16 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

¿Cómo se desarrollan nuevas cepas para facilitar el cultivo de Cannabis en cualquier clima?

El clima influye enormemente en el buen desarrollo de una planta de Cannabis. No por nada, los países tropicales son los que presentan menores pérdidas a la hora de cosechar los cogollos. Sin embargo, la tecnología se ha vuelto aliada de esta industria, desarrollando nuevas cepas de cannabis que soportan los climas fríos y húmedos, permitiendo que el cultivo se realice en diferentes países.

Hasta hace poco, para muchos, el hecho de cosechar marihuana en climas fríos era algo difícil de materializar, por esta razón, los meses de cultivo se han mantenido entre abril y mayo, que poseen temperaturas menos hostiles. La cosecha suele recolectarse durante septiembre y octubre, para dedicar el resto de los meses a la elaboración de productos medicinales y derivados, hasta iniciar nuevamente el ciclo.

¿Cómo afecta el frío a los cultivos de cannabis?

El frío realmente no es el principal problema respecto al cultivo de cannabis, sino la falta de radiación solar, ya que muchas plantas de Cannabis necesitan estar expuestas al sol durante un largo número de horas. Debido a la naturaleza del cannabis y su ciclo de vida, se aconseja proporcionarle unas temperaturas templadas entre 20ºC - 25º C durante el día y 10º C -15º C durante la noche.

Además, la humedad, la lluvia y el viento pueden echar a perder por completo una producción, ya que no todos los cogollos tienen la densidad apropiada para resistir estas condiciones. El exceso de agua pudre las flores y prolifera hongos altamente perjudiciales para la planta.

¿Se puede cultivar en climas fríos?

El norte de casi todos los países de Europa, al igual que naciones como China, Pakistán y la India, suelen presentar temperaturas promedio entre 5ºC – 10ºC que se consideran bajas para una plantación de cannabis.

Sin embargo, las semillas de cannabis para climas húmedos son una realidad, siendo incluso de las mejores tipologías del mercado. Las variedades índicas o híbridas son las que resisten más este tipo de climas, porque no necesitan mucha intensidad lumínica. Además, son resistentes a plagas de insectos y hongos.

Las variedades que se cultivan en invierno no alcanzan alturas mayores a los 100 centímetros, siendo ideales para interiores. En cambio, las semillas de cannabis sativas necesitan mucha más luz, por lo que se adaptan mejor a climas tropicales. Para quienes cultivan en exteriores, es muy popular la instalación de invernaderos acristalados que aumentan la temperatura del cultivo.

Además, la protegen de las plagas y controlan muy bien la humedad, evitando que las plantas se expongan a las precipitaciones.

Entre otras recomendaciones que favorecen el cultivo de cepas diseñadas para climas fríos se encuentran:

  • Germinar las semillas dentro de casa durante el invierno y mantenerlas en el interior hasta que el volumen vegetal sea adecuado.
  • Implementar luz artificial para potenciar su crecimiento.
  • Emplear macetas para proporcionar fácilmente calor a las plantas.
  • Implementar mantas de piedra caliza para el suelo a fin de absorber el calor y evitar que las raíces se congelen.
  • Utilizar fungicidas en épocas de lluvias para evitar problemas de humedad.
  • Realizar cosechas escalonadas para evitar perder el cultivo si se produce una ola de frío inesperada.
  • Emplear semillas autóctonas que hayan crecido desde su origen en zonas frías como Asia, el norte de la India, Nepal y Pakistán.
COMPARTIR: