22 de agosto de 2019
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

LA TELEVISIÓN PÚBLICA PODRÍA PERDER ESPECTADORES SI ADELANTA SUS PROGRAMAS ESTRELLA

TVE se debate entre cambiar sus horarios para ayudar a conciliar a los españoles o mantener su audiencia

El público de OT trasnocha en exceso.
El público de OT trasnocha en exceso. / RTVE
El debate sobre los horarios de televisión afecta de manera muy específica a TVE frente a sus competidoras privadas. La cadena estatal ya planeó adelantar sus programas de ‘prime time’, pero al final dio marcha atrás para no perder audiencia. Sin embargo, eso responde a términos de rentabilidad, un criterio que por definición no ha de ser siempre la guía de actuación del sector público. Hacer que los espacios de máxima audiencia comiencen antes podría ayudar a que los españoles tuvieran horarios

Si uno hace un recorrido rápido por los principales digitales de nuestro país podrá ver que las medidas de conciliación laboral y familiar están a la orden del día. Todos los partidos de representación en el Parlamento tratan de sugerir ideas que faciliten que los padres puedan pasar más tiempo con sus hijos, que puedan ser partícipes de su educación o que puedan compartir tiempo de ocio con ellos. Es una cuestión difícil de aplicar en un país como España, que tiene un clima privilegiado, donde hacemos vida en la calle y nos gusta disfrutar de la noche. Ahora bien, ¿qué influencia tiene la televisión en nuestras vidas para que reduzcamos nuestras horas de sueño? ¿Cómo han influido las medidas de programación de las cadenas para adaptarse a los hábitos de los españoles? Es un asunto que genera dudas incluso entre los espectadores.

Para los no entendidos en términos televisivos, hay que empezar por definir lo que es el prime time. En el argot, se usa esta expresión para catalogar el horario de máxima audiencia de un medio de comunicación. En la radio se produce a primera hora de la mañana, que es cuando las estrellas tienen programas transatlánticos en el cual caben todo tipos de géneros radiofónicos. En lo que a televisión se refiere, la franja donde se concentra mayor número de espectadores es de las 9 a las 12 de la noche.

Desde hace 30 años, si bien de forma más marcada en los últimos tiempos, las cadenas genéricas vienen retrasando el comienzo de sus espacios estrella. De esta manera, el final del prime time se desplaza más allá de la media noche. Los programadores de las televisiones españolas, sobre todo desde hace década y media, han creado un formato de programa conocido como espacio de acess prime time. para que las grandes series, los programas de éxito o las películas que se pueden visionar por las noches retrasen su inicio hasta las 10 y media como mínimo.

Los finales de Operación Triunfo más allá de las 12 de la noche han abierto un debate importante

Esta moda empezó en España con la implantación de programas como ‘El Hormiguero’ o ‘El Intermedio’, que hacen que la audiencia aguante y que al mismo tiempo calienten los audímetros de espectadores que se van sumando en el transcurso de los minutos. Todas las cadenas los han tenido de una u otra manera alguna vez: la serie ‘Gym Tony’ en Cuatro, ahora el programa de citas ‘First Dates’, el resumen de ‘Gran Hermano’ en Telecinco o, en su día, el programa de Javier Cárdenas en TVE.

Todo esto provoca que series como ‘Vivir con Permiso’, en Telecinco; ‘Presunto Culpable’, en Antena 3; o ‘Cuéntame cómo pasó’, en TVE, arranquen después de las 22:30 horas. Esto se acentúa en las cadenas privadas. Aprovechan para poner jugosas tandas de anuncios, por lo que los capítulos empiezan ya casi llegando a los once de la noche. Todo esto se complica mucho más con programas de larga duración como ‘Operación Triunfo’, cuyas galas se prolongan casi tres horas, con lo cual su final se extiende hacia la una y media de la madrugada.

RTVE defiende que llega “a familias muy diversas”

Todo ello preocupa, y mucho, a los televidentes. Se percibe en las denuncias y sugerencias que han llegado a la defensora del espectador de RTVE. Tanto que la responsable de la corporación audiovisual en materia de programación ha tenido que comparecer para explicarlo. La directora de antena y programación de TVE, Gema Sánchez, ha declarado que en la cadena trata de adaptarse a los nuevos hábitos de los españoles. Ha dicho que, por ejemplo, puesto que las tiendas cierran cerca de las 10 de la noche la llegada a casa también se retrasa. Sánchez dice que la tele pública pretende “llegar a realidades sociales y familias muy diversas”.

En contraposición, están por ejemplo los jóvenes que por ejemplo ven ‘Operación Triunfo’. Al día siguiente tienen clase, y para ver el programa entero han de trasnochar en exceso. Sobre esto, una espectadora pregunta a la corporación por la posibilidad de pasar un formato de este tipo al viernes o al sábado, para que así pueda ser más accesible. Gema Sánchez ha argumentado que, al ser un producto televisivo tan costoso, estarían gestionando mal el programa, dado que lo desplazarían a un día en el que el consumo televisivo es inferior al de domingo a jueves. Los españoles estamos habituados a llevar rutinas que rompemos con el fin de semana. Así se entiende que el descenso del visionado de televisión sea mayor durante los días de asueto.

Aquí tenemos el dilema que se genera. Al ser TVE una televisión de todos que se financia con el impuestos de los españoles, ¿hasta qué punto se tiene que regir por criterios de audiencia o económicos? Es como pedir que la sanidad o la educación solo funcionen en lugares donde es rentable. El debate va a seguir abierto durante mucho tiempo. Lo cierto es que la hora ya no puede ser una excusa para programar, puesto que la mayoría de los contenidos se pueden ver en la web de RTVE cuando y donde quieras.

El compromiso de TVE tiene que ir no solo en la hora de comienzo, sino especialmente en la que finaliza

No hace mucho, en 2015 y por recomendación del Ministerio de Sanidad, TVE ya intentó adelantar su prime time a las 22:15 tras la petición de varias asociaciones de consumidores. Poco después desde Prado del Rey decidieron echar atrás esta medida por las desventajas que suponía ante los competidores. Otro dato que hizo tambalear esta orden es que los minutos de oro en España se producen en torno a la once de la noche. Si el prime time de TVE comenzara pronto para romper la pauta, esto cogería en la recta final de los programas siendo finalmente perjudicial para la medición de audiencias.

Lo contradictorio de todo esto es que España viene de horarios televisivos mucho más acordes con el resto de países europeos. En un reportaje del semanario Verne de El País, Mari Luz Peinado recoge un día de programación de finales de los 90 en la revista TP. Podemos ver que la serie A las Once en casa comenzaba a las 21:50 y una película en Antena 3 se iniciaba incluso antes a las 21:30. Algo parecido a lo que pasaba con Telecinco, cuya serie Hermanas se podía ver a partir de las 21:35, siendo después el exitoso Crónicas Marcianas a las 23:15. Algo inaudito en la actualidad.

No sólo son los horarios televisivos

En el reportaje de Mari Luz Peinado también podemos ver una gráfica con las rutinas de los españoles en comparación con algunos de nuestros vecinos del continente. Frente a España, donde nos levantamos, cenamos, vemos la tele y nos marchamos a la cama más tarde, están los suecos y los alemanes. Inician su jornada a las 6 de la mañana y la terminan a eso de las 22 horas. Si lo comparamos con Italia, un país mediterráneo y cuyas costumbres son parecidas a las nuestras, igualmente salimos perdiendo puesto también van adelantados respecto a los españoles.

Todo ello se explica desde nuestra forma de vida. España es un país que tiene jornadas de trabajo partidas. Terminan además muy tarde, cuando muchos europeos están cenando. Por ende, nos vemos con la familia también más tarde. Otra manera de entenderlo es con los horarios de los restaurantes. Si alguien busca en Italia uno que esté abierto entre 21:30 o las 22 horas en un día laborales, es probable que no lo encuentre fuera de zonas de turísticas. Es algo que en España resulta francamente improbable. Con la televisión pasa algo parecido.

El prime time de las televisiones de media Europa se concentran sobre las 9 de la noche. En Alemania está entre las 8 y las 11 de la noche, al igual que en Portugal e Italia. En Francia o en Reino Unido incluso se encuentra implantado antes, en las islas británicas se inicia a las 18:30 horas, media hora después lo hace en el país galo.

También es cierto que nuestros vecinos no tienen unos hábitos tan desperdigados. A lo que hay añadir el clima y la hora a la que se pone el sol, en invierno las temperaturas más frías del continente ayudan a que los europeos se refugien en casa. Además, el huso horario español hace que tengamos una hora más de sol por la tarde. Franceses, ingleses o alemanes lo tienen por la mañana.

Lo que está claro es que el dilema está servido en el departamento de programación de TVE. Haga lo que se haga siempre habrá detractores y partidarios. De lo que si hay que fiarse es que, al final, perder horas de sueño es perjudicial para la salud. Veremos cómo evoluciona esto, no es una derivada fácil. Menudo marrón. 

COMPARTIR: