25 de junio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los mejores coworking en Barcelona

Los espacios de coworking en Barcelona están en auge y cada día son una opción más sólida frente a una oficina tradicional ya que suponen una gran opción para distintas empresas que buscan lugares en los que desarrollar su actividad de forma más flexible y adaptada a sus necesidades específicas.

Sin embargo, buscar el lugar más conveniente puede demorar un preciado tiempo que podría destinarse a la propia actividad que deseamos desarrollar.

Existen empresas inmobiliarias que se encargan de gestionar todo el proceso de selección y análisis basándose en criterios personalizados a cada caso particular. Para lo cual harán un estudio sobre la actividad que vayamos a desarrollar, y buscarán la opción más óptima y adecuada para nosotros, cubriendo así las necesidades que realmente hacen falta y evitandonos un sobrecoste por algo que realmente no necesitamos o que simplemente no se ajusta al precio real del mercado, garantizando así un éxito nada más empezar.

Ventajas de trabajar en un espacio coworking

Las ventajas frente a una oficina tradicional son muchas. Principalmente, la flexibilidad total sin contratos de larga duración, lo que es ideal para startups, autónomos y empresas jóvenes.

La otra cara positiva de la flexibilidad es que seremos siempre nosotros los que marquemos el horario laboral, aumentando aún más la eficacia de trabajo. La alta demanda de su localización en Barcelona, ya que genera una impresión positiva de cara a futuros clientes y le otorga una mayor accesibilidad al estar en una zona céntrica, se traduce en contar con un espacio privilegiado.

Trabajando en un espacio coworking, disfrutaremos de un lugar colaborativo donde podremos encontrar otros profesionales con los que compartir y complementar ideas, además de la sinergía laboral del ambiente de trabajo. Esto puede convertirse en poco tiempo en numerosas oportunidades de hacer contactos profesionales, aprender de otros empresarios con experiencia y adquirir nuevas habilidades para el futuro.

Teniendo todo esto en cuenta, nunca estaremos solos, lo cual es otra ventaja significativa, ya que podremos compartir también el tiempo de ocio o combatir la asertividad que genera la soledad de la oficina. Esto a su vez, fomenta el sentimiento de comunidad, lo que generalmente es sinónimo de mayor eficiencia. Podemos aportar y que nos aporten, significando en muchas ocasiones mayor inspiración para el desarrollo de nuevas ideas. Contar con un buen ambiente de trabajo aumenta la productividad notablemente y es algo que a lo largo de la experiencia de muchos coworkers podemos afirmar con total seguridad.

Además, estos espacios están diseñados para evitar distracciones y a su vez poder ofrecernos otras facilidades a la hora de desconectar, ya que aquí el horario laboral lo marcamos nosotros mismos.

Reducción de costes y mantenimiento

A diferencia de alquilar una oficina, en la que debemos costear e invertir en todo su equipamiento,  en los coworking contamos ya con la opción de contratar planes flexibles para contar con materiales o servicios adicionales, desde tecnologías de comunicación, medidas de seguridad activas, recepción de clientes o buzones de correo entre otros.

Además de disponer de salas de recepción o espacios destinados a convocar reuniones de diversas índoles. Todo esto en perspectiva nos da una idea de cuánto tiempo, dinero y recursos estamos ahorrando cuando alquilamos un espacio de coworking. Reducimos una inversión inicial muy alta que podremos destinar a otros recursos que requiera nuestra actividad empresarial, priorizando siempre lo que necesitemos en cada momento concreto.

Otro aspecto destacable pero no menos importante es su mantenimiento, la empresa arrendataria se hace cargo del mantenimiento del espacio en sí, evitando costes futuros a los emprendedores, tanto en reparaciones de la propia infraestructura como el resto de problemas que pudieran surgir en el lugar en el que trabajemos.

COMPARTIR: