26 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La protagonista de la novela, Adela Ulloa, revivirá la historia de amor que, en 1864, vivieron la baronesa Chloris Von Friedman y el zar Alejandro II

Evelyn Kassner presenta su novela 'La casa de las flores blancas', una aventura de acción con reminiscencias históricas

La Casa de las Flores Blancas.
La Casa de las Flores Blancas.
Evelyn Kassner creció en Altea, a orillas del mar Mediterráneo, si bien en la actualidad vive en Alicante. Diplomada en Empresas y Actividades Turísticas, aparcó su profesión para volcarse en su verdadera vocación: escribir. Su primer viaje a Baden-Baden fue el inicio de un sueño hecho realidad. De ahí surgió la inspiración que, años más tarde, la empujaría a llevar a cabo el proyecto más apasionante de su vida: escribir 'La Casa de las Flores Blancas'. su primera novela.

El pasado vuelve al presente en Baden-Baden. La protagonista de La casa de las flores blancas (Almuzara), Adela Ulloa, se refugia en este rincón de la Selva Negra buscando un paréntesis que suponga un bálsamo en su vida. Allí conocerá la historia de amor que vivieron en 1864 la baronesa Chloris Von Friedman y su amante, el zar Alejandro II.

Portada del libro. 

Una historia de amor que se convertirá en el desencadenante de toda una serie de desgracias. Entre las bambalinas opera una organización secreta internacional que basa sus pilares fundamentales en las doctrinas de Vladímir Ilich Uliánov, alias Lenin, y que pronto se regirá por el fanatismo más radical. Distintos escenarios de España, Alemania y Rusia se entrelazan en La Casa de las Flores Blancas, un absorbente thriller que envuelve al lector en una vorágine de acción y suspense hasta su mismo desenlace.

- ¿Cómo surge la idea de La casa de las Flores Blancas

- Se me ocurrió porque hace años, cuando viajé a Baden-Baden por primera vez, me enamoré de esta ciudad y me contaron su historia. Me llamó la atención que el Zar Alejandro II veranease allí. Descubrí que la ciudad era meeting point no sólo de la alta sociedad sino de gente brillante de la cultura como Dostoievski. Cuando empecé a escribir el libro tenía claro que quería que la historia se desarrollase allí. 

Evelyn Kassner

- La novela tiene un punto de thriller político. ¿Fue algo deliberado?

- Pensaba en quién podía ir en contra de los Zares y estaba claro que la figura de Lenin es fundamental. No es una novela histórica como tal, pero me he apoyado mucho en el libro El camino de los rusos en Baden-Baden de una historiadora alemana. No hay una finalidad política en el libro, pero la Historia se cruza con los personajes. De hecho, en el libro llego a María de Rusia, que hoy sería la Zarina si hubiera monarquía. 

- ¿Qué le fascinó tanto de los Zares?

- La novela está ambientada en 2005 pero el origen está en 1864. Alejandro II  no consta como un personaje importante, pero cuando decido escribir el libro vuelvo a Baden-Baden y pienso que su historia puede ser el desencadenante de las aventuras de Adela Ulloa. Es una trama de acción y la gente cuando lo lee dice que lo visualiza mucho, como si fuera una película. El groso de la trama lo tenía claro. Es cierto que a medida que iba escribiendo te surgen las cosas de manera diferente. Y también que hubo momentos de bloqueo porque siempre he querido, también como lectora, que las historias tengan verosimilitud. 

- ¿Qué tiene de usted el personaje de Adela Ulloa? 

- Cuando escribes es inevitable poner parte de ti. Lo proyectas en la novela. Pero el personaje de Adela no tiene mucho que ver conmigo. Ella es más valiente que yo, sacaba buenas notas...

- ¿Qué proyectos tiene para el futuro? 

- Estoy inmersa en mi segunda novela. Por ahora, La casa de las flores blancas no tendrá continuidad. Es un reto, porque el protagonista es un hombre que vivió en la II Guerra Mundial. Un soldado alemán en el sur de Francia. 

COMPARTIR: