27 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

¿Sabes cómo sobrevivir a una mudanza?

Adaptarse a un cambio no siempre es una tarea sencilla. Siempre hay un proceso de adaptación y no siempre acaba en bonanza. Durante esa fase es común el convivir con momento de estrés, como sucede a la hora de realizar unos portes y mudanzas . ¿Quién no se ha cambiado de oficinas o domicilio? Este simple cambio genera muchas complicaciones siempre y cuando no se contrate un correcto servicio de mudanza. La ayuda de profesionales como la empresa Esteban Rivas contribuye a minimizar todas esas dudas y estrés que se generan.

Aparte de contar con unos portes y mudanzas realizados por profesionales se recomiendan seguir una serie de consejos básicos. Una especie de paso a paso en una mudanza, y que podría comenzar con el paso previo a todo este arduo proceso: elegir tu casa . Lo primero, obviamente, es conocer cuál será el nuevo domicilio o las nuevas oficinas a las que hacer todo el traslado de muebles. Esta elección también es tan complicada que la dejaremos desglosar en otro momento. Ahora, entendemos que dado ese paso, es el momento de emprender el proceso de una mudanza. O quizá antes de dar ese paso haya que completar otro episodio que podría resultar tan estresante como satisfactorio.

Pasos previos a la mudanza

Encontrar a unos profesionales de los portes y mudanzas es el primer capítulo de las recomendaciones que seguirán a continuación. ¿Cómo conseguirlo? No hay una receta secreta y como sucede con otra serie de ámbitos y negocios, es importante conocer las opiniones de otros usuarios; tener recomendaciones de familiares (siempre son más valorables); informarse acerca de los servicios y años de experiencia de las empresas a consultar; conocer el presupuesto, así como buscar una empresa que o bien realice mudanzas locales o mudanzas nacionales, según nuestros requerimientos. Otro aspecto que valorar es la visita que el comercial de dicha empresa realizará a nuestro domicilio. De esta manera, aparte de obtener el presupuesto, debemos captar si hay esa confianza en los servicios que ofrece esa determinada compañía. No dudes en contactar con la empresa Esteban Rivas para obtener un presupuesto a medida.

Acordado el presupuesto, el destino de la mudanza, el día y hora de realización de la misma es necesario solicitar el día de ausencia en el trabajo, un derecho con el que cuenta todo trabajador. Si este traslado de enseres coincide con una jornada de teletrabajo no es aconsejable tampoco cumplirla, puesto que será imposible mantener la concentración durante el tiempo de una mudanza. Y hablando de tiempo, y en términos normales, una mudanza suele comenzar sobre las 8-9 de la mañana y concluir entorno a las 18:00 horas. Si uno contrata a unos buenos profesionales, créannos, todo saldrá correctamente. Sin incidentes.

Por último, en esos días previos a la mudanza es aconsejable embalar aquellos enseres que consideremos más personales o valiosos; y también se recomienda realizar una labor de limpieza con el propósito de tirar aquellas cosas que están ya en desuso o que no nos gustan. Nos ahorramos alguna que otra caja.

Durante la mudanza

Llegado el momento clave, lo más apropiado es dejar que los profesionales contratados realicen su tarea. Ellos se encargarán de embalar todos los objetos y muebles a trasladar al nuevo domicilio; lo harán en cajas adecuadas para la ocasión y dando una mayor seguridad de protección a muebles, televisiones, cuadros, camas, mesas o sofás. En resumen: sólo deberás centrarte en que nada se quede olvidado y en llegar a la nueva casa con el fin de abrir la puerta a los operarios de la mudanza. E importante: no olvidarse de haber contratado los suministros esenciales.

También es conocido que las empresas de mudanza dejan perfectamente clasificadas las cajas y muebles en las estancias en las que estaban previamente, pero, al contrario que en el domicilio a dejar, en el nuevo, es el usuario el que tendrá que desembalar todos los enseres. Dispondrás de todo el tiempo del mundo, puesto que muchas empresas de mudanza, una vez que te hayas instalado cómodamente en tu casa, pasará a recogerte todas las cajas empleadas durante la mudanza y, por supuesto, devolviéndote el importe de la fianza. Esto, claro está, es también decisión del cliente final, ya que algunos desean conservar o usar las cajas para otros menesteres.

Por último, y no debe porque usarse, pero siempre es conveniente conocerlo, las empresas de mudanza cuentan con un seguro por si hubiese alguna rotura. Esto es importante de conocerlo, porque aporta seguridad al cliente final, pero también es necesario saber qué tipo de seguro se tiene contratado: uno que cubre cualquier desperfecto (sería el seguro a todo riesgo de un coche) o una póliza con franquicia, en donde la empresa de mudanza sólo se hace responsable a partir de una determinada cantidad de dinero. Esto, por supuesto, se establece en el presupuesto y contrato. No obstante, si la empresa de mudanzas es profesional como es Esteban Rivas no habrá que acordarse de este punto, sólo de instalarse en el nuevo domicilio.

COMPARTIR: