10 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

¿Cómo saber si un aceite de CBD es de buena calidad?

Como cada vez son más las personas que, por distintas circunstancias, están interesadas en utilizar aceite de CBD es muy importante conocer cuáles son los factores que hablan de la calidad de tal producto, para evitar así caer en engaños que están a la orden del día, por la relativamente poca información que existe acerca de estas soluciones capaces de mejorar nuestra calidad de vida.

Dicho esto, es fundamental que si vas a comprar este producto, intentes averiguar todo lo posible sobre su procedencia y cómo es el proceso por el cual se lo obtiene, asegurándote que tanto la extracción como el refinamiento estén patentados, implicando que siguen cuidados básicos, orientados al uso de CO2 y la descarboxilación, por mencionar dos de los esenciales.

Los productos de CBD de la más alta calidad se extraen de cáñamo cultivado orgánicamente en las zonas que así lo permiten, como por ejemplo distintas regiones de Suiza, y se obtienen incluyendo CO2 y descarboxilación al 95%, dos procesos que garantizan una alta concentración de CBD.

Además, debemos estar atentos al espectro de cannabinoides, terpenos, flavonoides, nutrientes y otros antioxidantes que son los que tienen los nutrientes necesarios para asegurar resultados que sean buenos, tanto en seres humanos como en animales, a los que también se les puede aplicar

Las firmas más prestigiosas del sector no sólo respetan las certificaciones GMP e ISO, asimismo prueban, analizan y documentan con lujo de detalle cada lote producido, para conocer cuál es su concentración y proporción de cannabinoides, expresándolas en las etiquetas de los envases que permiten su comercialización, para que el usuario sepa perfectamente qué es lo que está llevándose.

Descartar los defectos, primordial

Todo esto que estamos mencionando persigue un objetivo primordial, el de descartar defectos que pueden aparecer durante el proceso de elaboración del aceite de CBD, sometiendo los productos constantemente a pruebas exhaustivas, para impedir que puedan colarse sustancias con efectos secundarios, y documentar pormenorizadamente el contenido de cada lote destinado a venta.

Este nivel de exigencia, contemplado dentro de lo que se conoce como Formula Swiss, se suma a más cuidados, como las sociedades comerciales con otras empresas reconocidas, que proveen por caso todos los elementos que permiten su comercialización, tales como los empaques o las etiquetas.

Incluso, las compañías más avanzadas en la materia están haciendo de ésta una industria sostenible, que en sus procesos posee envases biodegradables, reduciendo el impacto en el medio ambiente.

Certificaciones GMP e ISO

Dentro de esta minuciosidad, las firmas de aceite de CBD mejor valoradas por los consumidores suelen ser las que se ajustan a normativas como las Buenas Prácticas de Fabricación -GMP- y la norma oficial ISO 22716-2007, que indican que los entes reguladores aprueban sus procesos, y transmiten confianza al público de que están adquiriendo un artículo con calidad certificada.

Si tienes en cuenta los factores que hemos citado anteriormente, no tenemos dudas de que siempre vas a lograr hacerte con un aceite de CBD de buena calidad, que afecte positivamente tu cuerpo.

COMPARTIR: