respecto a la primera capa de barniz es que lo diluyes con un máximo de hasta un 10% de aguarrás mineral que aplicaras en dos manos más utilizando esa lijadora fina de 400 entre cada una de las capas

Terminado debes dejar secar unas 72 horas antes de colocar de nuevo los muebles, si lo haces antes correrás el riesgo de dejar algún tipo de marca.

COMPARTIR: