17 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Consejos para hacer el mejor marco teórico en tu TFG o TFM

Tras muchos años de trabajo, asignaturas, créditos y exámenes, tanto un grado como un máster requiere de un último esfuerzo final: el Trabajo de Fin de Grado (TFG) y el Trabajo Fin de Máster (TFM).

Su desarrollo no solo necesita horas de trabajo, sino que requiere unas bases muy sólidas, para su ejecución y esta son las que proporciona el Marco Teórico.

Cómo debe ser un marco teórico

 

Como su propio nombre indica, la elaboración del marco teórico comienza tras haber elegido la temática del Trabajo Fin de Grado (TFG) o Trabajo Fin de Máster (TFM), cuando hay que determinar las ideas y diferentes teorías que existen con relación al tema.

No se trata de buscar bibliografía a lo loco, sino de realizar una investigación mucho más exhaustiva, basada en el análisis de conceptos y modelos a través de las fuentes, para determinar la idoneidad de todas estas con el tema acordado. Esto es común a ambos tipos de trabajos y con independencia del tipo de estudios, ya sea ingeniería, historia, derecho o biología. Solo con una base sólida, que proporciona el marco teórico, se podrá desarrollar un TFG o TFM de calidad.

  • Demostrar un conocimiento sobre las distintas teorías y modelos que estén relacionados con los objetivos que hemos propuesto.
  • Justificación científica que explique el porqué del proyecto, tanto sus antecedentes como los aspectos que quieras delimitar.

Para conseguirlo, la estructura comienza definiendo una serie de conceptos claves, a través de los cuales se desarrollan diferentes cuestiones para evaluar los antecedentes y el estado actual del tema. Para ello, es fundamental un resumen bibliográfico en el que se desarrolle todo lo seleccionado, se analice y se vean todas las posibilidades que puede ofrecer tu investigación. Pero ¿Cómo realizarlo?

 

Pasos básicos para realizar un marco teórico

 

A la hora de elaborar un marco teórico es conveniente seguir una serie de pasos:

  • Revisar la información: Los estudios previos sirven de orientación sobre fuentes válidas que puedes aprovechar para elaborar el marco teórico. En este sentido siempre has de hacer un cribado, quedarte solo con bibliografía de calidad, de autores y fuentes contrastadas.
  • Enfócate exclusivamente en la información relevante para tu investigación: La revisión de fuentes conlleva muchas veces diferentes perspectivas, varias de ellas alejadas del tema o que lo tratan parcialmente. En un TFG o TFM no se trata de llenar hojas, sino de demostrar que conoces de qué hablas y, para ello, hay que centrarse exclusivamente en la información que trata sobre ello.
  • Busca asesoría: En muchas ocasiones no es sencillo encontrar información sobre nuestra temática o que las fuentes sean de calidad. Busca asesoramiento de expertos de confianza, que te ayudarán a encauzar tu proyecto con referencias fiables y una presentación correcta.
  • Tómate tu tiempo en su redacción: Cualquier trabajo debe ser redactado correctamente, no solo ortográfica y sintácticamente, sino también realizando una exposición clara y coherente. En este sentido, es fundamental realizar varias revisiones y relecturas. En muchas ocasiones es el primer documento que remites a tu tutor y por ello, es importante que sea la mejor versión posible.
  • Crea una estructura que ayude comprender el texto: El uso de títulos y subtítulos te ayudará a crear una estructura correcta y comprensible.
  • Adecúate a los requerimientos de tu universidad o centro de estudio: Cada facultad o departamento del grado y máster establecen unos requerimientos que tienes que cumplir.

El marco teórico es la base de tu TFG o tu TFM. Por ello, no dudes en contar con el mejor asesoramiento que revise el cumplimiento de todos estos puntos básicos y así poder realizar el trabajo de calidad que refleje todo el esfuerzo que has dedicado a tus estudios.

COMPARTIR: