25 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Conoce las ventajas de las mesas de acero inoxidable

Tener las mejores herramientas y espacios de trabajo es fundamental para facilitar las tareas que tengamos encomendadas. En el caso de una cocina de un restaurante lo es incluso más, si tenemos en cuenta como se concentra una carga de trabajo muy importante en muy poco tiempo, en el que no solo juega un papel importante la rapidez y la comodidad, sino también la limpieza e higiene y, en este punto, las mesas de acero inoxidable son indispensables.

Por su alta resistencia y durabilidad, adaptadas a un trabajo en el que están siempre en contacto con agua y por su facilidad de limpieza y con ello proporcionar la higiene imprescindible cuando hay que manipular alimentos, las superficies de acero inoxidable son un estándar en todas las cocinas. No solo eso, la oferta de mesas de acero inoxidable se adapta también a la flexibilidad muchas veces imprescindible, existiendo tanto mesas fijas como otras portátiles, de fácil instalación y manejo.

En qué fijarse a la hora de adquirir una mesa de acero inoxidable

A la hora de elegir una mesa de trabajo tenemos que centrarnos en diferentes puntos clave.

El primero de ellos es el área de trabajo, buscando que tenga la mayor cantidad de espacio para maximizar el trabajo, pero también aprovechando pequeños espacios disponibles. Al existir en el mercado mesas de todo tipo de tamaño casi todo hueco de la cocina puede ser aprovechado.

En segundo lugar, está la existencia de un nivel inferior, que podemos usar como almacenamiento adicional, siendo de gran ayuda para realizar un trabajo ordenado, teniendo a mano los utensilios necesarios, aunque sean de gran tamaño y altura importante. De hecho, puedes optar, por ejemplo, por una o dos baldas, dependiendo de los utensilios que vas a almacenar para así maximizar el espacio.

Uno de los más usados son las mesas antisalpiques, que además del área de trabajo ofrece un antisalpique que permite que no caigan o se derramen alimentos detrás de la mesa y que las paredes y el entorno queden lo que redunda en un aspecto tan importante como es la higiene en la cocina.

También, como hemos indicado, la existencia de mesas portátiles es de gran ayuda si por cualquier tipo de razón (flujo de gente, temporada mayor de comidas, menú que se vaya a realizar…) se necesita como elemento auxiliar, consiguiéndolo con las mismas prestaciones que una mesa fija.

También es importante en fijarse en otros elementos que van desde la calidad del acero inoxidable de la mesa, su resistencia en kilos, ya que en muchas ocasiones se manejan pesos muy elevados, la existencia de refuerzos ya sea en los pies o en los laterales y la posibilidad de instalar módulos independientes como las cubetas que permiten manipular mucho más rápido los alimentos, algo esencial en la vorágine de una cocina.

En definitiva, una mesa de acero inoxidable es un elemento fundamental en una cocina y con ello una de las inversiones claves en las que no se debe escatimar esfuerzos para encontrar un equilibrio entre calidad y precio y buscando que tenga todos los elementos fundamentales para que se facilite el trabajo.

COMPARTIR: