25 de mayo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Cómo el cigarrillo electrónico ayuda a dejar el tabaco

La sanidad pública del Reino Unido apuesta por el cigarrillo electrónico, lee el artículo completo, como una forma idónea de dejar el tabaco. No solo dejan de inhalar sustancias perjudiciales como el alquitrán o monóxido de carbono, también el síndrome abstinencia es mucho menor

Por todo ello el cigarrillo electrónico es una gran alternativa para dejar de fumar. Este es un paso fundamental, ya que su tasa de éxito -medida entre fumadores que deseaban dejar este hábito- es el doble que si se eligen métodos tradicionales como parches, chicles, pastillas, aerosoles, inhaladores o una combinación de estos productos. Qué, por cierto, en muchos de los casos tienen un precio muy elevado.

Los métodos tradicionales se han mostrado en muchos de los casos como incapaces para deshabituar a muchos fumadores. Por todo ello es importante tener en cuenta esta tercera vía que no solo en el Reino Unido, en otros países como Nueva Zelanda, Australia, Canadá o Noruega ya señalan como exitosa y que se basan en productos de riesgo reducido como es el cigarrillo electrónico.

Ventajas del cigarrillo electrónico

Muchos detractores aseguran, sin ninguna prueba, que se desconocen los efectos de su uso en el largo plazo. Pero este estudio, por un lado, demuestra que uno de sus efectos o mejor dicho, consecuencias, es precisamente dejar de fumar, por lo que para muchos este “largo plazo” no existirá. Además, ya sabemos que en el corto plazo tiene un claro beneficio: una exposición a sustancias químicas menos tóxicas que las de los cigarrillos convencionales.

Es el usuario del cigarrillo electrónico quien tiene la posibilidad de crear su propia estrategia de uso. Existe una enorme variedad de e-liquid, si tiene una adicción importante, puede optar al principio por alguno que contenga algo de nicotina e ir reduciéndola a medida hasta abandonarlo. De este modo se puede ir poco a poco reduciendo su dependencia de la nicotina y, por tanto, del tabaco y de las consecuencias negativas. El resultado es acabar pasándose a compuestos naturales de muchos de estos e-liquid como son la glicerina vegetal y distintos aromas.

A esto se puede unir que puedes continuar usándolo en muchos más entornos. Al contrario que el tabaco tradicional en sus distintas variedades de presentación, estamos hablando de un producto que no tiene olor y en el que se pueden elegir multitud de sabores. En la variedad de cigarrillos electrónicos también obtendrá la respuesta. Existen, por ejemplo, los de tamaño reducido o mini, más similares en su forma a los del cigarrillo tradicional y que precisamente son los más recomendados para los que quieren abandonar el tabaco tradicional.

Todo ello, además con un coste mucho más reducido, tanto en el propio dispositivo como en el e-liquid, lo que refuerza precisamente la estrategia de deshabituarse del tabaco. Son muchos los países que apoyan esta estrategia, incluso en nuestro entorno cercano, el de la Unión Europea. Y es que el uso más frecuente para empezar a vapear es claro, disminuir el número de cigarrillos convencionales o como ha demostrado este estudio, dejar de fumar.

COMPARTIR: